Cardiopatías congénitas: todo lo que hay que saber

574
Compartir

En Argentina, cada año nacen 7 mil bebés con problemas cardíacos; los más expuestos luego a sufrir severas infecciones respiratorias. Hoy en el día mundial de la enfermedad, Infobae profundiza el tema con especialistas

 

Es una de las principales causas de muerte en menores de un año de vida y es considerada como la «anomalía congénita más común» en el mundo. Por eso, en el Dia Mundial de las Cariopatías Congénitas el foco está puesto en la detección temprana durante el embarazo.

La cardiopatía congénita es una anomalía en la estructura y el funcionamiento del corazón debido a una malformación del mismo, o de los vasos sanguíneos cercanos, durante el desarrollo embrionario. Esta afección debilita el sistema cardiopulmonar de los bebés, exponiéndolos a contraer severas infecciones respiratorias por el virus sincicial respiratorio (VSR), virus influenza, neumococo, bordetella pertussis y otros agentes infecciosos.

Cada año, nacen más de un millón de bebés con esta enfermedad, que deben someterse a cirugías correctoras, aunque no en todos los casos puede darse: «La infección por el virus sincicial respiratorio complica el normal tratamiento de bebés con cardiopatías congénitas. En el 7 por ciento de los casos el virus puede demorar, e incluso suspender, la cirugía», asegura el doctor Pablo Marantz, jefe de Servicio de Cardiología Pediátrica del Hospital Italiano.

 

Detección temprana y cuidados especiales

Si bien para la mayoría de los defectos congénitos no se ha identificado una causa, el doctor Marantz indica que «durante el embarazo se pueden evitar situaciones que los provoquen, tales como el consumo de alcohol y drogas, y la ingesta de medicamentos que no estén indicados por el obstetra».

La principal medida preventiva es el diagnóstico prenatal mediante la ecografía cardíaca fetal, es decir, cuando el bebé aún se encuentra en el útero materno. «Es importante que el ecografista obstétrico intente sospechar la presencia de una cardiopatía ya que de esta manera se podrá organizar el parto en el centro adecuado con las facilidades cardiovasculares para prestarle al recién nacido las medidas necesarias evitando la insuficiencia cardíaca aguda, inestabilidad metabólica e infecciones», asegura el especialista.

A su vez, es necesario realizar un examen de sangre para detectar la inmunidad contra la rubéola y controlar el nivel de azúcar en sangre, especialmente en las mujeres con diabetes.

«Un aporte nutricional balanceado, la atención de un especialista para prevenir episodios graves por medio de medicación específica, y tomar medidas higiénicas son cuidados esenciales que deben tener los padres de bebés que padecen estas afecciones cardíacas», agrega Marantz. Entre estas últimas medidas, se destaca el aislamiento del bebé en el período invernal, cuando se presentan los picos más altos de virus sincicial respiratorio.

 

Cómo reducir el riesgo de infecciones respiratorias

Desde el seno familiar es posible proteger a los bebés con cardiopatías congénitas de las infecciones respiratorias, a través de las siguientes medidas preventivas:

-Promover y sostener la lactancia materna, ya que de esta manera el bebé recibe protección a través de anticuerpos.

-Lavarse las manos con agua y jabón.

-Evitar la contaminación ambiental con humo

-Evitar el hacinamiento

-Realizar controles mensuales con el pediatra de cabecera.

-Promover el cumplimiento del programa de vacunación e inmunización.

«EL 95 POR CIENTO DE ESTOS NIÑOS SOBREVIVE LUEGO DEL TRATAMIENTO QUIRÚRGICO OPORTUNO»

El experto en cardiología pediátrica agrega que: «No todas las cardiopatías congénitas requieren cirugía. Algunas no presentan repercusión hemodinámica y permiten realizar una vida totalmente normal, e incluso pueden llegar a desaparecer con el tiempo».

 

La historia de Jeremías

Jeremías es un niño misionero de 3 años que nació en un hospital de Posadas con medio corazón, una patología llamada Síndrome de Corazón Izquierdo Hipoplásico, la más grave de todas las cardiopatías congénitas. Por ser un centro de salud pediátrico de referencia, fue trasladado de urgencia al hospital provincial de Niños «Sor María Ludovica», en La Plata, donde hoy espera su tercera intervención

Su historia es única, pero también se parece a muchas otras. Es uno de los 1.800 niños operados en la provincia de Buenos Aires a partir del Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas en marcha desde 2010, y por el cual hoy prácticamente no hay lista de espera. «Las cirugías de Jeremías y de muchos otros nenes en hospitales de la Provincia, son producto del trabajo conjunto entre el gobernador Daniel Scioli y el Ministerio de Salud de la Nación, por el cual se financia equipamiento de alta complejidad, insumos y el recurso humano del mejor nivel», explicó el ministro de Salud, Alejandro Collia.

La patología de Jeremías requiere siempre de tres instancias quirúrgicas: «Una debe realizarse de manera urgente, cuando el bebé nace, otra al año de vida y la tercera entre los 3 y 5 años», explicó Alejandra Vecchio, médica terapista del equipo de Cirugía Cardiovascular del Ludovica.

Para mayor información, se puede consultar el Programa Nacional de Cardiopatías Congéticas

También: www.respiratoriasbebe.org.ar
Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments