Inicio Política Vidal interviene en el conflicto de Mar del Plata y dicta la...

Vidal interviene en el conflicto de Mar del Plata y dicta la conciliación obligatoria

Compartir

Esta decisión llega aun cuando la gobernadora no mantiene una buena relación con Carlos Arroyos, el intendente de la ciudad balnearia.

El Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Marcelo Villegas, y bajo el control de la gobernadora María Eugenia Vidal, dictó la conciliación obligatoria en el conflicto entre el Municipio de General Pueyrredón y el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM). De esta forma, se busca resguardar la integridad general de los habitantes de Mar del Plata y de los turistas, en plena temporada de verano.

Esta medida llega después de que las partes involucradas no alcanzaran un acuerdo salarial, tras la oferta del 17% de aumento, superando los 14% ofrecidos en el principio, por parte del Ejecutivo municipal.

La disputa mantuvo a la ciudad balnearia paralizada durante más de dos semanas, período de tiempo durante el cual se dio inicio a la temporada de verano y la llegada de turistas de todo el país. Esta falta de acuerdo puso en jaque los servicios básicos e indispensables de Salud, Seguridad Vial, Control Urbano, Higiene en la vía pública y Mantenimiento de los Espacios Verdes.

Además, perjudicó la actividad comercial del sector gastronómico; la sanitaria, lo que produjo inconvenientes en los hospitales de la ciudad; el control vial, que trajo incumplimiento de normas básicas ante la ausencia de inspectores; y los servicios ofrecidos por los cementerios.

De esta forma, Vidal habría llegado para aliviar la situación de la ciudad balnearia, a pesar de la tensión que existe entre ella y el jefe comunal Carlos Arroyo, quien, en un acto llevado adelante a fines de diciembre, dejó plantada a la Gobernadora.

“Soy un hombre grande, no puedo estar al sol”, dijo antes de retirarse de la inauguración de las playas públicas que estaba protagonizando Vidal. Más allá de los problemas entre los dos políticos, el desplante tuvo que ver con la carrera electoral: en el lugar estaba Guillermo Montenegro, diputado nacional marplatense, que tiene serias intenciones de competir por la jefatura comunal.

Con este prontuario, todavía no se sabe cómo reaccionará Arroyo a la conciliación obligatoria de Vidal, quien se llevaría el título de salvadora no sólo de la paz social de Mar del Plata, sino también de la temporada, al cual estaba pensada como una oportunidad para repuntar la economía tras la recesión.

https://www.elintransigente.com/

Print Friendly, PDF & Email
Compartir