Mientras en Brasil aumenta la violencia policial, el hijo de Bolsonaro visita a su padre con un arma

59
Compartir

Mientras el gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro intenta mantenerse en pie y de cumplir con los objetivos que el mandatario prometió en su campaña política, más exactamente la Reforma Previsional, el mismo mandatario fue operado de hernia. Pero mientras se encuentra en recuperación, su hijo Eduardo Bolsonaro lo visitó nada más y nada menos que con un arma en la cintura. En tanto, un informe dio a conocer un gran aumento de los asesinatos en manos de policías, lo que llegó en el momento justo, teniendo en cuenta que el hijo de Bolsonaro también trabaja para la Policía Federal

Por Urgente24

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro fue operado el pasado domingo 08/09 para reparar una hernia en el abdomen causada por el apuñalamiento que sufrió durante un acto de su campaña política en 2018. Y si bien la operación salió del todo bien, sus médicos aseguraron que necesitaría reposo por lo menos hasta este jueves. Aunque en medio de la recuperación, la visita de su hijo, Eduardo Bolsonaro, cayó la atención de muchos.

Eduardo Bolsonaro, el hijo menor del mandatario de Brasil, pasó por el hospital de Sao Paulo para visitar a su padre y no dudó en fotografiarse con un arma asomando de su cintura. El senador y candidato a asumir el cargo de embajador, con sus 35 años, tiene licencia a portar armas de fuego, y además es un gran fanático de la práctica de tiro.

Recordemos que el pasado 11/07, Eduardo había sido propuesto por su padre para ser gobernador representante de Brasil en Estados Unidos. Fue el regalo de cumpleaños del padre al hijo. Inmediatamente todos tildaron su decisión de nepotista pero Bolsonaro se defendió diciendo: “Eduardo tiene un buen nivel de inglés y una buena relación con la familia del presidente de EEUU, Donald Trump”, explicó sin problematizar sus palabras.

“Todo bien con JB (Jair Bolsonaro). Una vez más agradecemos al equipo médico que realizó la cirugía y a todos los que oraron, rezaron o de alguna manera enviaron energía positiva. Funcionó”, escribió el hijo del presidente en sus redes sociales junto con la imagen de él armado. Esto causó polémicas en las redes sociales porque casi al mismo tiempo de su publicación, se daban a conocer los datos de asesinatos en manos de policías.

Teniendo en cuenta que una de las razones por las cuales pudo ingresar con un arma al hospital, Vila Nova Star, fue porque el mismo es escribano de la Policía Federal, lo que lo hace apto ante la ley y eje de ataque en cuanto a los datos difundidos por el informe.

Es así que según el Foro de Seguridad Pública de Brasil, el número de asesinatos en Brasil, en general, disminuyeron, pero sorprendentemente aumentaron los que son en manos de la policía. El número que reflejó el estudio alcanzó los 6.220 casos, es decir 1 de cada 10 muertes son violentas y en manos de las autoridades. Esto por supuesto captó la atención de la opinión pública, lo que se relacionó directamente con la imagen del hijo de Bolsonaro.

Si bien el gobierno de Bolsonaro hablan de establecer políticas de seguridad pública estrictas, entre las que se incluyen la portación de armas, lo que al parecer contribuiría a la tendencia de la baja de asesinatos en general. Pero la contra cara aparece por la postura dura que toma la Policía frente a delincuentes.

Aunque al parecer esto no es suficiente porque Brasil sigue siendo uno de los países más violentos del mundo, con tasas a veces más altas que en México, Argentina o Estados Unidos, donde la portación de armas de fuego es legal y está establecida en la Constitución Nacional. Estas cifras están relacionadas directamente con la tenencia de armas en manos de los ciudadanos, tanto legal como ilegalmente.

Es por eso que los datos del informe también reflejan que la ilegalidad aumentó un 7,5% en el año 2018, con respecto a lo que sucedía en 2017. A esto se suma que el Departamento de Seguridad estatal confiscó alrededor de 112.000 armas de fuego. Esto es una consecuencia directa del impulso de Bolsonaro durante la campaña en cuanto a garantizar un derecho a tener un arma.

En consecuencia, la imagen de Eduardo Bolsonaro con un arma de fuego jugando al oficial de seguridad no fue bien recibido en redes sociales y muchos lo acusaron de machista, diciendo que el arma es lo que le daba virilidad y masculinidad. Además lo criticaron por ser escribano de la Policía Federal y estar apto para portar armas de fuego, todo teniendo en cuenta las cifras publicadas este martes 10/06.

Print Friendly, PDF & Email

Comments