Malo: Argentina es el tercer país menos competitivo del mundo

253
Compartir

Así lo afirma el ranking de la prestigiosa escuela de negocios suiza. Solo supera a Venezuela y Mongolia.

Una mala nota recibió la Argentina en el Ranking Mundial de Competitividad que realiza el IMD, la prestigiosa escuela de negocios suiza, en el que cayó cinco lugares con respecto a la anterior medición y se ubicó como el tercer país del mundo en la lista, en la que solo supera a Venezuela y Mongolia.
El ranking de IMD, que se elabora desde 1989 y en el que la Argentina es considerada desde 1994, ubica al país en el puesto 61 sobre 63 naciones. Es cierto que siempre se mantuvo en los últimos lugares. De hecho, entre 2002 y 2004 se acomodaba en el segundo peor escalón, y tras una remontada en 2012 y 2013 volvió a los últimos puestos. Luego llegó una mejora en 2016, pero la devaluación y la crisis provocaron un nuevo derrumbe.

El ranking se elabora sobre 235 indicadores, entre estadísticas «duras» como el desempleo, el PIB y el gasto gubernamental en salud y educación, y datos «blandos» que surgen de una encuesta de opinión a ejecutivos y que fueron 70 en el caso de Argentina. Esta información se divide en cuatro categorías: rendimiento económico, infraestructura, eficiencia gubernamental y eficiencia comercial, para dar una puntuación final para cada país.

Las mejores notas para el país fueron en infraestructura y eficiencia en los negocios. El informe destaca como positivo de la Argentina la concentración de las exportaciones, los precios de los combustibles, el costo de vida y los flujos de inversión directa en relación al PBI. Mientras que lo negativo es la inflación y la balanza de cuenta corriente, entre otras variables.

Asimismo, en la categoría “eficiencia del gobierno” IMD resalta las políticas inmigratorias, el ingreso disponible, tasa efectiva del impuesto a la renta personal, ingresos fiscales recaudados e inversores extranjeros. Las debilidades principales son la inestabilidad del tipo de cambio y el costo del capital, la política del Banco Central, subsidios, incentivos a la inversión, finanzas públicas, el fondeo de las jubilaciones y las regulaciones laborales.

Por el lado de la eficiencia en los negocios, el estudio destaca remuneración del management –debido a que con la devaluación los salarios bajaron en dólares-, condiciones de mercado cambiantes, remuneración de los servicios profesionales, niveles de compensación, amenazas y oportunidades, mano de obra calificada y flexibilidad y adaptabilidad. Y tiene sus peores notas en crédito y necesidad de reformas económicas y sociales, donde ocupan el último lugar, servicios bancarios y financieros, imagen del país en el exterior y satisfacción del cliente, entre otras.

IMD califica positivamente la inversión en telecomunicaciones, el costo de la electricidad para las industrias y la relación entre la cantidad de maestros y alumnos, entre otros. Pero considera baja la cantidad de los graduados en ciencias e ingeniería, y la inversión total en educación.

La entidad recomienda a la Argentina – mantener el ritmo previsto de reducción del déficit público real, teniendo en cuenta la tasa de crecimiento económico, y reducir los costos monetarios para la creación de empleo en el sector formal. Además sostiene que la recuperación económica y la estabilidad deben tener en cuenta también la red de seguridad social.

Asia al tope, América Latina relegada

En cuanto al ranking general, Singapur se ubicó por primera vez en la cima, al desplazar a EEUU que cayó al tercer lugar, ya que también lo superó Hong Kong. El top five se completa con Suiza y Emiratos Árabes Unidos.

De los vecinos de la Argentina se destaca Chile como el mejor de la región. Brasil está en el puesto 59 tras subir un escalón con respecto a 2018.

https://www.ambito.com/

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments