Máxima tensión en Ensenada: tiros e incidentes entre sindicalistas de la UOCRA y la Policía

50
Compartir

La tensión volvió a adueñarse de Ensenada por segundo día consecutivo. Sindicalistas de la UOCRA, que responden al hijo menor del detenido “Pata” Medina, intentaron nuevamente tomar una destilería de la YPF y se enfrentaron con la Policía. Hubo tiros, pedradas, corridas, bombas de estruendo y heridos frente al acceso de la empresa y ante un barrio residencial.

Con un antecedente similar ocurrido hace 24 horas, se registraron momentos de máxima tensión en el Camino Vergara, donde se ubica la compañía AESA, dependiente de la petrolera estatal. El reclamo es por el despido de 150 empleados que habían sido contratados para prestar servicios dentro de la planta cercana a La Plata, en la Provincia.

Poco después de las 7 de la mañana, una decena de gremialistas de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) que son conducidos por Agustín Medina, hijo menor del “Pata”, arribaron a la puerta 4 del lugar con la intención de entrar por la fuerza. Allí los esperaban personal de la Policía e Infantería, que rápidamente comenzó a reprimir ante las apedradas.

Así, los efectivos dispararon balas de gomas y gases lacrimógenos tras recibir la lluvia de proyectiles y bombas de estruendo. Las autoridades precisaron que hubo cuatro detenidos y el periódico local El Día informó que un protestante, identificado como David, debió ser atendido en el Hospital Rossi tras recibir un impacto de disparo en el ojo.

“Es una zona donde hay casas, comercios, vive gente que se encuentra afectada por la situación. Esta mañana, dos chicos tuvieron que ser trasladados para atención médica porque estaban afectados por los gases que llegaron hasta sus casas“, reveló el secretario de Seguridad de Ensenada, Martín Sloboudian, quien resaltó la proximidad del hecho con el barrio Mosconi.

El mismo funcionario, en comunicación con Radio La Red, pidió que “el fiscal Álvaro Garganta tome alguna medida al respecto” ya que “la situación es preocupante”. “Esta es una ciudad industrial. Hasta ahora se habían manifestado de forma pacífica, pero esto llevó a que se paralice la planta“, explicó el miembro de la administración de Mario Secco.

En el último mes, la tensión sindical de los obreros se incrementó notablemente. Además de los enfrentamientos con la Policía, se habían producido incidentes entre diferentes secciones del gremio: por un lado, están los que continúan respondiendo al detenido “Pata” Medina y por el otro, quienes son conducidos por el comité interventor, liderado por Carlos Vergara.

Fuente: El Intransigente

Print Friendly, PDF & Email

Comments