Boca y River se arman para un año con desafíos renovados

0
Compartir

Con urgencias diferentes, los dos “grandes” encaran 2019 con objetivos similares: reincorporarse a la lucha por la Superliga y ser protagonistas en la Copa Libertadores.

DANIEL GUIÑAZÚ para La Voz
Foto: AP

Pasó la finalísima 2018 de la Copa Libertadores. Y a menos de un mes del histórico partido en Madrid, el objetivo sigue siendo el mismo para el campeón River Plate y para el gran derrotado, Boca Juniors: la edición 2019 del máximo torneo continental a nivel de clubes.

River quiere algo que nunca logró en su historia: ser bicampeón de América. Y Boca pretende ganar la Copa que se le escapó el año pasado y que no consigue desde 2007.

Marcelo Gallardo afrontará el compromiso con la serenidad y las espaldas anchas de haber ganado dos Copa Libertadores (2015 y 2018). En cambio, el flamante entrenador boquense, Gustavo Alfaro, al igual que su antecesor Guillermo Barros Schelotto, volvió a poner la Copa como la meta excluyente de su gestión, aquello que lo elevará al cielo o lo hundirá en el infierno.

“Soy consciente de que me contrataron para ganar la Copa, es un anhelo ferviente del club, a eso venimos”, dijo Alfaro cuando asumió su cargo la semana pasada. El mensaje fue muy claro: todos los esfuerzos de Boca, otra vez, estarán centrados en salir campeón de América. Por sus propias necesidades deportivas y porque el presidente “xeneize” Daniel Ángelici, no quiere irse a fin de año sin haber podido levantar el trofeo que su mentor político, Mauricio Macri, alzó cuatro veces entre 2000 y 2007.

Por primera vez desde su edición inicial en 1960, la final de la Libertadores 2019 sucederá a partido único, que se jugará en Santiago de Chile recién el 23 de noviembre. Y en marzo, comenzará la fase de grupos que se extenderá hasta principios de mayo. Boca debutará el martes 4 en Cochabamba (Bolivia) frente a Jorge Wilsterman, en tanto que River jugará dos días más tarde en Lima (Perú) contra Alianza. El jueves 13, podría recibir a Talleres en el Monumental a puertas cerradas, si la “T” supera las dos fases eliminatorias previas que comenzará a jugar el 6 de febrero frente a São Paulo.

Mientras tanto, en el primer semestre del año, River y Boca también apostarán a otros frentes: la Superliga, en la que están lejos del puntero Racing Club de Avellaneda, y en la que los dos deben partidos (River 4 y Boca 2) y las finales que deberán afrontar: River definirá contra Atlético Paranaense de Brasil la Recopa Sudamericana en fecha y sede a designar en tanto que Boca deberá enfrentar a Rosario Central por la Supercopa Argentina que opone al campeón de la Superliga con el de la Copa Argentina. La AFA todavía no oficializó la fecha de disputa, pero circula como posibilidad el miércoles 6 de abril en Mendoza

Deudas por pagar

A la espera de esas finales, la Superliga ocupará la mayor parte de los esfuerzos del Millonario y el Xeneize. El sábado 19 a las 20, River recibirá a Defensa y Justicia en partido pendiente de la 8° fecha y el miércoles 23, a las 21, hará lo propio contra Unión de Santa Fe por la 12°.

El domingo 27 volverá a ser local por tercera vez en una semana ante Patronato de Paraná en el regreso de la actividad oficial y el miércoles 30, se trasladará a Mendoza para enfrentar a las 21 a Godoy Cruz por la fecha 13. La deuda de River con el campeonato argentino quedará saldada recién el jueves 14 de febrero cuando visite a Rosario Central a las 21 por la 15° fecha.

Boca debe sólo dos juegos de Superliga que pagará durante el verano. Tras su partido del domingo 27 en Rosario ante Newells, el jueves 31 de enero a las 21, el equipo de Alfaro irá a San Juan para enfrentar a San Martín por la 12° jornada. Mientras que el miércoles 20 de febrero, recibirá a Atlético Tucumán en la Bombonera por la 15° fecha.

De pretemporada

River regresó ayer al trabajo en Punta del Este y jugará su único amistoso el 15 de este mes frente a Nacional de Montevideo en el Campus de Maldonado.

No le buscará reemplazante a “Pity” Martínez (vendido al Atlanta United de la MLS de los Estados Unidos) porque Gallardo le dará más minutos al colombiano Juan Fernando Quintero, quien confirmó su continuidad en el club. Pero buscará reforzarse. Y el cordobés Emiliano Rigoni era un candidato si Fifa autorizaba el préstamo por seis meses, pero el Zenit de San Petersburgo ejecutó la cláusula de rescate y el volante nacido en Colonia Caroya deberá volver de Italia (donde jugó a préstamo en el Atalanta) a Rusia.

Boca concentró a 28 jugadores en un lujoso complejo hotelero de la provincia de Buenos Aires y jugará dos amistosos en Mar del Plata: el miércoles 16 ante Unión y el domingo 20 contra Aldosivi antes de su debut oficial en Rosario. Con la llegada confirmada del defensor paraguayo Junior Alonso y gestiones en marcha por Ángel González (Godoy Cruz) y Nicolás Gaitán (China), la prioridad de Alfaro y del nuevo director deportivo, el cordobés Nicolás Burdisso, pasa por saber si podrán contar con el uruguayo Nahitan Nández y los juveniles Federico Balerdi y Agustín Almendra por quienes llegaron suculentos ofrecimientos desde Europa. El colombiano Wilmer Barrios y el cordobés Cristian Pavón por ahora permanecerían en el club.

Fuente: https://mundod.lavoz.com.ar/

Print Friendly, PDF & Email

Comments