Cambio climático en la ONU: Bill Gates rechaza el enfoque anti empresas de ambientalistas

211
Compartir

Gates III, más conocido como Bill Gates, es el tema de un documental que está en la pantalla de Netflix, muy interesante por cierto. En este contexto, Gates ha realizado diversas declaraciones entre las que se comentó mucho, aunque no fue lo más importante que él dijo: «No soy un predicador. He aprendido un poco a hablar en público. He llegado a un nivel aceptable en cierto sentido. Steve Jobs siempre fue más natural en eso. Podía fascinar a las personas por completo que se encontraban en el auditorio». También se mencionó -porque el ranking Bloomberg Billionaires Index le adjudica US$ 107.000 millones y su fortuna sigue aumentando pese a haber destinado US$ 35.000 millones a donaciones filantrópicas- su explicación: «Ya saben, no estamos en una postura defensiva donde tenemos la mayor parte en efectivo, ni nada de eso. La estrategia que se ha utilizado en las inversiones es superar el 60% en renta variable» (o sea que tiene muy buena información sobre los desempeños en Bolsa de una cartera de papeles). Pero lo que realmente importa de las expresiones de Gates fue su enfoque sobre el cambio climático.

Bill Gates copreside desde octubre 2018 la Comisión Global de Adaptación al Cambio Climático, en la que hay representantes de 17 países. El panel promete preparar un plan de acción para finales del 2019.

En declaraciones a la revista Quartz, Gates advirtió que un clima más cálido y seco puede desencadenar reacciones que acaben desembocando en guerras.

Gates citó el ejemplo de Siria, cuando el descontento civil estalló en las principales ciudades del país. El país de Oriente Medio había vivido una de las peores sequías de su historia, la agricultura se veía muy afectada obligando a buscar refugio en las ciudades a más de 1,5 millón de personas procedentes de zonas rurales.

Según Gates, ahora puede ser el turno de África: «Si se pone la vista sobre todos estos países africanos donde podría haber problemas de productividad agrícola, si […] aumenta la posibilidad de disturbios, entonces puede haber resultados horribles».

El fundador de Microsoft destacó la paradoja —o «ironía», en sus palabras— que los países subsaharianos sean responsables de menos del 1% de todas las emisiones mundiales de gases de ‘efecto invernadero’, pero «ellos sufran más que todos», y la «razón principal por la que las cosas van hacia atrás es la guerra».

En ese contexto, Billy Nauman y Andrew Edgeliffe-Johnson entrevistaron a William Gates II para el diario Financial Times, y ésta fue su nota:

«Los ecologistas están perdiendo su tiempo presionando a los inversores para que abandonen los combustibles fósiles, según Bill Gates, el multimillonario fundador de Microsoft y uno de los filántropos más importantes del mundo.

«Aquellos que quieran cambiar el mundo deberían poner su dinero y energías en las tecnologías que ralentizan las emisiones de CO2 y ayudan a la gente a adaptarse al calentamiento global», afirma Gates.

«La desinversión, hasta la fecha, ha reducido probablemente 0 (cero) tonelada de emisiones. Es como dejar sin capital a la gente que fabrica acero y gasolina», explica.

«No sé cuál es el mecanismo de acción por el que la desinversión impide que las emisiones aumenten cada año», agrega.

Los fondos de pensiones, la Iglesia de Inglaterra (anglicanos) e incluso un vehículo (de inversión) de la fortuna petrolera de la familia Rockefeller están entre el creciente grupo de inversores que han abandonado sus participaciones en las compañías de combustibles fósiles durante los últimos años, con la creencia de que el dinero puede ser una herramienta para combatir el cambio climático.

Sin embargo, Gates cuestiona la «teoría del cambio» del movimiento desinversor afirmando que los inversores que quieren utilizar su dinero para fomentar el progreso tendrán mejores resultados financiando negocios innovadores, como Beyond Meat e Impossible Foods, 2 compañías de proteínas alternativas que él ha respaldado.

«Cuando estoy tomando millones de dólares y creando empresas de energía innovadora y financiando sólo empresas que, si logran el éxito, reducirán los gases invernadero en un 0,5%, entonces sí que veo algo del tipo causa / efecto», afirma.

Los activistas sostienen que falta solidez en los argumentos en contra de la desinversión en combustibles fósiles.

Su idea no consiste en no dar capital a las empresas sino en eliminar su «licencia social para operar» y facilitar a los gobiernos que actúen sobre los problemas del clima acabando con el poder que las compañías de combustibles fósiles tienen sobre los políticos, según el grupo estadounidense 350.org, que ha conseguido el compromiso de más de 1.100 inversores para eliminar o reducir sus participaciones en empresas de combustibles fósiles.

La teoría se basa en el movimiento para desinvertir en Sudáfrica en la década de los 80, según Richard Brooks, coordinador de las campañas de desinversión de 350.org. «Queremos campañas que produzcan cambios reales», afirma.

«El fin del apartheid estaba vinculado al movimiento de desinversión. No fue el único factor, pero sí uno definitivo», ejemplifica.

La Fundación Bill & Melinda Gates publicó el martes 17/09 su informe Goalkeepers, que mide el progreso mundial hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. En la Asamblea General de Naciones Unidas, los líderes del mundo se comprometerán a lograr estos objetivos en 2030.

Pero Gates afirma: «No estamos mejorando lo bastante rápido para lograr estos objetivos. Es terriblemente injusto que la gente que más sufre sean los agricultores más pobres del mundo. Ellos no han hecho nada para provocar el cambio climático, pero como sus vidas dependen de la lluvia, son los primeros perjudicados».

www.urgente24.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments