“Caímos 10 pacientes, el único que se salvó fui yo”: la historia de un sobreviviente del hantavirus

0
Compartir

Carlos Rivarola, que es taxista en Bariloche, contó su experiencia de primera mano durante un brote del virus que provocó nueve muertes en 2016.

Carlos Rivarola cumplió 50 años con plena salud y considerándose “un privilegiado de la vida” por su entorno, incluidos su mujer y sus compañeros de trabajo, que fueron los responsables de que él recibiera la atención médica que lo salvó de morir de hantavirus en 2016.

Rivarola jamás sabrá cómo se contagió el virus, pero le consta que fue la tenacidad de los médicos del Hospital Zonal de San Carlos de Bariloche lo que lo sacó adelante. “Me hicieron un coma inducido, estuve entubado durmiendo 20 días en terapia intensiva”, contó Rivarola a minutouno.com.

Durante ese tiempo los médicos probaron todo tipo de tratamientos, desde antibióticos hasta diálisis. “Es un virus que te ataca los pulmones y es fulminante. Si no lo agarraste, en 48 horas te mata. No hay nada que te salve”, explicó Rivarola.

“Hace tres años caímos 10 pacientes, los otros murieron. El único que se salvo fui yo. El trabajo en el hospital fue impresionante. En las clínicas los desconectaban a los tres días y a mí [en el hospital] no. Los médicos probaron de todo”, recordó el taxista acerca de las víctimas del brote de principios de 2016.

Rivarola afirmó que fue el único paciente atendido en un hospital público por hantavirus.

“Entré al hospital pesando 90 kilos y salí con 40. Después del alta tuve un mes y medio de rehabilitación para recuperar mi masa muscular. No me quedaron secuelas”, aseguró el hombre.

El cuadro clínico de Rivarola empezó con una fiebre de “39° largos” y un decaimiento que lo obligó a reclinarse en el asiento trasero de su taxi. “Mis compañeros me encontraron y me llevaron a la guardia. A la noche me fui a mi casa y mi señora me llevó al hospital”, relató.

Lo que siguió fue un mes de internación con 20 días en coma inducido. “Dicen que los que se salvan estamos con el organismo más preparados, pero ni idea. Yo tengo 50 años, tenía 47 en ese momento y el resto era más joven que yo, uno tenía 17 años, otro tenía 26”, convino Rivarola.

El hombre le debe su recuperación al “apoyo incondicional” de su familia, su mujer y sus compañeros de trabajo. “Soy un privilegiado por tener el entorno que tengo. A la gente del hospital que le voy a agradecer toda la vida”, aseguró.

Contra la paranoia por el brote actual

Rivarola asegura “yo ya la viví” y, aunque no da crédito a la hipótesis de que ahora es inmune al hantavirus, recomienda no exacerbar el miedo que se vive por estos días en localidades como Epuyén, donde hay decenas de personas en aislamiento como medida preventiva.

“Hay que tranquilizarse porque toda la vida vivimos con ratones en todos lados”, sentenció. El taxista atribuyó el brote actual del virus al ciclo de vida del ratón colilargo, que está entrelazado con el de la caña del Colihue “que cada 7 o 10 años tiene brotes muy importantes y de eso se alimenta el roedor”.

En vez, el sobreviviente afirmó que la medida más segura es mantener limpios los patios y los utensillos de todo tipo, tomar las precauciones necesarias cuando se va al campo y atender a las recomendaciones de las autoridades sanitarias. “Podés ir a El Bolsón, no te vas a agarrar nada”, sentenció.

www.minutouno.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments