¿Golpe para Francisco?: el Vaticano en el centro de un escándalo financiero

500
Compartir

El Vaticano sigue en la mira de muchos, después de haber sido centro de atención en abusos sexuales por parte de algunos Obispos, a lo largo del 2018 y principios del 2019, ahora vuelve a estar en el foco internacional ya que explotó un nuevo escándalo de aparente corrupción financiera en la Santa Sede. Es así que el Papa Francisco I decidió tomar una decisión al respecto y suspender a 5 empleados, entre ellos el número dos de la Autoridad de Información Financiera (AIF), Tomasso Di Ruzza. Si bien todavía no existe demasiada información sobre el caso, el martes pasado allanaron las oficinas del Palacio Apostólico de la Secretaría de Estado, algo que nunca había sucedido antes.

En medio de una semana importante y de cambios en el Vaticano, ya que el próximo 5/10 se celebrará una consistorio para la creación de 13 nuevos cardenales, de los que diez podrán ser electores en un posible cónclave, la Santa Sede se vio golpeada por lo que parece ser un escándalo de corrupción financiera, teniendo en cuenta que se registraron muchas operaciones millonarias e irregulares en la casa del Sumo Pontífice.

Todo comenzó con la denuncia realizada por la revista italiana, l’Espresso, la cual el pasado miércoles 02/10 reveló la suspensión de 5 funcionarios de alto cargo del Vaticano, entre ellos se encontraba nada más y nada menos que Tommaso Di Ruzza, el director y «número dos» de la Autoridad de Información Financiera (AIF), el organismo encargado de velar por la transparencia de las cuentas vaticanas. Además aparecieron nombres como el de dos dirigentes de la Secretaría de Estado: Vincenzo Mauriello y Fabrizio Tirabassi y por entre los más relevantes también se encontraba el jefe del Departamento de Información y Documentación, monseñor Mauro Carlino.

Según lo que explicó la publicación, todos ellos están siendo investigados por haber comprado y vendido inmuebles en el extranjero, mayormente en Londres, por cifras millonarias que a primera vista parecen irregulares. Aunque no solo eso, ya que también se los conecta con movimientos extraños en las cuentas bancarias del Óbolo de San Pedro, el órgano que se encarga de recoger las ayudas económicas de los fieles. Claro que si esto se confirma sería un escándalo para el Vaticano teniendo en cuenta que ese dinero recaudado, que es mucho, tiene que ser repartido entre distintas obras de caridad.

Esto sería un gran golpe para el Papa Fransico, quien en el último año viene acumulando triunfos, como la salida de Matteo Salvini en Italia, quien era su principal opositor en cuanto a temas de inmigración y políticas de refugiados, o también la cercanía con China y la expansión de la religión el continente asiático, teniendo en cuenta que en agosto se consagró el primer obispo católico chino. Además, teniendo en cuenta el historial del Vaticano y las finanzas, ya que algunos sospechan que un escándalo parecido fue lo que le costó la vida a Juan Pablo I a finales de los 70′.

Aunque esto no es lo único, ya que recordemos que el Papa Francisco también comenzó con un gran giro en temas económicos y financieros, ya que el mismo ha logrado reducir el déficit e imponer nuevos órganos de control financiera, así como también llevó adelante el cierre de cuentas sospechosas para mayor transparencia. Para probar eso llevó a cabo un blanqueo de capitales y un juicio por malversación de fondos sobre Angelo Caloia, quien era el ex presidente del Banco Vaticano (IOR).

Pero al parecer ahora todos esos intentos ahora parecen haber sio desperdiciados o puestos a la sombra porque no solamente funcionarios fueron suspendidos sino que también allanaron las oficinas de del Palacio Apostólico de la Secretaría de Estado, el corazón de la administración del Estado católico. Según informaron desde la Santa Sede el pasado martes 01/10, la Gendarmería Vaticana habría precisado documentación archivada en esas oficinas. Y al parecer, el Papa había sido comunicado de estas irregularidades el pasado mes de junio, cuando el mismo decidió seguir adelante con las investigaciones que recién ahora salen a la luz.

Hasta ahora la información solo se funda sobre sospechas y publicaciones de los distintos medios, por ejemplo The Hufftington Post, aseguró que el negocio en cuestión se llama»Grolux», y al parecer se trata de una inversión inmobiliaria de aproximadamente US$ 100 millones para la compra de una propiedad en High Street Kensinton, en Londres (ciudad capital de Inglaterra). Aunque de ser así tampoco se conoce para qué, ni para quién es esa propiedad.

Por otro lado, quien también reportó sobre el tema y dio la noticias de los allanamientos fue el medio Osservatore Romano, el periódico de la Ciudad del Vaticano. Se define a sí mismo en su cabecera como un «diario político-religioso». Este por más fiel a la Santa Sede que sea, salió a publicar la historia siendo uno de los primeros. «Lo ocurrido demuestra concretamente que los procesos puestos en marcha por Benedicto XVI y llevados adelante por su sucesor, funcionan», aseguró el Osservatore Romano en referencia a los controles y reformas que terminó de concretar Francisco.

Fuente: www.urgente24.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments