Síndrome vespertino: una alteración propia de la vejez

372
Compartir

Aunque el atardecer puede afectar a cualquier persona, aquellas que sufren demencia notan más sus efectos. Hoy te contamos de qué manera, explicando el síndrome vespertino.

Con el paso de los años, las personas ven modificados casi todos sus hábitos. Se suele decir que las personas, a medida que suman años, se vuelven más maniáticas: con la comida, la limpieza, el sueño… Pero, ¿por qué? Hoy, queremos centrarnos en los cambios que se producen en la estructura del sueño en las personas mayores con o sin demencia. Sin olvidarnos de la conducta y el comportamiento que genera la caída de la tarde. Esto se llama síndrome vespertino, crespuscular, del ocaso o sundowning.

Este síndrome podría definirse como un estado de desorientación que ocurre en las últimas horas de la tarde y se extiende hasta la noche. Puede afectar a cualquier persona, sobre todo llegando a la vejez, pero es más habitual en personas con algún tipo de demencia.

Es importante mencionar que, aunque pueda ocurrirle a cualquier persona, solo afecta a un porcentaje de entre el 10 y el 25% de los pacientes (Lesta y Petocz, 2004).

Como dice Dewing, citado en González y Cerdeña (2015), es difícil acotar la definición del término, pero lo que afirma es que incluye periodos de agitación y confusión extremos durante la última hora de la tarde o las horas tempranas de la noche que conducen a irritabilidad. El paciente experimenta cambios comportamentales a nivel motor y nivel expresivo.

Mujer mayor mirando una ventana

Cómo afecta a las personas con demencia

Según Echáverri y Erri (2007), constituye uno de los fenómenos más comunes que ocurren en la medicina geriátrica. Aunque, como hemos dicho anteriormente, no existe en la literatura ninguna definición consensuada de sundowning o síndrome del ocaso o vespertino podemos denominarlo como un episodio adverso psicológico-conductual. Afecta a algunos enfermos con demencia tipo alzheimer de tal manera que se vuelven particularmente inquietos, agresivos, agitados en las últimas horas del día.

Este síndrome hace más notorios los episodios confusionales que padecen las personas con enfermedad de Alzheimer. Así, pone de manifiesto y muestra problemas del comportamiento, emocionales y cognoscitivos asociados a la demencia.

«El insomnio es una lucidez vertiginosa que puede convertir el paraíso en un lugar de tortura».

-Emil Cioran-

Signos y síntomas del síndrome vespertino

Como dicen Gímenez y Macias el origen o la causa de este síndrome puede ser una ruptura de los ritmos circadianos del sueño provocadas en la enfermedad de Alzheimer, o una alteración en la percepción de la luz asociada a la vejez.

Algunas de las causas que pueden ocasionar la aparición de este síndrome podrían ser el aislamiento social y la oscuridad del atardecer, pero también la polifarmacia, definida por la OMS como es el uso concomitante de tres o más medicamentos es el uso concomitante de tres o más medicamentos podría tener responsabilidad.

A pesar de que no existe un cuadro clínico claro, algunos de los síntomas que presenta este síndrome, según Gímenez y Macias (2015):

  • Incremento de la desorientación.
  • Confusión.
  • Hiperactividad.
  • Comportamiento agresivo.
  • Ansiedad.

Otros síntomas que también aparecen, según Echáverri y Erri (2007):

  • Monólogo reservado, discusiones animadas, gritos, maldiciones, vociferaciones y musitaciones.
  • Apatía y depresión.
  • Cefalea.
  • Conductas deambulatorias y un aumento de la actividad nocturna. Y, por lo tanto, insomnio.
  • Pensamiento paranóico y griterío.

Hombre mayor con síndrome vespertino

Recomendaciones

Algunas recomendaciones, además de la farmacología, podrían ser los siguientes:

  • Adquisición de hábitos de vida regulares.
  • Descartar infección intercurrente, es decir, que curse junto a otra.
  • Mantener a la persona ocupada mediante actividades simples.
  • No tomar siestas diurnas.
  • Disminuir la cantidad de ruido.
  • Mantener una iluminación en las instalaciones.
  • Evitar las bebidas con cafeína.
  • Intentar no tomar fármacos que puedan dar lugar a este síndrome-

Así, debemos destacar que la utilización de la terapia multisensorial o snoezelen puede tener beneficios y efectos positivos a la hora de paliar los signos y síntomas que presentan.

En definitiva, no existe mucha literatura que nos hable sobre el síndrome del ocaso, algo que dificulta el tratamiento y el conocimiento del mismo. Es necesario comprender los factores que dan lugar a las distintas alteraciones para poder actuar en consecuencia y, así, poder mejorar la calidad de vida de los pacientes.

https://lamenteesmaravillosa.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments