Inicio Mundo Un antropólogo que tuvo contacto con los sentineleses reveló el grave error...

Un antropólogo que tuvo contacto con los sentineleses reveló el grave error del misionero asesinado por la tribu

Compartir

Pandit enfrentó situaciones tensas en sus dos visitas a la Isla, pero luego logró interactuar con ellos. Cuál es la clave para tratar con los indígenas.

El caso del asesinato de un misionero por una tribu indígena aislada en la India dio la vuelta al mundo. Ahora, un octagenario antropólogo indio explicó que el joven estadounidense pudo salvarse, pero cometió un grave error: insistir.

Leé también“Jesús los ama”, gritó el misionero estadounidense asesinado por indígenas a flechazos

John Allen Chau fue asesinado por una tribu de los sentineleses de las islas Andamán. Antes de que muriera atravesado por flechas, el misionero se había acercado por primera vez a los indígenas y la respuesta que obtuvo de ellos fue hostil. En esa ocasión logró huir. “No quiero morir”, había escrito en su diario junto a un predicción fatal: “Podría volver a Estados Unidos porque me parece que quedarse aquí significa una muerte segura“. Efectivamente, regresó a la isla y su profecía se cumplió.

John Allen Chau, el misionero estadounidense que murió a flechazos luego de intentar contactar con la tribu de los sentineleses. (INSTAGRAM/JOHN CHAU)
John Allen Chau, el misionero estadounidense que murió a flechazos luego de intentar contactar con la tribu de los sentineleses. (INSTAGRAM/JOHN CHAU)

Para el antropólogo Trilokinath Pandit, John “tuvo la oportunidad de salvarse, pero insistió y lo pagó con su vida“. “Estoy muy triste por la muerte de este joven que vino desde Estados Unidos. Pero cometió ese error”, agregó.

Pandit es una de las pocas personas que ha tenido contacto con los sentineleses y al igual que el joven estadounidense también enfrentó una situación tensa en sus dos visitas como parte de expediciones del gobierno de su país en 1973 y 1991.

En el primer encuentro, el especialista llegó a la isla con regalos como ollas, sartenes, martillos, cuchillos y también grandes cantidades de cocos. Además del grupo con el que viajó, iba con tres hombres de otra tribu local, los onge, para que lo ayudaran a comunicarse con los sentineleses.

El antropólogo indio TN Pandit tuvo contacto con los sentineleses.
El antropólogo indio TN Pandit tuvo contacto con los sentineleses.

En un ensayo publicado en 1999, el antropólogo contó aquella primera experiencia. A pesar de los obsequios, “los guerreros sentineleses nos enfrentaron con caras sombrías y completamente armados con sus largos arcos y flechas, preparados para defender su tierra de los ‘intrusos’. (…) Les regalamos un cerdo vivo amarrado, pero tampoco lo apreciaron. Simplemente le clavaron lanzas y luego lo enterraron en la arena”.

De su segunda expedición, Pandit dijo a la BBC: “Cuando iba a regalarles unos cocos, me separé un poco del resto de mi equipo y comencé a acercarme a la orilla. Un joven sentinelés hizo una mueca curiosa: tomó su cuchillo y me indicó que me cortaría la cabeza. Inmediatamente llamé al barco y me retiré rápidamente”. En ese momento, el antropólogo entendió el gesto del indígena: “Dejó claro que no era bienvenido”.

Sin embargo, luego las cosas cambiaron. Sin que el grupo de expedición entendiera por qué, la tribu aceptó un encuentro con ellos, siempre y cuando ninguno pisara sus tierras. “Tomaron la decisión de verse con nosotros, y la reunión se llevó a cabo de acuerdo con sus condiciones. Saltamos del bote y nos quedamos en el agua, que nos llegaba al cuello, repartiendo cocos y otros regalos. Pero no nos permitieron poner pie en su isla”.

El antropólogo indio TN Pandit participó en varias expediciones para intentar establecer contacto con los sentineleses. (BBC)
El antropólogo indio TN Pandit participó en varias expediciones para intentar establecer contacto con los sentineleses. (BBC)

Esa vez, durante el tiempo que interactuaron “nos amenazaron, pero nunca se llegó a un punto en el que nos intentasen matar o herir. Cada vez que se agitaban, retrocedíamos”, dijo al medio inglés.

Por último, Pandit dejó claro que a pesar de la reputación, los sentineleses no son violentos. “Son personas que aman la paz. No buscan atacar a los otros. No visitan las áreas cercanas ni causan problemas”. En este sentido, sostuvo que es “un incidente raro” lo que sucedió con el misionero estadounidense.

Para el antropólogo, se debe “tratar de establecer una comunicación limitada con ellos. Pero no debemos molestarlos. Debemos respetar su deseo de que los dejen en paz”.

Tn.com.ar

Print Friendly, PDF & Email
Compartir