La crisis económica de San Lorenzo complica las aspiraciones políticas de Lammens

30
Compartir

El club de Boedo tiene un pasivo millonario y va último. El acercamiento a Fatala.

Matías Lammens amaga con ser candidato desde hace varias elecciones y las de 2019 parecían ser las de su debut en la política. Pero no esperaba que el principal obstáculo proviniera desde su propia casa.

San Lorenzo atraviesa una crisis deportiva e institucional histórica. El equipo está en la última posición, con una racha de malos resultados que se frenó este domingo con un triunfo contra Rosario Central pero se sigue asemejando a las peores de la era profesional.

Lammens admitió en las últimas semanas que por primera vez recibió insultos desde la platea del Nuevo Gasómetro. Al presidente del club lo cuestionan por el presente futbolístico pero también por el económico.

La semana pasada él mismo admitió que San Lorenzo tiene un pasivo de 700 millones de pesos. Y el panorama que viene tampoco es alentador: antes de julio tiene que pagar dos cuotas de un millón de dólares para concretar la vuelta al estadio en Boedo, la promesa principal de su gestión.

Fue justamente su buena gestión en San Lorenzo, que consiguió durante su mandato su primera Copa Libertadores, lo que llevó al resto de la clase política a interesarse en él. Ahora es la gestión lo que complica esas aspiraciones. Y paradójicamente, en el mundo del fútbol, donde tenía buena imagen, comenzó a cuestionársele que esté enfocado en la política en lugar de dedicarse a San Lorenzo.

“No me perdonaría que perjudiquen a San Lorenzo por mi participación en la política”, aseguró Lammens a Radio Mitre en los últimos días.

En el kirchnerismo porteño buscan sumar a Lammens y Donda

Otra de las cosas que preocupan a Lammens es que la Unidad de Información Financiera (UIF) le echó el ojo: abrió un principio de investigación por lavado en las transferencias de San Lorenzo. Estas versiones fueron desmentidas por el entorno de Lammens a LPO.

En el último libro de pases, el equipo de Boedo sorprendió al sumar varios colombianos desconocidos. Uno incluso fue motivo de burlas en el mundillo futbolístico porque se llama Efmamjjasond González Palacios. Su nombre insólito tiene las iniciales de cada mes del año.

Como sea, Lammens tiene intenciones de presentarse como candidato a jefe de gobierno porteño y asegura que lo hará si Roberto Lavagna se postula para la presidencia. También mantiene una excelente relación con el socialista Miguel Lifschitz y fue tentado por el kirchnerismo de la Capital. Pero Lammens no quiere saber nada con representar al kirchnerismo, sino que se muestra como un candidato “anti-grieta”. A la hora de buscar un sello, sin embargo, se acercó Abel Fatala, ex número dos de José López, que tiene el partido Red por Buenos Aires. Pero Lammens no aceptó la oferta.

Curiosamente, al vicepresidente del club, Marcelo Tinelli, que también coquetea con la política, no le impactó aún la crisis de San Lorenzo. Acaso porque el conductor de Showmatch jure que está abocado únicamente a la sección de básquet de la institución.

https://www.lapoliticaonline.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments