“Por más tarifa social que tengas, el impacto de los aumentos es muy fuerte”

0
Compartir

El abogado y periodista especializado en adultos mayores explicó cómo es la realidad de quienes cobran la jubilación mínima.
El abogado previsional y periodista especializado en adultos mayores, Christian González D’Alessandro, habló con El Intransigente sobre la situación actual de los jubilados y el impacto del aumento de tarifas en su vida. En esa línea, advirtió que, tras pagar por los servicios, a quienes reciben la jubilación mínima sólo les quedan poco más de $1.000 para comer.

“Un 35% al 40% de los jubilados del haber mínimo y el haber medio se les lleva el pago de tarifas. Si tenes en cuenta que además un 40 a 50% es el impacto en los medicamentos, prácticamente le queda entre un 10 y un 15% más o menos para poder vivir y comprar los alimentos”, explicó el abogado.

En términos monetarios, D`Alessandro señaló que “si la jubilación mínima es de $9.309 en bruto, de ahí le descontas el 3% de obra social, en mano son unos $300 menos, serán 9 mil pesos, 8 mil y pico de pesos, que gana en mano. Si no tiene otro tipo de descuentos, el 35% más o menos de ese salario se le lleva el pago de las boletas de luz, gas, agua y le quedaran $1.200 por mes, para poder vivir, para poder comer”.

Además, detalló que si bien “existe la tarifa social” para que los jubilados puedan enfrentar tales pagos, se trata de una medida de “titulo” ya que “en la realidad y en los hechos prácticamente no se usa”. “Es muy difícil de acceder”, explicó y señaló que “lo que hace es cubrir una parte mínima de lo que es el subsidio de consumo, pero al haber un aumento de lo que es el impuesto al haber también, un aumento de lo que es el costo de la boleta en sí, hace que los jubilados tengan que pagar fortuna”.

“Si bien un jubilado puede acceder a la tarifa social, siempre y cuando cobre determinado monto que son dos salarios mínimos vital y móvil para la tarifa de agua y gas, prácticamente después de que el consumo se aumentó tanto, es discutible pagar las boletas”, aseguró.

El periodista y abogado señaló también que “hay diferentes tipos de tarifas sociales. Para el agua y las cloacas tiene que haber un ingreso mínimo de dos jubilaciones mínimas, $9.300 por mes; y para la tarifa de gas tiene que tener mínimo cobrar menos de dos salarios mínimos vital y móvil que hoy creo que es $10.400”.

Sin embargo, pese a la existencia de este sistema, D`Alessandro estableció que “mucho no se puede hacer” por los jubilados, “el tema es que, vos te ajustas a una tarifa social, pero si vos no podes pagar lo que te viene de consumo, por mas tarifa social que tengas, el impacto es muy fuerte”.

Frente a este escenario y el aumento de las tarifas, el especialista advirtió que “muchos jubilados del conurbano bonaerense, de los barrios más periféricos, más vulnerables, se enganchan de los cables de la luz, de los cables públicos y muchos de ellos ya prácticamente dejaron de consumir gas, no tienen gas domiciliario si no que usan garrafa y prácticamente se bañan con agua fría”.

https://www.elintransigente.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments