INTERNA GREMIAL EN LA UTA

317
Compartir

Todo comenzó cuando un grupo de trabajadores de la empresa DOTA, que se habían movilizado por un problema gremial que derivó en un paro de colectivos, llegó hasta la sede de Moreno al 2900 de la UTA y quiso ingresar al edificio.

El resultado fue feroz: el edificio destrozado, imágenes de trabajadores trepando como monos por la fachada y un coche volcado en la vereda de la sede fueron apenas algunas de las cosas que sucedieron este lunes por la tarde en Balvanera.

La pelea se trata de una facción que está a favor de Hugo Moyano y otra que respalda a Fernández. La lucha responde a los tironeos de poder entre ellos dos por ocupar cargos en la Secretaría de Transporte.

Ante esto, el propio Fernández admitió que convocó a las fuerzas policiales para que ingresen al edificio, y que debió refugiarse en los techos de la sede.

Fuentes policiales informaron que durante los incidentes «hubo 11 heridos, que fueron trasladados a los hospitales Ramos Mejía y al Penna, y están en condición de ser dados de alta». Salvo uno, que fue derivado al Güemes por su obra social y quedará internado.

También las fuentes destacaron que «fue detenido un hombre que portaba un pistola calibre .9 milímetros con una inscripción de la Policía Federal».

 

 

La situación se descontroló a tal punto que, en el atardecer de este lunes, la Policía de la Ciudad intervino para controlar la situación a la espera de que tanto Fernández como el resto de los trabajadores que quedaron dentro del edificio puedan salir.

Se armó un cordón humano de agentes que quedó cara a cara con los manifestantes opositores, que cantaban: «Oh, que se vayan todos, que no quede ni uno solo…».

En tanto el panorama era totalmente diferente en la esquina de la avenida Belgrano y Dean Funes, a una cuadra de la sede de la UTA, donde los manifestantes colocaron varias parrillas con carne y parlantes donde se escucha cumbia. Según contaron los sindicalistas opositores pasarán la noche allí con la intención de «recuperar el edificio».

Pasadas las 21, el panorama en cuanto al funcionamiento de los colectivos para la jornada del martes no estaba claro.

Son al menos 60 líneas de colectivos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) las que sufrieron el paro sorpresivo durante este lunes y que podría repetirse el martes.

Es que el sector al que representa Bustinduy está enfrentado con la conducción del gremio, que tiene al frente a Roberto Fernández. De ahí que este paro no cuente con el aval de la conducción.

Pero Bustinduy no está solo. Cuenta con el apoyo de Moyano. De hecho, detrás de la salvaje toma de ayer se coló una interna entre el camionero y el jefe de la UTA por cargos en el ministerio de Transporte. Moyano quería ubicar en la cartera que conduce Mario Meoni a Guillermo López del Punta, un abogado de su confianza que ya había estado en el ministerio. Pero no logró su objetivo.

En su lugar quedó Abel «Chavo» De Manuele, un abogado que representó a la UTA entre otros gremios y es amigo personal de Meoni.

Los violentos incidentes en la UTA ocurrieron el mismo día que el Ministerio de Transporte oficializó que Moyano no colocará a nadie propio en cargos relevantes. Este lunes Meoni nombró a Walter Saieg al frente de la Secretaría de Gestión del Transporte, el puesto al que postulaba el camionero a López del Punta. Y designó al cordobés Gabriel Bermúdez al frente de la Subsecretaría de Transporte Automotor. otra dependencia que ambicionaba Moyano porque es la que controla su actividad.

 

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments