Inicio Economía Las cuotas de los créditos hipotecarios UVA subieron 48% en 2018

Las cuotas de los créditos hipotecarios UVA subieron 48% en 2018

Compartir

Las cuotas de los créditos hipotecarios en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) se dispararon por culpa de la inflación. Eso, sumado al retroceso en los sueldos, provocaron que las cuotas dejaran de ser accesibles y en algunos casos mayores a las de un alquiler, por loq ue unas 30 mil personas podrán pedir más plazo.

Sólo en los últimos seis meses, las cuotas se incrementaron un 30%. Y cerraron el 2018 con un alza del 46,8%, explicó el diario Clarín.

Por el salto inflacionario, para quien pidió un préstamo por US$ 102.900 en junio pasado (unos $ 2,9 millones de entonces) la cuota inicial de $ 19.237 ya se le transformó en una de $ 25.159, casi $ 6 mil mayor. Del mismo modo, durante los últimos 12 meses, pagos de $ 7.600 saltaron a casi $ 11.200, los de $ 10 mil se fueron ya a $ 14.750 mil, y los de $ 15 mil, a más de $ 22.100.

Mientras, para quien cumpla dos años como deudor, el pago del próximo mes ya será en pesos un 80% mayor al inicial. Y para los que ingresaron con el debut de las UVA, las cuotas ya son 121% mayores. Quien por ejemplo pidió US$ 79.000 en abril de 2016 ($ 1,2 millón), había arrancado pagando $ 7.900 al mes, pero luego el monto llegó a $ 11.900 a fines de 2017, a $ 13.347 en mayo pasado y ahora está en $ 17.456.

En este marco, en la Secretaría de Vivienda de la Nación calculan que alrededor de 30 mil deudores -sobre más de 130 mil préstamos- habrían quedado a fines de 2018 en condiciones de activar la “cláusula gatillo” que el sistema UVA prevé para aliviar las cuotas en períodos como el actual.

Lo que dice la “letra chica” de todos los créditos UVA es que, si desde el inicio las cuotas subieron 10 puntos porcentuales más que lo que habrían aumentado al ajustarse según el Coeficiente de Variación Salarial del INDEC, el cliente puede pedir que le recalculen los pagos con un plazo hasta 25% mayor: por ejemplo, pasar de 20 años a 25, o de 30 a 37, lo que rebaja un poco los montos, aunque en algunos casos de manera poco significativa. Esto se puede hacer sólo una vez a lo largo de toda la vida del préstamo.

Como alternativa, en octubre se sumó un sistema que le pone un tope a las cuotas, para que nunca sean más de un 10% mayores al valor que tendrían si se hubiesen ajustado con el índice de salarios. Así se logra un techo a las subas sin ampliar el plazo, pero lo que deja de pagarse se compensará con cuotas más altas en futuros años de bonanza, en los que los sueldos le ganen a la inflación (como había sucedido en 2017). Y por ahora, sólo los bancos públicos planean tener disponible este recurso, no los privados.

www.diariouno.com.ar

Print Friendly, PDF & Email
Compartir