Durán Barba le bajó el pulgar a Dujovne y Macri tuvo suspender sus vacaciones en Europa

667
Compartir

Las cinco derrotas electorales impactaron fuerte en el gobierno nacional. A punto tal que empezaron las acusaciones y las exigencias cruzadas de renuncias. Como si “matar al mensajero” permitiese revertir el mal de fondo.

La causa de las derrotas es la política económica destructiva del gobierno, y no un funcionario tal o cual. Pero algún recambio, seguramente, sumado a los anuncios del presidente Mauricio Macri y la decisión de congelar el dólar hasta fin de año de Guido Sandleris podrían ayudar a calmar el clima efervescente que se está apropiando de la sociedad.

El primero en disparar fue Jaime Durán Barba, quien exigió la renuncia del ministro Nicolás Dujovne. El ecuatoriano argumentó que no acertó uno solo de sus pronósticos y que sus acuerdos resultan mortíferos para cualquier posibilidad de buen desempeño electoral.

Macri le habría contestado que a Dujvne no lo confirmó él, sino el FMI, por lo que no está en sus manos removerlo.

Hace horas se conoció el “pico de inflación” del 4,7 por ciento. Un verdadero récord de 1991 a la fecha. En el gobierno las acusaciones mutuas no se hicieron esperar. Dujovne, quien es visto como una especie de embajador de Cristine Lagarde, exigió la renuncia de Jorge Todesca, director del INDEC. ¿La razón? Haber publicado correctamente el índice de inflación de marzo, sin maquillajes. Es decir, la razón de la exigencia de Dujovne no sería otra que el haber realizado correctamente su tarea. “Matar al mensajero”, sin titubeos.

En medio de la catástrofe económica y social, el presidente Mauricio Macri se disponía a tomar distancia de la gravísima situación argentina realizando una nueva gira europea. El jueves 25 de abril tenía agendadas reuniones con el primer ministro de Bélgica Charles Michel y el rey Felipe. Luego venían tres días de vacaciones y relax, hasta el 29, cuando debía encontrarse con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

“¿Cómo te vas a ir de vacaciones a Europa en medio de este quilombo?”. Palabras más o palabras menos, esos habrían sido los términos que eligió su mesa chica para darle un baño de realidad. Pero la decisión de Macri de irse de vacaciones con la Argentina fue dejada trascender desde su entorno.

Dicen que, fastidioso, Mauricio Macri decidió suspender el viaje. Pero el descontento y los enfrentamientos internos dentro de la cúpula de Cambiemos denotan la situación que atraviesa la coalición gobernante. Sobran los adjetivos.

(www.REALPOLITIK.com.ar)

Print Friendly, PDF & Email

Comments