Deudores UVA advierten que un nuevo salto en la inflación los puede dejar sin techo

1071
Compartir

El grupo de hipotecados autoconvocados buscan prevenir que las cuotas se disparen un 10% adicional antes de fin de año.

Un grupo de hipotecados autoconvocados que todos los meses deben afrontar la cuota de la hipoteca en UVAs pidió este martes que el Gobierno reaccione con medidas que congelen la suba de lo que pagan por sus viviendas tras la devaluación de esta semana. Es en la antesala del anuncio de unas siete medidas de política económica para paliar la mala situación económica que atraviesa la clase media.

Con la suba del dólar del 24% en dos días y el elevado traspaso a precios que caracteriza a la Argentina, los deudores esperan una nueva suba que los ponga al borde de la liquidación de sus hipotecas cuyas cuotas suben mes a mes con la inflación del mes previo.

Las primeras estimaciones de consultoras privadas promedian 7 puntos adicionales de inflación por encima del 40% que se esperaba para todo 2019 antes de las PASO. Para Analytica, por ejemplo, lo más probable que a diciembre la inflación se ubique en 50%.

Ya en octubre del año pasado la inflación empezó a crecer por encima del coeficiente de variación salarial, con lo cual mes a mes la cuota de las hipotecas consume una porción mayor del promedio de los ingresos familiares, los que, en líneas generales también perdieron poder de compra frente a todos los bien.

De acuerdo a estimaciones de la consultora Ecolatina, a raíz de la crisis económica que se desató el año pasado, los salarios reales acumularon una caída del 11% antes de las PASO.

Fuente: Lorenzo Sigaut Gravina, Ecolatina.

En este sentido, los deudores autoconvocados piden al Gobierno “una pronta y urgente atención de nuestra problemática disponiendo un congelamiento en la indexación de nuestros créditos, ya que asistimos a la posibilidad cierta de no poder afrontar el pago de nuestras hipotecas”.

“A fines de marzo de 2016, el gobierno anunció la creación de las Unidades de Valor Adquisitivo (UVA). Dichas unidades ajustan por inflación y su objetivo fue el de facilitar el acceso a la vivienda propia. La publicidad oficial hablaba de la conveniencia de tomar estos créditos, dado que la inflación iba a tener un sendero descendente y durante 2019, se estabilizaría en torno al 5 % anual. Nada de ello ocurrió. Hoy asistimos a la posibilidad cierta de que la inflación se descontrole”, advirtieron los deudores.

El congelamiento de las cuotas puede ayudar a evitar que entren en mora los créditos hipotecarios, pero la diferencia deberían ponerla los bancos o bien los contribuyentes vía impuestos.

De hecho, esto ya lo hizo el Gobierno en el mes de julio cuando decidió dar un subsidio parcial a los que entre octubre del 2018 y diciembre de este año, hayan tenido aumentos en sus cuotas por encima de 10 puntos porcentuales de lo que hubiera resultado actualizarla por el índice de salarios (CVS).

Otras medidas paliativas fueron propuestas también por el Congreso, pero no prosperaron porque generarían el incentivo a que los privados se endeuden y que luego reclamen que el conjunto de los contribuyentes se hagan cargo de los riesgos crediticios que los deudores asumieron.

Precisamente, el atractivo de las hipotecas UVA radicaba en su baja tasa de interés real y, por consiguiente lo bajo de las cuotas en relación a un alquiler. Estas ventajas tenían como contraparte asumir el riesgo de que se dispararan el dólar o la inflación.

“Siempre critiqué las UVAs, pero tampoco estoy a favor del subsidio o congelamiento. El sistema era así, tenía estos riesgos y el paliativo era ampliación de plazo. Son los riesgos que asumieron, es antipático pero justo”, resumió el analista de mercados Christian Buteler, uno de los principales detractores de este sistema lanzado por Federico Sturzenegger.

https://www.lapoliticaonline.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments