Masaje cardíaco abierto, todo lo que debes saber

0
Compartir

El masaje cardíaco abierto es una técnica de reanimación que se realiza cuando el corazón ha entrado en parada y el paciente está en peligro de muerte.

El masaje cardíaco abierto es una técnica de reanimación reservada para situaciones de emergencia donde el tórax queda expuesto. Por este motivo también se denomina masaje cardíaco directo. Solo se practica cuando el corazón ha entrado en parada y no hay otra alterativa para la reanimación.

En este tipo de situaciones de urgencia la vida del paciente está en peligro. Si se ha producido un traumatismo perforante, con unas palas se localizará el corazón para acceder a él. Por el contrario, si hay herida penetrante pero no permite acceder por completo al corazón es necesario realizar una toracostomía de urgencia.

La toracostomía es una técnica médica de acceso al contenido de la cavidad torácica. Para ello, se realiza una incisión aprovechando los espacios intercostales. Generalmente la toracostomía se realiza en la parte más lateral de uno de los dos hemitórax y es un corte pequeño.

Esto se debe a que se suele practicar con el objetivo de drenar el contenido de la cavidad pleural, bien sea líquido (como es el caso de un derrame pleural) o aire (en los neumotórax).

Sin embargo, cuando se practica una toracostomía con el objetivo de realizar un masaje cardíaco abierto las dimensiones de la incisión tienen que ser más grandes. Además, se opta por una localización más medial respecto al esternón.

Esto facilita el acceso al corazón. Hay que tener cuidado y no romper ninguna costilla a la hora de levantar la parrilla costal. Si una de las costillas se fractura puede perforar los órganos alojados en el mediastino. Hay que tener especial cuidado con los pulmones para evitar un síndrome de distrés respiratorio.

En primer lugar, hay que estabilizar al paciente en un plano horizontal. A continuación se debe desinfectar con cuidado la zona donde se va a practicar la toracostomía. Normalmente se omite este paso dado que en la gran mayoría de los casos donde se realiza el masaje cardíaco interno el tórax ya está abierto, por lo que no es necesario hacer ninguna incisión más.

El siguiente paso es estabilizar la parrilla costal con unas palas, es decir, se levantan la costillas que interfieran para acceder al corazón.Acto seguido, hay que asegurarse de que el taponamiento cardíaco se ha resuelto y se procede a realizar el masaje cardíaco interno con las dos manos lo antes posible.

Es importante que el masaje sea bimanual dado que diversos estudios han demostrado que mejora la tasa de supervivencia. Esta técnica es la que genera el mejor gasto cardíaco posible y reduce el número de complicaciones. Entre ellas, la perforación cardíaca por presionar con una mano solamente.

https://mejorconsalud.com/

Print Friendly, PDF & Email

Comments