Ratificaron la importancia del debate presidencial pese a las dudas de Mauricio Macri y de Alberto Fernández

70
Compartir

Integrantes del comité asesor del Debate 2019 señalaron en diálogo con Infobae que no hay posibilidad de que el encuentro no se realice: «Es ley, nos guste o no»

Por Patricio Tesei
ptesei@infobae.com

Hace una semana, uno de los rumores que circuló con fuerza en los pasillos de Casa Rosada era que el presidente Mauricio Macri analizaba derogar los debates presidenciales, vía decreto, a raíz del contexto de fragilidad económica post PASO. Durante el fin de semana, y con el mismo argumento, el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, planteó que su realización «puede ser un problema» por el impacto negativo en los mercados que podría tener el intercambio de ideas.

Pese a los cuestionamientos, y ante la consulta de Infobae, personalidades del mundo académico y de la sociedad civil, que integran el comité asesor del Debate Presidencial 2019, ratificaron la importancia de la discusión de todos los candidatos, previstos por ley para el 13 y el 20 de octubre.

«El debate es ley, nos guste o no, no hay posibilidad de que no se haga. No puede ser que vivamos en un país donde no se pueda hacer nada porque eso depende de la economía; una ley no puede depender de la situación del país», señaló Pablo Secchi, director ejecutivo de Poder Ciudadano.

«La única forma de derogarlos es a través del Congreso, que fue el que decidió que sean obligatorios, porque el Presidente (Mauricio Macri) no puede firmar decretos en materia penal ni electoral. Las excepciones no son buenas, nunca», agregó.

Por su lado, Carlos March, presidente de la fundación Avina, afirmó que «el debate presidencial es un instrumento de la democracia participativa y hay que evaluarlo más allá de los contextos electorales; es una política pública que promueve el voto informado y está pensado que cada cuatro años exista». «La ley no contempla la suspensión del debate bajo ninguna figura, es un buen ejercicio entre los candidatos para que el intercambio sea constructivo y no se ponga en riesgo nada», amplió.

María Elena Naddeo, presidenta de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), consideró que «evidentemente el resultado de las PASO tan contundente cambió las condiciones objetivas que teníamos el 1 de agosto» y, en diálogo con Infobae, opinó como Alberto Fernández: «Hay una realidad que hace compleja la realización del debate».

Sin embargo, destacó que «los debates son siempre positivos, es una ley nacional y no está en nosotros generar un cambio, el tema es que hay candidatos que en este tipo de discusiones han mentido increíblemente y es una vergüenza que se presenten como si nada, y lo digo por Macri. Hay que estudiar mecanismos para que la ciudadanía haga un seguimiento».

En tanto, el rector de la Universidad Nacional del Litoral, Enrique Mammarella, expresó que la realización del debate presidencial «tiene que ver con el derecho a la información que tienen los argentinos de conocer, más allá de las ideas coyunturales y de las publicidades que ellos pagan, lo que piensan sobre los grandes temas y de la política a largo plazo».

En relación a las dudas de Macri y Fernández, señaló que tienen «que ver con la falta de ejercicio en nuestro país para que el debate y la discusión de ideas sea fuerte, nadie considera importante el debate de la política pública sino que se centran en cuánto va a valer el dólar».

LA ESTRUCTURA DEL DEBATE

Más allá de las dudas de Macri y Alberto Fernández, los equipos de campaña de todos los candidatos presidenciales (Roberto Lavagna, Nicolás del Caño; José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión, además de los mencionados postulantes) se reunieron en la sede de la Cámara Nacional Electoral la semana pasada para definir la modalidad que tendrá el debate.

El primer debate será el domingo 13 de octubre en el Paraninfo de la Universidad del Litoral (UNL) en la ciudad de Santa Fe. El segundo se realizará una semana antes de la elección, el domingo 20, en la Facultad de Derecho de la UBA en la ciudad de Buenos Aires, el mismo recinto que se utilizó para los debates en la campaña de 2015, cuando aún no eran obligatorios por ley. Ambos encuentros serán transmitidos en directo por la televisión pública, con señal abierta para que pueda ser tomado por el resto de los canales del país. El horario acordado para su comienzo será las 21 horas y está previsto que dure dos horas y cuarto, sin publicidad.

EL DEBATE DE LOS CANDIDATOS A VICEPRESIDENTE

En paralelo a la preparación del debate presidencial, la senadora de Cambiemos Silvia Elías de Pérez presentó un proyecto de ley para que sea extensivo a los candidatos a vicepresidente. La iniciativa de la ex candidata a gobernadora de Tucumán va de la mano con la que también elaboró el diputado Fernando Iglesias y se ajusta a los deseos del compañero de fórmula de Mauricio Macri, Miguel Pichetto, que habló en más de una oportunidad de confrontar ante las cámaras con la ex presidente Cristina Kirchner.

Además de Pichetto y Cristina Kirchner, si avanza esta iniciativa estarían obligados a participar del eventual debate Juan Manuel Urtubey, Romina del Plá, Luis Rosales y Cynthia Hotton.

«Sin dudas la sociedad quiere saber qué piensa ella del país que viene, pero no a través de sus actos de campaña, donde no hay diálogo alguno con quien piensa diferente a ella. La riqueza de un debate obligatorio es que todos los candidatos gozan exactamente de las mismas condiciones y pone a todos en pie de igualdad. Solo así se puede dar un intercambio franco de cara a la ciudadanía», argumentó Elías de Pérez en la iniciativa.

Fuente: Infobae

Print Friendly, PDF & Email

Comments