María Leal: “Es necesario hacer tele para no desaparecer”

18
Compartir

En un mano a mano con DiarioShow.com, la prestigiosa actriz habló de su presente laboral y realizó una reflexión sobre el feminismo. “Me parece que está muy bien que las mujeres nos paremos y hagamos valer nuestros derechos”, sentenció.

@perez_daro

Su papel icónico fue como María, su nombre real, en la famosa telecomedia “Grande pa”. Allí era una empleada doméstica que renegaba para que las hijas de su jefe se portaran bien, pero las cuidaba y las quería como si fuese su madre. Esa relación, uno de los mejores vínculos ficcionales de la televisión de los 90, parece la misma que mantiene con sus compañeros en “Gente feliz”, la obra de José Maria Muscari.

Aquí personifica a una madre, abuela y bisabuela, matriarca de una gran familia. Al hablar con la María Leal actriz, se nota que no puede dejar de sentir un cariño maternal por todos los que la rodean, porque no puede separar su carrera de su personalidad.

En charla con DiarioShow.com, la artista lo aclara desde el principio. “Ahora me está llegando el teatro y demás oportunidades para mi carrera, cosas que nunca había hecho y que de joven quizás hubiese aprovechado de otra forma. Pero nunca cambiaría nada de mi vida, ni en como se dieron las cosas para mí. Creo que he hecho todo en el momento que tenía que hacer. De cambiar algo, cambiaría otras cosas, pero tampoco sé si valdría la pena hacerlo. Así que si volviera a nacer, haría lo mismo. Soy completamente feliz”.

La actriz abrió su corazón. (Foto: Hernán Nersesián/Crónica).

A este primer estamento, la actriz lo ejemplifica con su historia: “No hice teatro hasta que mis dos hijos no terminaron la secundaria. Yo me quedé viuda muy joven. A los 30 y dos hijitos que cumplían cinco y siete años. Con mi marido habíamos hecho un convenio. Yo no iba a trabajar en teatro no porque es el horario en el que vos bañás a los chicos, les das de comer y los acostás, tiempo que nos parecía valioso que compartiéramos. Él se murió cuando eran muy pequeños, pero a mí me quedó eso en la cabeza, entonces nunca rompí esa promesa. No quise hacer teatro, aunque me gustaba mucho, hasta que fueron terribles grandulones y empecé. Siento que recién ahora valoro en su totalidad mi carrera, mi trabajo. Durante toda mi vida estuve más pendiente de mi familia, de mis hijos, digamos que yo trabajaba y entregaba el alma, con todo lo que he hecho en teatro, tele y cine. Pero recién ahora, probablemente porque mis hijos y mis nietos están grandes, siento que es muy importante para mí este momento”.

Al mencionar el feminismo, como madre viuda y artista, declara que está feliz por el momento actual: “Yo he vivido toda mi vida en matriarcados, así que nada me asombra. Me parece que está muy bien que las mujeres nos paremos y hagamos valer nuestros derechos y la igualdad en determinadas cosas con los hombres. No te diría que soy feminista, porque implica muchas otras cosas el feminismo, cosas con las que no estoy de acuerdo. Pero sí avalo la igualdad laboral y de género. Tampoco estoy enrolada en el feminismo. Tiene que ver con militancia, algo que yo no hago”.

Contenta con la obra que estrenó recientemente en el Multiteatro Comafi, declara que nunca se cansa a la hora de ponerse en personaje porque “hacer teatro es una especie de gran meditación, porque por una hora y media o dos que dura la obra, no sos vos. Sos el personaje, y aunque parezca increíble, te olvidás de todo lo otro que te pasa en la vida. Estás en contacto con tu cuerpo y tus maneras. Pero tus problemas, tus enfermedades, todo te pasa. En el escenario nunca te agarra un ataque de tos, por ejemplo. Si tenés corredera, subís al escenario y se te pasa, también el dolor de cabeza. Es un lugar mágico. Y creo que ahora lo valoro en su totalidad”.

Sobre qué es lo que más le gusta a la hora de elegir proyectos, confiesa que “últimamente he hecho más televisión. También algunas películas, pero estoy bastante volcada al teatro en los últimos tiempos. La tele hay que levantarse muy temprano, trabajás diez o doce horas. Pero bueno, amo la televisión. Y agradezco y sé que voy a tener que hacer un bolito o algo en la tele, por el tema de la vigencia… Es muy necesario. Sino, desaparecés. A veces lo hacés para que digan ‘sigue viva la vieja’”.

https://www.diarioshow.com/

Print Friendly, PDF & Email

Comments