Plan Óvalo: Ya son decenas de miles los clientes atrapados en un sistema que se volvió impagable

591
Compartir

Con la concesionaria Zíngaro como bandera en La Plata, los planes de ahorro de Ford se transformaron en la principal fuente de denuncias en Defensa al Consumidor.

Durante el año 2018, las concesionarias de las principales marcas automotrices fueron las más denunciadas ante Defensa al Consumidor. El motivo de las quejas, en un 97 por ciento de los casos, fueron los planes de ahorro y su maquiavélico y descontrolado aumento. Entre todos los existentes, el Plan Óvalo de Ford fue el más criticado por sus incrementos voraces y muchas veces infundados, que suelen aplicar sin ningún tipo de miramiento sobre los clientes que se dejaron llevar por el bajo valor de las cuotas iniciales.

Acorde a la ley, cuando el precio del vehículo supera en un 20 por ciento al vigente cuando se llevó a cabo el contrato, la concesionaria está obligada a ofrecer facilidades de pago al ahorrista. “En Ford tenemos la orden de hacernos los distraídos. De no decir nada hasta que los clientes nos obliguen con un abogado”, se confesó un vendedor de la empresa Zíngaro de La Plata a un periodista de REALPOLITIK.

La astuta estrategia del Plan Óvalo y agencias oficiales como la platense Zíngaro está apuntada a la falta de conocimiento de los clientes, quienes entran en estado de desesperación ante las cuotas crecientes y un plan de ahorro que no les da respiro.

A modo de ejemplo, un cliente de Plan Óvalo que pagaba 3.700 pesos en el mes de marzo del 2018, hoy con el auto en la calle está pagando una cuota de 16 mil pesos, lo que implica un aumento de más del 400 por ciento, unas 10 veces la inflación oficial informada por el INDEC.

“Cargos por administración”, “seguros de vida”, “seguros sobre el bien”, “recupero de derecho de admisión”, “alícuotas”, todos términos que impactan en el cupón de pago de los clientes. La “alícuota”, por ejemplo, en sólo un año osciló de los 1.700 pesos a los 8.950, en un crecimiento indiscriminado. A ello se le deben sumar conceptos por demás sospechosos e indeterminados, como por ejemplo “débitos y créditos varios”, sin especificar cuáles, y “diferimento de alícuota”, que implica otro aumento de unos 600 pesos mensuales.

Atrapados sin salida, los clientes del Plan Óvalo caen en la desesperación. Aquellos que tuvieron la mala suerte de retirar el auto, tienen además sobre sus cabezas un contrato prendario voraz, que amenaza con enviarlos al Veraz ante cualquier atraso y hasta ejecutar el documento y quedarse con el auto y el dinero en caso de demoras prolongadas en el pago.

“La trampa consiste, además, en que vos te llevaste el auto de la agencia y automáticamente deja de ser un 0km. Sin embargo, nosotros te seguimos actualizando el precio de las cuotas durante los siguientes 5 años como si siempre tuvieras un cero kilómetro, cuando tu auto ya tiene 100 mil kilómetros y el estado natural de un usado. A nosotros nos pagás cuotas como si tu auto valiera 800 mil pesos, pero en realidad si lo querés vender vas a obtener 500 mil, con suerte”, explica el informante a REALPOLITIK.

Amparos, presentaciones en dependencias del gobierno, informes en Defensa al Consumidor e innumerables llamados a las concesionarias no alcanzan para obtener un auxilio viable para los miles de clientes atrapados sin salida.

(www.REALPOLITIK.com.ar)

Print Friendly, PDF & Email

Comments