Inicio Salud y Belleza Hacer deporte beneficia a los fumadores incluso en entornos contaminados

Hacer deporte beneficia a los fumadores incluso en entornos contaminados

Compartir

Un estudio confirma que la actividad física regular está asociada con una mejor función pulmonar entre las personas fumadoras, incluso con niveles altos de polución.

Por Álvaro Piqueras

La actividad física regular se asocia con una mejora de la función pulmonar en las personas fumadoras en ciudades europeas, independientemente de los niveles de contaminación del aire. Es la principal conclusión que se desprende del estudio realizado a más de 4.500 personas de nueve países europeos, que ha sido liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

La investigación, publicada en la revista Environment International, se planteó como objetivo evaluar si la exposición residencial a la contaminación del aire modifica el efecto de la actividad física en la función pulmonar, tanto de las personas fumadoras como de las que nunca han fumado.

Muestra representativa
El trabajo analizó los datos de 2.801 personas que nunca habían fumado y 1.719 personas fumadoras de nueve países europeos (Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Noruega, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido), a las que se les hizo un seguimiento durante diez años. Los participantes, de entre 27 y 57 años al inicio del estudio, fueron clasificados como activos si hacían actividad física con una frecuencia de dos o más veces a la semana y una duración de una hora a la semana o más, mientras que la función pulmonar se evaluó mediante la prueba de la espirometría.

Las conclusiones indicaron que la actividad física regular fue asociada con una mejor función pulmonar entre las personas fumadoras, independientemente de los niveles de contaminación del aire. En cuanto a las personas no fumadoras, la actividad física pareció tener beneficios para la función pulmonar en zonas con niveles de contaminación del aire bajos o medios, pero estos resultados fueron menos claros en zonas urbanas más contaminadas.

Elaine Fuertes, primera autora de la publicación, destaca que “los resultados refuerzan el mensaje de que la actividad física es beneficiosa para la salud, incluida la salud respiratoria”. “Sin embargo, nuestros datos sugieren que puede haber cierta atenuación de este efecto entre las personas no fumadoras que viven en ciudades con niveles de contaminación altos, por lo que de ser confirmado, las políticas destinadas a controlar los niveles de calidad del aire garantizarían el máximo beneficio de las políticas de promoción de la actividad física”, añade.

¿Y si también dejas de fumar?
Si no fumas, enhorabuena. Pero si eres fumador, va siendo un buen momento para que te plantees dejar uno de los hábitos más perniciosos, si no el que más, para la salud. El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo para sufrir una enfermedad cardiovascular y es el principal factor de riesgo en el desarrollo de cáncer de pulmón ya que el 90% de los nuevos casos se detectan en personas fumadoras. Así pues, no le des más vueltas por que son todo beneficios:

• Mejora la respiración y te cansas menos.

• Disminuye la predisposición a toser y contraer infecciones.

• La piel y el rostro se recuperan del envejecimiento prematuro.

• Recupera el sentido de gusto y olfato.

• El deterioro de la función pulmonar se ralentiza.

• Reduce la tasa de reinfarto y muerte súbita en un 20-50 por ciento.

• Tres años después de haber dejado el tabaco, el riesgo de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular del ex fumador es el mismo que de quien no haya fumado nunca.

Fuente:

Print Friendly, PDF & Email