El doble efecto del congelamiento de naftas por 90 días: menos inflación y más consumo

69
Compartir

Los estacioneros celebraron la iniciativa, aunque esperan ver cómo se instrumenta. Se espera una resolución de la Secretaría de Energía.

Para evitar una escalada inflacionaria por los inminentes aumentos de los combustibles tras la fuerte devaluación post PASO, el presidente Mauricio Macri anunció un congelamiento del precio de las naftas y el gasoil por 90 días.

Sin embargo, ahora el Gobierno lo deja asentado para evitar especulaciones. Si el congelamiento comenzara a regir este jueves 15 de agosto llegará hasta el 13 de noviembre próximo. Posiblemente se instrumente con una resolución del secretario de Energía, Gustavo Lopetegui. En la petrolera estatal YPF esperan a ver cómo se implementa y estudian qué impacto puede tener en el sector.

<p>El litro de la súper de YPF vale <strong>$ 43,81</strong> en la ciudad de Buenos Aires, más del 80% que en enero del 2018.</p>

El litro de la súper de YPF vale $ 43,81 en la ciudad de Buenos Aires, más del 80% que en enero del 2018.

Los estacioneros celebraron la iniciativa. “Es positivo porque va a incentivar el consumo, que viene cayendo en los últimos seis meses consecutivamente”,señaló Gabriel Bornoromi, de la federación de expendedores de Córdoba, aunque remarcó que no se sabe qué pasará al finalizar el período de 90 días.

El secretario general de Cecha, Guillermo Lego, también elogió la propuesta. “En una situación de inestabilidad como se estaba dando, por los cambios del dólar y el crudo internacional, entendemos que es una medida sumamente prudente”, afirmó el dirigente empresario. “Veremos con el tiempo cómo se maneja y cómo reaccionan las petroleras”, agregó el experto de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina.

“Cada vez que hay aumentos de combustibles hay mermas de consumo. Los productos premium están casi 25% abajo y en promedio se nota una caída de 5,8%. Veremos si esto se acompaña con que no haya un incremento de costos y otros gastos de las estaciones”, señaló Lego a Ámbito.

La devaluación de casi 25% de esta semana presionó fuertemente sobre el futuro de los precios de los combustibles. Cuando la mayoría de los jugadores del sector pensaban que se había alcanzado el ansiado precio de equilibrio, el resultado electoral de las PASO detonó la principal variable de ajuste de los surtidores: el tipo de cambio. Las otras tres son el valor del crudo Brent, que subió este martes 4,66% a u$s61,30 el barril, los biocombustibles y los impuestos sobre los combustibles líquidos y al dióxido de carbono. Respecto de la carga tributaria todavía queda pendiente una actualización de julio de 30 centavos para las naftas y 20 centavos para el gasoil.

Ambito.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments