Siria amenazó con tomar medidas contra Turquía y USA

121
Compartir

En su discurso ante los líderes mundiales en el marco de la 5ta. jornada de la 74ta. sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el ministro de Relaciones Exteriores de Siria, Walid Mualem, reclamó a USA y Turquía la salida inmediata del territorio de Siria a las fuerzas extranjeras sin autorización y advirtió que el Gobierno sirio «se reserva el derecho a tomar contramedidas». De no proceder a la retirada, el canciller aseguró que su Gobierno se reserva el derecho a «tomar contramedidas de conformidad con el derecho internacional». Por otro lado, Mualem acusó que USA utiliza sanciones ilegales como chantaje social y económico contra países soberanos. El funcionario instó a la nación americana a retirar este tipo de medidas no solo contra su país, sino también contra Venezuela, Cuba, Irán, Rusia y Bielorrusia.

El ministro de Exteriores de Siria, Walid al Mualem, dijo este sábado (28/09) ante la Asamblea General de Naciones Unidas que el gobierno del presidente Bashar al Assad exige la salida inmediata de las tropas estadounidenses y turcas que operan en su territorio, y advirtió que está listo para actuar si eso no ocurre. Ambos países tienen desplegadas unidades militares en distintas regiones de Siria.

«Si se niegan, tenemos derecho a tomar cualquier medida de respuesta autorizada por la legislación internacional», advirtió Al Mualem, quien también respondió al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien en la misma tribuna defendió su idea de crear una «zona segura» en territorio sirio para asentar a 2 millones de refugiados y sobre la que negocia con USA.

Al Mualem criticó la «arrogancia» que supone discutir sobre ese tema como si estuvieran hablando de su propio territorio cuando se trata de Siria.

Al Mualem aseguró que tanto USA como Turquía «mantienen una presencia militar ilegal en el norte de Siria; cualquier fuerza extranjera desplegada en nuestro territorio sin nuestra autorización es una fuerza ocupante y debe retirarse de inmediato».

Turquía pretende ocupar una zona donde se instalan los kurdos, que son sus grandes enemigos.

El Gobierno de Turquía dijo planificar un proyecto de construcción para reasentar a 1 millón de refugiados sirios en una «zona segura» en el noreste de Siria que tendría un coste de unos 151.000 millones de liras turcas (24.200 millones de euros), según ha informado la cadena de televisión estatal TRT.

El presidente Erdogan ha explicado los planes para este proyecto durante su intervención en la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York, donde ha mostrado un mapa de la «zona segura» que las autoridades turcas quieren establecer.

Turquía ha presionado para que la «zona segura», de unos 32 kilómetros de extensión, se establezca a lo largo de su frontera con el noreste de Siria. El objetivo inicial de la creación de esta zona era que sirviera para expulsar de la frontera a los milicianos kurdos sirios de las Unidades de Protección Popular (YPG), a los que Ankara considera como una amenaza por entender que son una extensión del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

La cadena de televisión local TRT Haber ha indicado que el programa de ‘zona segura’ supondrá la construcción de 140 localidades con capacidad para unas 5.000 personas cada una y otras 10 ciudades que podrán albergar a 30.000 personas. Cada localidad tendrá hospitales, campos de fútbol, mezquitas, escuelas y otras instalaciones.

El ministro de Exteriores sirio agregó, por tanto, que «cualquier acuerdo sobre cualquier parte de Siria sin el consentimiento del Gobierno sirio» carece de base legal. Aseguró, además, que las autoridades del país están «determinadas a continuar su guerra contra el terrorismo en todas sus formas, hasta acabar con los últimos terroristas».

Para ello, sostuvo, se tomarán «todas las medidas necesarias para evitar un resurgimiento» de las fuerzas rebeldes, pidiendo el respaldo de la comunidad internacional para acabar con esta «pesadilla». La guerra civil que afecta a Siria comenzó en marzo de 2011 y ha dejado cerca de 400.000 muertos. Desde que Rusia decidió apoyar militarmente a Damasco, el conflicto dio un giro y actualmente el gobierno de Bashar al Assad controla buena parte del territorio del país.

En tanto, el experto militar Alexandr Zhilin explicó a la agencia Sputnik cómo protege Rusia sus instalaciones militares ubicadas en el territorio sirio.

Según afirmó el director del Centro de Estudios de Problemas Sociales Prácticos de Seguridad Nacional, las bases militares rusas están «bien protegidas», ya que «el funcionamiento eficaz de las unidades de defensa antiaérea no permite que el enemigo dañe nuestros objetivos militares de una manera significativa».

El experto subrayó que las instalaciones rusas están protegidas de los ataques a cualquier latitud.

«El mando había previsto que los terroristas obtendrían armas de alta tecnología, ya que sus patrocinadores occidentales se encargarían de eso. Y así fue, pero gracias a las medidas anticipatorias, nuestras bases están protegidas por distintos sistemas que en su conjunto impiden ataques en todas las altitudes, desde el nivel del suelo hasta grandes alturas».

Según afirmó el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashénkov, los militares rusos eliminaron casi 120 drones de los terroristas en la base de Hmeymim.

«Los terroristas tratan de romper el sistema de defensa aérea de la base Hmeymim. En lo referente a las cifras, en dos años eliminamos 118 vehículos no tripulados de los grupos terroristas, incluidos 58 drones a partir del 1 de enero de este año», señaló el portavoz, quien precisó que la mayoría de los drones se lanzó desde la zona de distensión, ubicada en la provincia de Idlib.

Konashénkov agregó que en 2018, los sistemas de defensa aérea rusos interceptaron y destruyeron 27 misiles, también lanzados en su mayoría desde Idlib.

Fuente: www.urgente24.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments