Inicio Tapa ¿El dinero K terminó en Angola?

¿El dinero K terminó en Angola?

Compartir

Una investigación periodística, ya presentada ante el fiscal Stornelli, sigue la pista del dinero K y plantea como hipótesis que haya terminado en África.

El periodista Miguel Andreis recuerda cuando Cristina Fernández de Kirchner viajó, junto a una comitiva importante, a África. Había ido a participar de una feria comercial internacional en Luanda, República de Angola. Esto ocurrió el día 2 de mayo de 2012. La mandataria viajó con un gran cargamento de mercadería a comerciar, supuestamente, en una transacción que alcanzaría lo 4 mil millones de dólares.

El importante cargamento y la comitiva, indica la investigación, se trasladaron en una embarcación de la empresa Marítima Maruba S.A. a instancias del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), en ese entonces dirigido por el -hoy preso- Omar “Caballo” Suárez.

Cristina Kirchner había viajado acompañada por los ministros Héctor Timerman (Relaciones Exteriores), Débora Giorgi (Industria) y Norberto Yauhar (Agricultura); el secretario de Comercio, Guillermo Moreno; y el gobernador de Entre Ríos en ese momento, Sergio Urribarri. De la misión comercial también participaron alrededor de 400 empresarios

En su momento, el destino había sido insólito. Angola es el segundo país productor productor de petróleo de África. Sin embargo llamó la atención que su presidente, José Eduardo Dos Santos, se encontraba en el poder desde 1979 -recién se retiró en 2017-, un período demasiado largo como para encajar con los valores democráticos impulsados fervientemente por el kirchnerismo. Como nota de color, el africano también es famoso por su gobierno de corrupción y violencia.

Cristina Kirchner y el presidente angoleño, José Eduardo dos Santos. Foto/AFP

En cuanto a las posibilidades de éxito de la misión, en su momento Angola estaba atravesando, en términos relativos, por un buen momento: venía de un un crecimiento de 7,3 % en 2011 y contaba superávit en la balanza comercial. Sin embargo, la población continuaba sumida en la pobreza y privada de las necesidades más básicas, lo que desechó las aspiraciones comerciales de los empresarios de la comitiva -Andreis destaca la ironía de que Moreno haya regalado calcetines con la leyenda “Clarín Miente” a niños que nunca habían usado calzado).

Sin embargo, el dato curioso de la investigación periodística es que tres años antes Julio De Vido -también preso en el marco de investigaciones por corrupción-, junto a otros asesores inmobiliarios del kirchnerismo, habían viajado a Angola para comprar una una vivienda en la zona cercana a la región selvática. De acuerdo al periodista de El Regional, una fuente le afirmó que es ahí en dónde terminó todo el dinero K.

¿Puede ser cierto? En términos estrictos, tendría sentido. Un despliegue logístico tan grande para establecer vínculos comerciales con Angola era extraño. Como se dijo, la posibilidad de colocar mercadería argentina en un mercado casi inexistente era ridícula: según la revista Forbes, el 70% de la población vive con menos de 2 dólares al día.

La feria argentina en Angola contó con un stand de La Salada, cuyo principal accionario, Jorge Castillo, también se encuentra preso por corrupción. Eso había sido la comidilla de los medios, allá por 2012. Mientras tanto, por sus pasillos miles de angoleños fueron en busca de todo lo que fuese gratis: lapiceras, gorritos, caramelos, entre otros.

También fue sospechosa la relación entre el kirchnerismo con un dictador acusado de haber encabezado uno de los gobiernos más corruptos de África. Dos Santos amasó una inmensa fortuna después de las guerras civiles angoleñas, y ahora aspira volver al poder en 2022.

La investigación, el dato sobre el dinero K trasladado hacia Angola, y toda la información que respalda la versión ya se encuentra en manos de la Justicia: fue presentada ante el fiscal Carlos Stonerlli y el juez Claudio Bonadio.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir