Crecen Fernández, Macri y también la polarización

87
Compartir

El kirchnerismo lidera, con casi cinco puntos de ventaja sobre el oficialismo. La “terceravía” y los partidos chicos perdieron votos.

Por Marcelo Zentil – mzentil@losandes.com.ar

Polarizados. Más que hace dos meses y probablemente menos que después de las PASO. Así estamos en la Argentina de cara a las elecciones que se aproximan. Con los Fernández en alza, pero también con Macri-Pichetto sin perderles pisada. Y con los que “no saben” a quién votarán consolidados como tercera fuerza.

Cuando falta algo más de un mes para las primarias del 11 de agosto, la última encuesta nacional de la consultora Reale Dalla Torre ubica a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández a la cabeza, con 37% de intención de voto. El Presidente y su vice van atrás, con 32,3%. Los indecisos representan el 12%.

Después aparece el resto: Lavagna-Urtubey, con 9%; Espert-Rosales, con 4,8% y Del Caño-Del Pla, 2,9%. Las otras cuatro fórmulas acaparan 1% o menos cada una y con ese porcentaje no alcanzarían el mínimo exigido para participar en las generales.

El relevamiento, hecho a través de redes sociales, evidencia cómo desde la medición anterior de la misma encuestadora, en abril, la tercera vía y las fuerzas minoritarias se derrumbaron, mientras que el kirchnerismo (Frente de Todos) creció 6 puntos y el oficialismo (Juntos por el Cambio) mejoró 6,3 puntos.

La principal víctima de la polarización ha sido Consenso Federal, el sucesor de aquel intento pejotista que se bautizó Alternativa Federal y que hace dos meses acaparaba el 19,1% de intención de voto, considerando a sus distintos referentes. Ahora, tiene 10 puntos menos.

La suma de las otras fuerzas equivalía en abril a 16,9% y en la última medición apenas llegan a 9,8%.

Quizá lo más llamativo es que aunque generalmente son menos a medida que se acerca la votación, esta vez los indecisos crecieron, de 7,6 a 12%. Es decir que hay argentinos que tenían decidido su voto en abril y ahora no se inclinan por ninguna de las opciones confirmadas.

¿Qué pasó en entre una y otra encuesta? Muchísimo. Primero, Cristina decidió que Alberto Fernández sería el candidato a presidente de su espacio y ella, la vice. Luego, Mauricio Macri convenció a Miguel Ángel Pichetto de acompañarlo en la fórmula.

Además, Alternativa Federal estalló. Primero con el portazo de Lavagna, luego con el pase de Pichetto a Juntos por el Cambio y finalmente con el salto de Sergio Massa al kirchnerismo. Quedó Urtubey solo y corrió a abrazarse con Lavagna. Pero los votos se desperdigaron.

La llegada de Massa tal vez explique en parte el crecimiento K. Tenía, cuando sostenía su aspiración presidencial, de 8 a 10% de intención de voto. Pero claramente varios de esos votos potenciales se perdieron en el camino que tomó: algunos están ahora en el oficialismo y otros han pasado a engrosar el bloque de indecisos.

La encuestadora mendocina detectó, en estudios cualitativos, que los votantes fueron sorprendidos por todas esas decisiones disruptivas y eso explicaría la volatilidad de los ciudadanos.

Con este escenario, donde nadie puede sacar la ventaja exigida para ganar en primera vuelta, todo parece encaminado hacia el balotaje y en esa instancia pesarán más los rechazos que los apoyos.

Macri y Cristina, que aunque no encabeza la fórmula sí es la líder real del espacio, empatan en ese aspecto: 46% de los argentinos dicen que le provocaría “más rechazo” un triunfo del Presidente y 46,1% dice que sentiría “más rechazo” si la que triunfa es la ex presidenta.

Tal vez las esperanzas macristas puedan asentarse en las respuestas a otra pregunta: el 51,1% asegura que le genera “Miedo” un eventual retorno del kirchnerismo. Al 35,3%, por el contrario, le da “Esperanza”. El 13,6%, en tanto, se dice indiferente.

Tal vez por esto, cuando se consulta sobre el voto en el balotaje, Macri-Pichetto llegan a 43,9% y Fernández-Fernández a 43,6%, un empate con pronóstico reservado.

Preocupa la economía

La encuesta sorprende en cuanto a las principales preocupaciones manifestadas por los consultados: los problemas económicos ocupan el podio, relegando a la inseguridad al cuarto puesto.

“Empleo” es la preocupación más mencionada (19%), seguida por “Inflación” (18,5%) y “Pobreza” (15,8%). Recién después aparecen Inseguridad (11,8%), Educación (8,3%) y Corrupción (8%).

Cuando se pregunta sobre el futuro del país y qué modelo debería aplicarse, el 60,8% se inclina por una Argentina “más abierta al mundo” en cuanto al intercambio comercial y 33,20% prefiere que sea “más cerrada” para proteger la industria nacional.

Más negativa que positiva

Algo quizás insólito en esta elección es que según la encuesta de Reale-Dalla Torre, todos los candidatos presidenciales y sus acompañantes tienen más imagen negativa que positiva. Al parecer, la valoración social dejó de ser un requisito imprescindible para postularse.

Fuera de los postulantes nacionales, hay una dirigente que rompe con esa “normalidad” actual: María Eugenia Vidal, cuya imagen positiva es mayor que la negativa, aunque por apenas 0,4 punto.

Tal vez por ese rechazo a la dirigencia también se cuestionan las PASO: el 64,2% cree que deben suspenderse cuando no hay competencia interna y el 22,4% las defiende aunque no definan nada.

Ficha técnica

El trabajo de Reale-Dalla Torre se trata de una muestra aleatoria, estratificada por región y proporcional al peso poblacional. Se hizo en todo el país desde el 28 al 30 de junio. Los datos se recogieron 75% en Facebook y 25% en Instagram.

Abarca 1.205 casos, con un nivel de confianza del 95% y un margen de error estadístico de 2,8%.

Fuente: www.losades.com.ar

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments