Se cierra el misterio en el femicidio de Cielo López: confirmaron que el semen hallado en la víctima es del acusado

391
Compartir

La situación de Alfredo Escobar (28), detenido el martes, se complica. Está acusado de abuso sexual y femicidio y podría recibir una pena de prisión perpetua

Por Fernando Soriano
fsoriano@infobae.com

Si todavía quedaba en alguien un destello de duda respecto de la responsabilidad del detenido Alfredo Escobar en el femicidio de Cielo López, probablemente cometido en la madrugada del viernes 13 de septiembre en la ciudad neuquina de Plottier, eso empezó a disiparse: la Justicia confirmó que el ADN del semen hallado en el cuerpo de la víctima coincide con el del sospechoso.

Fuentes judiciales confirmaron el dato a Infobae. Los resultados llegaron a la fiscalía de Juan Agustín García el viernes a última hora. Fueron realizados en el Laboratorio Central de Salud Pública de Neuquén y avanzan de manera sólida en la presunción de los investigadores, quienes creen que Escobar (28) abusó sexualmente, mató, descuartizó y descartó el cadáver de Laura «Cielo» López (18) en el río Limay entre el viernes y el sábado de la semana pasada.

La hipótesis de que las relaciones sexuales no fueron consentidas se basan en la «palabra» de la autopsia. O, mejor dicho, en sus resultados preliminares, que indican que el cuerpo de Cielo presentaba hematomas de sujeción en uno de sus brazos y una fractura en el cráneo, con dos fuertes golpes: uno frontal y el otro en la nuca.

Además, los peritos forenses interpretan que las lastimaduras que tiene Escobar en una de sus manos datan de ese fin de semana y presumen que se trata de una mano herida como consecuencia de los golpes propinados a la víctima.

La defensa oficial del acusado había planteado el miércoles pasado a la jueza Ana Malvido, que la prisión preventiva ordenada contra el joven no estaba fundada porque no había pruebas concretas. El ADN destruyó ese argumento y la principal señal de ello es que finalmente no hubo apelaciones para evitar que Escobar espere el juicio (probablemente por jurados) en prisión.

Es que tanto la magistrada como el fiscal García creen que existe riesgo de fuga o de entorpecimiento de la investigación si el sospechoso quedara libre. De hecho, Escobar fue detenido el martes pasado cuando salía de Plottier en una camioneta Fiat Ducato junto a sus padres. Ese vehículo, justamente, está siendo peritado en busca de nuevos rastros.

Escobar se convirtió en el único sospechoso cuando los investigadores detectaron que el celular de Cielo López se había comunicado con el suyo después de las 3 de la madrugada de ese viernes. Hasta esa hora, la chica había estado en su casa con un amigo, que declaró que tomaron unas cervezas y que él se fue porque ella le dijo que se iba a dormir.

Pero a esa hora Escobar -que vive a unas 20 cuadras de la casa de la víctima- empezó a escribirle y a las 3.40 la pasó a buscar, según indica la activación de celdas de los teléfonos celulares de ambos, que evidencian que se activaron en la casa de ella a esa hora y un rato más tarde, las dos, desde la casa del acusado.

El teléfono de Cielo dejó de emitir señal pasadas las 5 de la madrugada, un rato después de que ella subiera a su historia de WhatsApp un emoji de un extraterrestre. Se presume que a esa hora Escobar la había asesinado.

Durante el allanamiento en la casa de Escobar, donde también viven sus padres, los investigadores hallaron manchas de sangre y rastros de charcos de sangre lavada. Esas muestras están en proceso de peritaje y los resultados estarán en los próximos días. Si dan positivo confirmarían lo, a esta altura, presumible: que él fue quien la mató.

Resta por saber, además de ese dato, dónde desmembró el cuerpo de la víctima, y dónde lo ocultó. Se cree que el sábado a la noche manejó unos 15 kilómetros hasta la zona de Los Espigones, sobre el río Limay, donde descartó las partes del cuerpo, que fueron halladas entre el domingo (por unos pescadores) y el lunes (por la Policía). Y que lo hizo con cuchillos de gran filo que estaban en su casa.

Los investigadores tienen el foco puesto en tres vehículos posibles para ejecutar ese macabro traslado: la Ducato, un Volkswagen Gol chocado y un Chevrolet Corsa que Escobar estaba arreglando, ya que es mecánico. Las pericias sobre esos coches podrían completar la cronología de este crimen, que azoró a todo Neuquén.

Escobar está acusado por los delitos de abuso sexual con acceso carnal y femicidio. En aproximadamente seis meses será juzgado, posiblemente por un tribunal popular. De ser hallado culpable, podría recibir una condena a prisión perpetua.

Fuente: www.infobae.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments