Inicio Mundo Sebastián Piñera: “La crisis Argentina y la incertidumbre de Brasil nos afectan”

Sebastián Piñera: “La crisis Argentina y la incertidumbre de Brasil nos afectan”

Compartir

El mandatario trasandino dijo que lo que ocurre en ambos países tiene efectos “directos e indirectos” en el suyo.

Por María Laura Aráoz y Esteban Bayer – Agencia DPA

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, sostuvo que tanto la crisis argentina como la incertidumbre sobre quién gobernará Brasil tras la segunda vuelta del 28 de octubre, afectan a su país. Sobre el ultraderechista Jair Bolsonaro, el favorito en las encuestas, Piñera dijo que tiene “coincidencias y discrepancias”.

Además, rechazó la opción de una intervención militar en Venezuela, aunque condenó la negativa del gobierno de Nicolás Maduro de aceptar ayuda humanitaria.

Por otro lado, en una visita que realizó a Alemania, el mandatario consideró “absurda” la afirmación de Bolivia de que Chile está obligado a negociar una salida al mar.

–¿Respondió Maduro al pedido que Ud. formuló ante la ONU de que acepte ayuda humanitaria? ¿Sigue creyendo Ud. que la opción militar no es buena?

–Maduro no ha respondido porque no hay peor ciego que el que no quiere ver ni sordo que el que no quiere oír. Y además de eso, nosotros creemos que la opción militar no es una buena opción. Sí creemos que tenemos que hacer todos los esfuerzos para ayudar al pueblo venezolano a recuperar su libertad, su democracia. Porque en Venezuela no hay democracia, hay una dictadura. Además de la crisis política hay una tremenda crisis económica. La economía de Venezuela se está cayendo a pedazos.

–¿Hubo avances en el pedido ante la Corte Penal Internacional para que se investiguen crímenes de lesa humanidad en Venezuela?

–Nosotros conocimos el informe de la OEA y del panel de expertos que indica que hay mucha evidencia de que se están cometiendo crímenes de lesa humanidad y por esa razón un grupo de países entre los cuales están Colombia, Perú, Chile, Argentina Paraguay, presentamos este informe ante la fiscal de la Corte Penal Internacional y recibimos el apoyo de Francia. Lo hablamos con Angela Merkel y nos gustaría tener también el apoyo de Alemania.

–¿Qué opinión le merece esta noticia de la muerte en dudosas circunstancias de un concejal?

–Hay evidencia de que ese concejal que fue detenido pocos días antes se habría tirado por un décimo piso. ¡Quién cree eso! Además hay evidencia de que habría sido torturado y por tanto ese es un tema que tiene que ser investigado por una justicia independiente, no por la venezolana.

–¿Y en el caso de que Maduro siga sin contestar, qué otro mecanismo se puede activar?

–Bueno, nosotros estamos facilitándole la vida al pueblo venezolano porque está sufriendo mucho, pero haciéndole muy difícil la vida a los jerarcas de este régimen dictatorial como lo han hecho Europa, Estados Unidos, Canadá, congelando sus activos, impidiendo su libre movimiento. El Grupo de Lima está estudiando nuevas medidas.

–Ud. ha instado a Bolivia a pasar página sobre el litigio por la salida al mar. ¿Recibió su Gobierno la misiva de Evo Morales?

–Sí, la recibimos.

Los beneficios de Bolivia
–Más allá del fallo contundente ¿entiende Ud. esta situación de “enclaustramiento” de la que se queja su par boliviano?

–Bolivia es un país mediterráneo como muchos otros, pero el trato que Chile le da a Bolivia en virtud de lo que acordamos en el tratado de 1904 y además por muchas facilidades que hemos dado después, es muy preferente.

Bolivia tiene mucho mejor trato para su comercio internacional, para el acceso de sus exportaciones e importaciones al mar a través de puertos chilenos que el que determinan los acuerdos y el derecho internacional sobre la materia y mucho mejor que el que tiene la inmensa mayoría de los otros países mediterráneos.

Por ejemplo, Bolivia tiene acceso a perpetuidad al Océano Pacífico a través de cualquier puerto chileno que Bolivia designe, tiene un trato preferencial en los puertos. De hecho tiene una ventaja enorme porque durante meses no paga por los servicios del puerto, por el almacenamiento de importaciones de exportaciones e importaciones.

Y la mejor prueba de ello es que más del 80 por ciento del comercio boliviano que no sea con países fronterizos, que sale por mar, sale por los puertos chilenos. Chile siempre está dispuesto a conversar para buscar mayor integración económica, para colaborar en el desarrollo de Bolivia. Pero como es evidente y natural, Chile pide que se respete el tratado de 1904.

–Evo Morales esgrime que la Corte reconoció que el tratado de 1904 no solucionó cuestiones pendientes.

–Lea al fallo de la Corte. El presidente Evo Morales al principio hablaba de un informe, no es un informe, es un fallo, es una sentencia del máximo tribunal que tiene el orden internacional. Y el fallo es claro y categórico. Rechazó todas y cada una a las pretensiones bolivianas a acceder con soberanía a través de territorio y mar chileno.

¿Qué país del mundo está dispuesto a ceder su territorio, su mar y su soberanía cuando están parados tratados que fueron válidamente celebrados y que se encuentran plenamente vigentes? La corte agregó que este fallo no obsta para que los países sigan conversando, pero de ahí a pretender que Chile tiene una obligación de negociar una salida soberana al mar de otro país es absurdo.

–¿Qué pasos concretos va a tomar Chile entonces?

Piñera: Chile, y lo he dicho públicamente, sigue estando dispuesto a buscar soluciones, a buscar acuerdos para facilitar las cosas entre los países. Pero naturalmente, y yo quiero ser claro en esto, porque en el pasado cuando Chile ha conversado con Bolivia, Bolivia ha confundido lo que es una aspiración con un derecho.

Brasil y Argentina
–La contundencia del triunfo de Jair Bolsonaro en la primera vuelta en Brasil es para Ud. un ejemplo de la madurez democrática o una señal de recaída a viejos caudillismos autoritarios?

–El candidato Jair Bolsonaro aún no ha sido elegido, las elecciones son en un par de semanas más y veremos qué decide libre y soberanamente el pueblo brasileño. Lo que yo he dicho es que con lo que el candidato Jair Bolsonaro ha planteado públicamente, yo personalmente tengo coincidencias y discrepancias. Coincidencias en el terreno de las medidas económicas que aparte de la integración, desarrollo, reducción de impuestos, reducción del déficit fiscal, buscan mayor eficiencia en la asignación de los recursos públicos.

Pero por supuesto que tengo también grandes discrepancias en otras afirmaciones que él ha hecho sobre por ejemplo la igualdad de género, el racismo, el concepto de diversidad, etc.

–La crisis económica de un país vecino como Argentina y la incertidumbre política en Brasil, ¿afectan o benefician a Chile?

–Por supuesto que nos afectan. Y no para beneficiarnos. Porque generan efectos directos e indirectos. Pero Chile ha demostrado una tremenda resiliencia. Y es un país que yo siento y creo firmemente que está avanzando a pie firme hacia su gran misión: transformar a Chile, que fue la colonia de España más pobre. Y que se ha convertido con mucho esfuerzo y trabajo en el país con mayor ingreso per cápita, con mayor desarrollo humano.

Queremos transformar a Chile dentro los próximos diez años en un país desarrollado. Hoy día el ingreso per cápita de nuestro país son 25.000 dólares. La meta es dentro de ese plazo llegar a 35.000, es decir, transformarnos en un país desarrollado muy parecido a lo que tiene hoy día España y superando a muchos países europeos.

–¿Cómo es la relación de Chile con Estados Unidos?

–Chile tiene una excelente, larga y muy profunda relación con Estados Unidos. Es nuestro segundo socio comercial después de China, la Unión Europea es el tercero. Y con el presidente Donald Trump en algunas áreas tenemos coincidencias en otras tenemos discrepancias, por ejemplo discrepancias en el terreno del libre comercio y el multilateralismo.

–¿Cuál es su opinión sobre los abusos de la Iglesia?

–Lo que pasó en materia de abusos sexuales contra niños y adolescentes es algo extraordinariamente grave e inaceptable. Ocurrió durante demasiado tiempo, estuvieron involucrado demasiados sacerdotes. Le causaron un tremendo daño a demasiados niños y yo siento que la jerarquía de la iglesia católica no reaccionó como correspondía y hay una actitud que fue de negligencia, de encubrimiento.

La dictadura
-¿Cicatrizaron las heridas de la dictadura chilena?

-La revisión de las violaciones a los derechos humanos es un proceso que no termina nunca, por eso la búsqueda de verdad, de justicia, de reparación ha sido un largo proceso en nuestro país. Y sigue avanzando, hay muchas causas judiciales que están investigando los tribunales chilenos y permanentemente esas investigaciones terminan y los tribunales condenan a los que atropellaron los derechos humanos en tiempos del régimen.

-¿Existe el perdón entre la gente?

-Yo creo que la gente está reconciliada. Ese es un problema más de las élites que de la gente común.

www.losandes.com.ar

Print Friendly, PDF & Email
Compartir