Inicio Policial Tras el caso Chocobar, Bullrich flexibilizó el uso de armas de fuego...

Tras el caso Chocobar, Bullrich flexibilizó el uso de armas de fuego por parte de las fuerzas de seguridad

Compartir

La resolución establece cuándo los efectivos de seguridad podrán utilizar las armas de fuego, sin riesgo de ser condenados después.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, presentó la nueva reglamentación para el uso de armas de fuego de parte de las fuerzas de seguridad, una iniciativa implementada después del caso Chocobar, aquel policía que fue procesado por haber asesinado a un delincuente, que, previamente, había apuñalado a un turista en un intento de robo en La Boca.

A partir de esa causa en particular, que impactó en la opinión pública e hizo dudar sobre la correcta acción de las fuerzas policiales, salieron a la luz múltiples casos de efectivos de seguridad que fueron condenados por haber hecho uso de sus armas de fuego contra crimíneles durante sus actividades oficiales. A raíz de esto es que la ministra se vio en la necesidad de dictar una nueva resolución, que legisle el empleo de armas para los cuerpos de seguridad.

En ese sentido, señaló que “la actividad policial requiere actualizar los criterios de acción vigentes en las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales” y remarcó que resultaría necesario implementar acciones que tiendan a sostener la protección de la vida y la integridad física de los ciudadanos y los efectivos cuando se encuentren en una situación de peligro inminente.

En este marco, y recordando que Bullrich se mostró a favor de defender a los policías incriminados por la muerte de los delincuentes, por medio de la resolución se estableció que sólo se podrán utilizar las armas de fuego cuando se esté en cumplimiento de sus deberes y sea estrictamente necesario, es decir, cuando se actúe en defensa propia o de terceros, para impedir un delito grave, en el marco de la detención de un sospechoso que atente contra la vida de una víctima o para impedir su fuga.

Además, se reglamenta que los efectivos de seguridad deberá identificarse como tales antes de hacer uso de sus armas de fuego, a menos que se encuentren en una situación en donde determinada acción pueda suponer un riesgo de muerte.

Las situaciones de peligro inminente en las cuales estará aprobada la utilización de armas de fuego será en los casos en que el delincuente posea un arma letal, aunque después de comprobase que se trataba de una imitación falsa; cuando exista la posibilidad de que, aun sin utilizar armas, pueda ocasionar un grave daño a alguna persona, cuando el ataque o la cantidad de delincuentes presentes impidan el debido cumplimiento del deber.

Un punto importante en la nueva reglamentación es el que habilita a utilizar el arma de fuego en caso de que el criminal presuma de tener un arma, algo que quedaría denotado en caso de que el individuo integre un grupo en donde uno de ellos sí posea tal objeto, cuando trate de acceder a una o cuando efectuase movimientos que hicieran suponer que posee un arma.

Tal medida llega después de que Bullrich se reuniera con Carla Céspedes, una efectivo de la Policía de la Ciudad, quien mató a un motochorro, cuando este, junto a un cómplice, asaltaron un supermercado chino de Parque Centenario, y con Arsenio Narvay, suboficial principal de Gendarmería, de 56 años, quien pasó un año y tres meses en el penal de La Plata, por haber matado a un delincuente, armado, de 18 años. Ambos fueron absueltos por la Justicia y reincorporados a las fuerzas de seguridad.

https://www.elintransigente.com
Print Friendly, PDF & Email
Compartir