Las empresas más grandes de Argentina registraron caídas de hasta 46% en sus ingresos

42
Compartir

Ganadores y perdedores del modelo económico

La crisis económica local afectó principalmente a asalariados y pyme. Pero la magnitud del flojo desempeño del 2018 llevó a que las típicas lecturas de ganadores y perdedores de cada modelo se complique un poco más: durante el año pasado las empresas más grandes, sobre todo las vinculadas con los alimentos, sufrieron caídas de hasta 46% en sus facturaciones. Incluso los bancos y las energéticas, a las que se las puede señalar como las grandes beneficiadas que vieron incrementos fuertes en sus recaudaciones, sufrieron una fuerte descapitalización a causa de la megadevaluación.

Un informe publicado ayer por Undav mostró esas dinámicas: “El tamaño de la crisis poco a poco fue alcanzando también a las grandes empresas. Muchas de ellas tienen una gran parte de sus negocios ubicados en los mercados externos. Sin embargo, otras continúan teniendo una parte mayoritaria de sus clientes en el mercado doméstico. Por lo tanto no escapan a la caída de la demanda interna, al aumento de tarifas y de la tasa de interés”.

La investigación de la Undav relevó los balances de 29 de las más grandes empresas de la cúpula local y que cotizan en bolsa. Concluyó: “Un 48% de las empresas relevadas vieron caer sus ingresos ya sea por ventas de bienes o servicios en 2018 con respecto a 2017. En achicamiento del mercado doméstico y la caída de la demanda han sido los motores principales de este desempeño. Tomando las 8 empresas que más vieron reducir sus ingresos ordinarios en términos reales se encuentra a los sectores productores de alimentos, las cementeras y la electrónica. Además el 52% empeoró su resultado final en relación al año anterior. “.

Y agregó: “De las empresas que vieron caer sus ventas en 2018, ninguna se encuentra en el sector bancario y sólo una del sector energético. Energéticas y Bancos son las que más han aumentado sus ventas en 2018”.

El dato pone en crisis las típicas lecturas de ganadores y perdedores. No sólo los asalariados, que sufrieron una contracción real de sus ingresos de 17% según un informe reciente del IET, y las pyme, que vieron sus costos trepar por las nubes por la devaluación, los tarifazos y el costo del financiamiento récord, pierden. También muchas de la cúpula lo hacen.

Pero, además, otro dato publicado por el informe pone aun más en problemas la lectura de ganadores y perdedores. Y es que en el último año el grueso de las empresas que cotizan en el Merval o en ADRs de la bolsa de Nueva York se descapitalizaron con fuerza por el desplome generado por la crisis cambiaria y el aumento de la aversión por el riesgo argentino. En el Merval, 14 de las 16 acciones observadas sufrieron un desplome. Y entre las ADRs 17 de las 18 observadas se derrumba.

Se destacan resultados negativos de bancos y energéticas: Supervielle contrae 81,3%, Pampa Energía 69,3%, Banco Francés 69%, Galicia 67,3%, Edenor 65,2% y Banco Macro 65,1%.

El economista de la Undav, Santiago Fraschina, dio su lectura: “Lo que se volvió riesgoso y perdió rentabilidad es la economía argentina como un todo. Los activos argentinos están siendo castigados porque la moneda se hace más débil, porque el riesgo aumenta y porque hay más riesgo de default. Eso no impide que los bancos tengan una espalda mayor para seguir teniendo ganancia. Es una espalda que un textil no tiene”.

https://www.baenegocios.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments