Hernán Lacunza y el dólar: “Las reservas están para usarse; si no, en lugar de un colchón, son un lecho de piedra”

63
Compartir

El nuevo ministro dialogó con Infobae antes de cumplir su primera semana al frente del Palacio de Hacienda. Sus principales definiciones en materia de tipo de cambio, crecimiento, inflación, deuda, FMI y la disputa con los gobernadores por naftas, IVA y Ganancias

Por Natalia Donato
ndonato@infobae.com

Por Daniel Sticco
dsticco@infobae.com

Fue un día cargado en la agenda del flamante ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. Propio de un recién llegado y del cargo que detenta en momentos de fuerte incertidumbre económica. Reunión de Gabinete; encuentro con el presidente del Banco Nación, Javier González Fraga; cita con Marcos Ayerra, titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV); entrevistas con los medios.

En ese contexto, el ministro recibió a Infobae en su despacho del 5º piso del edificio de Yrigoyen 250. Eran las 18 del viernes y estaba por terminar una primera semana intensa de trabajo, en la que Lacunza se concentró en transmitir tranquilidad a empresarios, economistas y periodistas, de que su foco prioritario, y el de su equipo, está puesto en lograr la estabilidad cambiaria, como punto de partida hacia la convergencia bajista de las tasas de inflación, de interés y del índice de riesgo país.

A esa hora, el ministro ya sabía que este fin de semana llegarían los enviados del Fondo Monetario Internacional (FMI) y que tendría un primer encuentro este sábado por la tarde. “Vamos a trabajar sábado y domingo y será una reunión de seguimiento. Son los primeros contactos”, dijo Lacunza, sin poder confirmar si los funcionarios del organismo considerarán necesario regresar más adelante para realizar la quinta revisión del acuerdo y destrabar el desembolso de USD 5.400 millones el mes próximo.

Durante más de media hora, Lacunza habló de todo: tipo de cambio, reservas del Banco Central (BCRA) y la estrategia para defender “demandas irracionales” de la divisa; la herencia recibida y de cómo le dejará el gobierno de Mauricio Macri el país a quien asuma en diciembre. También del programa financiero, de la economía real, de las bases del Presupuesto 2020 y de los reclamos de los gobernadores por IVA, Ganancias y el congelamiento de los combustibles. Respecto de cómo cerrarán este año los números en materia de inflación y crecimiento, el ministro enfatizó que “se están recalibrando las cifras”, pero “será un año de estanflación”.

– ¿Planteará ante los funcionarios del FMI las inquietudes discutidas con los economistas de la oposición esta semana sobre la necesidad de refinanciar los vencimientos con el organismo pactados para 2021 a 2023? ¿Le preocupa dejar una herencia sobre la que se diga que es una hipoteca impagable?

– Espero no dejar una herencia, sino continuar en el Gobierno. Que sea una auto herencia. Y que el próximo mandato tenga una economía estable, con reservas, recursos, con continuidad y con un mejor punto de partida que el que tuvimos en 2015. Ya no habrá déficit, sino equilibrios gemelos (fiscal y de sector externo), un tipo de cambio competitivo y precios relativos (tarifas) ya corregidas, con lo cual, si bien los resultados de este período fueron menores a los esperados en términos de bienestar (crecimiento e inflación), la configuración macroeconómica es más sana para que en el próximo período se pueda crecer de manera más sustentable.

– Pero con la devaluación, en lugar de pagar vencimientos de deuda con el organismo de 7 u 8 puntos del PBI en tres años, pasó a tasas superiores al 12 a 14%, porque un PBI que estaba en USD 550.000 millones cayó, por la devaluación, a unos 450.000 millones…

– No creo que tanto. Además, estamos viendo la foto actual, donde el tipo de cambio está muy superior al de equilibrio. Se supone que en una economía normalizada, el tipo de cambio naturalmente debería ser menor y el PBI mayor. Creo que hay que hacer una lectura dinámica, no estática.

Espero no dejar una herencia, sino continuar en el Gobierno. Que sea una auto herencia. Y que el próximo mandato tenga una economía estable, con reservas, recursos, con continuidad y con un mejor punto de partida que el que tuvimos en 2015
– ¿Cuánto más alto está el tipo de cambio respecto de su valor de equilibrio?

– No sé, porque nadie sabe cuál es el valor de equilibrio. Por eso lo que dije es que es el más alto de los últimos 12 años; hay razones suficientes para pensar que está por encima del valor de equilibrio. Pero si ese tipo de cambio busca su equilibrio y va a ser más bajo en términos reales, entonces el PBI en dólares va a ser superior. La dinámica de deuda contra PBI hay que medirla con un tipo de cambio cercano al de equilibrio, ni subvaluado ni sobrevaluado.

– Mencionó que habrá un mejor punto de partida para el próximo gobierno, pero el desempleo es más alto que en 2015, la inflación bastante más alta, el PBI y el poder adquisitivo más bajos y creció el stock de deuda. ¿Dónde ve el mejor punto de partida?

– Cuando digo condiciones para crecer, me refiero a la configuración macroeconómica, no a los resultados en términos de bienestar. El triángulo imposible de corregir, de recomponer precios relativos, bajar la inflación y crecer ahora no es el triángulo inicial. En términos de resultados, las cifras mencionadas son difíciles de comparar porque el Indec de 2015 mentía. Escondía pobres. Escondía inflación y escondía desempleados. ¿Cómo? Mentía sobre la población activa. Dicho eso, indudablemente, los resultados de este programa en términos de bienestar fueron inferiores a los esperados. En inflación, sí, porque había registros privados que muestran que era menor la de 2015. En los otros, presumimos que ahora hay más pobres, por estudios como los que hace la UCA, por ejemplo, pero desempleados no lo sabemos.

– Durante esta semana planteó que estos peores resultados a los esperados tenían que ver en parte de la herencia, en parte con errores propios y en parte con algo de mala suerte. ¿Cuáles fueron esos errores propios?

– No quiero hacer de analista, porque no es mi función. Pero seguramente subestimamos la herencia, que es este trilema de bajar inflación, crecer y corregir precios relativos al mismo tiempo, que es muy difícil y probó ser muy difícil. Creímos que se iba a poder generar rápidamente el circulo virtuoso, que se consiguió en 2017, pero no fue robusto. Y sobreestimamos nuestras potencialidades, pensando que levantando el cepo y resolviendo el problema de los holdouts generaría un aluvión de inversiones. Eso tampoco pasó, porque evidentemente la inversión internacional, además de regulaciones lógicas, también busca una perspectiva de largo plazo que la Argentina nunca ofreció con continuidad. No es casual que la crisis financiera que empezó en 2018 fue consistente con el deterioro de la imagen del Gobierno luego de ese verano donde se enviaron las reformas estructurales al Congreso. Ese descrédito internacional es una interpelación a los argentinos acerca de si vamos a hacer las cosas bien o si vamos a seguir corrigiendo mediante crisis.

– El Gobierno tomó varias medidas juntas para aliviar el bolsillo de los argentinos y ese impulso se frenó tras su asunción. ¿Le impuso alguna condición en este sentido al Presidente para hacerse cargo del Palacio de Hacienda?

– Por supuesto que no le puse ninguna condición al Presidente. No soy quién. El Presidente es la autoridad y los ministros sugerimos las políticas. Sí tengo una opinión de que cualquier medida que se tome tiene que estar enmarcada en un análisis de equilibrio general y de que no hay que tomar medidas aisladas. Porque si las medidas de alivio, donde hay un esfuerzo fiscal importante para mejorar el bolsillo de los argentinos afectados por la turbulencia, genera incertidumbre fiscal y eso hace que suba el dólar y se vaya a precios, estamos peor a la tarde que a la mañana. Tiene que ser en un marco de análisis general y secuencial; no se puede aplicar torniquete y anticoagulante al mismo tiempo. Ahora hay que dejar asimilar las medidas.

-¿Considera que se tomaron tantas medidas por desesperación?

– No, fue una reacción rápida y oportuna a una crisis que había provocado el resultado electoral, que fue inesperado para nosotros, para la oposición y más que nada para los encuestadores. Y tampoco te podés tomar dos meses y medio para analizar qué hacer. Primero hay que estabilizar, luego dar alivio, y posteriormente pensar en el programa económico 2020-2023.

– Macri le dijo que cuide a los argentinos y usted se refirió a los equilibrios macroeconómicos que encontrará el próximo gobierno. Además, el tipo de cambio no es tan alto comparado con el del período 2003-2007. ¿Cómo se logrará mantener este equilibrio, cuidar el bolsillo de la sociedad y al mismo tiempo proteger la estabilidad macro?

– Por eso digo que el tipo de cambio es el mayor de los últimos 12 años. El del período 2003-2007, con el tipo de cambio alto y los precios internacionales por las nubes, no va a volver a ocurrir ni sería razonable que pase. Mientras tanto, ahora tenemos una situación de turbulencia electoral, que pasa siempre en la Argentina y que se va a resolver luego de las elecciones. Alguien va a ganar y depende de lo que haga quien gane, va a tender a converger a niveles razonables. Mientras tanto, ¿cómo cuidamos a los argentinos? Estabilidad y alivio, no todo junto al mismo tiempo.

Ahora tenemos una situación de turbulencia electoral, que pasa siempre en la Argentina y que se va a resolver luego de las elecciones. Alguien va a ganar y depende de lo que haga quien gane, va a tender a converger a niveles razonables. Mientras tanto, ¿cómo cuidamos a los argentinos?

Estabilidad y alivio, no todo junto al mismo tiempo

– Y en ese sentido, ¿lo cambiario es fundamental para ustedes?

– Sí, porque en la medida en que el tipo de cambio sea un barrilete, no podemos pensar nada. Dificulta las transacciones más elementales. Por eso, es fundamental recuperar un parámetro nominal. Por nuestra historia, el tipo de cambio es muy importante para formar precios.

– ¿Alcanza el stock de reservas netas que tiene el BCRA para garantizar la estabilidad cambiaria?

– Hay USD 58.000 millones de reservas. No tiene sentido tener reservas estables y que el dólar sea un barrilete. Las reservas están para usarse; cumplen esa función. Si no, en lugar de un colchón, son un lecho de piedra.

– ¿Pero pueden usarse todas? ¿Puede usarse, por ejemplo, el swap con China?

– Yo escucho a los analistas. Cada uno hace su cuenta. No hay una cosa que se llama reservas netas: hay una cosa que se llama reservas. No me meto en el trabajo de los analistas. No comparto la diferencia entre reservas netas y brutas, las reservas son lo que son y están para usarse en momentos de turbulencias.

– ¿Cuál es el valor de dólar con el que se sienten cómodos?

– Los valores son los actuales. No es tipo de cambio de fijo, pero aclaré que buscaremos mantenerlo en los rangos de la semana pasada.

– Se reunió con Marcos Ayerra de la CNV. Considerando que, tal como mencionó, los encuestadores se equivocaron, ¿hay algún tipo de investigación en marcha sobre movimientos irregulares en el mercado financiero que puedan llevar adelante ?

– Me junté con Ayerra para ver cuáles eran las prioridades de gestión de los próximos meses. Hay que investigar todo lo que uno tenga sospechas de que hay algo irregular, no sé si es el caso.

– Entre agosto y diciembre vencen Letes por más de USD 6.000 millones y títulos públicos por más de USD 5.500 millones. ¿Le presentó el Presidente alguna inquietud sobre los vencimientos de deuda hasta diciembre?

– Tenemos un programa fiscal, monetario y financiero que se está cumpliendo. Hoy estamos haciendo la convocatoria a la licitación de la semana que viene de Letes y Lecaps. Vamos a seguir cumpliendo con ese programa. El Presidente está más preocupado por el bienestar de los argentinos que por el programa financiero en sí mismo, que delega en sus funcionarios.

No hay una cosa que se llama reservas netas. Hay una cosa que se llama reservas. No me meto en el trabajo de los analistas. No comparto la diferencia entre reservas netas y brutas, las reservas son lo que son y están para usarse en momentos de turbulencias
– ¿No ve riesgos de default?

– No. No veo riesgos. Creo que se va a cumplir el plan financiero. En la medida en que haya certidumbre cambiaria y previsibilidad, eso va a disipar cualquier riesgo sobre el sistema financiero. No quiero pintar ahora el círculo de la felicidad, pero va a permitir ir relajando la tasa de interés y, por ende, el programa financiero, pero tiempo al tiempo.

– ¿Pero quién pondría una ficha en renovar Letes si hay riesgo de que el próximo gobierno no las pague?

– Si el ahorrista prefiere que le paguemos las Letes, se las pagaremos. Y habrá otros que renueven. Es el mercado.

– Mencionó que se corrigieron los precios relativos. ¿El sistema de actualización tarifario implementado en 2016-2017 va a seguir en marcha?

– Las tarifas no se modifican más este año. Cuando digo que se corrigieron las tarifas, es que en 2015 cubrían 15% de los costos y hoy, el 75%, en el caso de las eléctricas. Por lo tanto, buena parte de la corrección de tarifas ya está hecho. Es mucho menos grave pasar de 75% a 100% que de 15% a 75%. No es que tenés que darle un golpe al bolsillo en el próximo gobierno.

– ¿Cómo piensa resolver las demandas judiciales que prevén hacer las provincias por IVA, Ganancias y congelamiento de naftas, por pérdidas de ingresos de coparticipación y regalías? ¿Puede haber un acuerdo?

– Puede haber una negociación, pero no sé el resultado. Yo no anticipo medidas hasta que no las tengamos resueltas. Respecto del reclamo de las provincias, son dos distintos: el de las naftas, que son de las patagónicas, el reclamo es porque dejan de ganar por regalías. Entiendo el reclamo, pero no pierden recursos. Mientras que en el caso del IVA y Ganancias, son impuestos coparticipables. Y en un país federal sos socio en las buenas y en las malas. No es que cuando sube la recaudación, dame mi parte, y cuando hay que dar un alivio, yo no pongo nada. Este Gobierno avanzó mucho en el federalismo automático de los recursos. Se dan $200.000 millones más por año de forma automática, lo que les da a los gobernadores más autonomía y capacidad de proyección. Por otro lado, los beneficios de la suba del mínimo no imponible de Ganancias y quita del IVA es para ciudadanos que viven en las provincias, es para sus ciudadanos. Ahora, ¿es éste un esquema definitivo? No, y en eso tienen razón los gobernadores. Hay que discutirlo y se hará en base al Presupuesto que vamos a presentar en 20 días.

– ¿Con qué pautas estarán presentando el Presupuesto 2020? ¿Y qué expectativas tienen para agosto y septiembre en materia de inflación y actividad?

– No hicimos los números todavía. Tenemos que recalibrarlos.

Entiendo el reclamo de los gobernadores, pero no pierden recursos. Mientras que en el caso del IVA y Ganancias, son impuestos coparticipables. Y en un país federal sos socio en las buenas y en las malas. No es que cuando sube la recaudación, dame mi parte, y cuando hay que dar un alivio, yo no pongo nada
– ¿Le parecen optimistas las proyecciones del FMI y la Cepal, que prevén 1,3% y 1,8% de caída, respectivamente?

– No sé. Lo que sí es seguro es que este año vamos a tener recesión e inflación. Vamos a tener un año de estanflación.

– ¿Será otro año de pérdida del salario real?

– No lo tengo claro. Porque las paritarias no terminaron, ahora va a haber nueva ronda. Obviamente, va a haber un escalón inflacionario superior, y también es parte del objetivo de estabilizar el tipo de cambio para revertirlo.

Fuente: www.infobae.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments