Inicio Mundo Huracán Michael: el temporal deja una escena de destrucción en Florida y...

Huracán Michael: el temporal deja una escena de destrucción en Florida y sigue hacia las Carolinas

Compartir

Estados Unidos

La zona de Panhandle quedó en ruinas. La tormenta se degradó pero sigue siendo peligrosa.

El huracán Michael atravesó Panhandle, en Florida, hacia Georgia este jueves como la tormenta más poderosa que azotó el territorio continental de los Estados Unidos en décadas, matando a al menos dos personas mientras convertía casas en astillas y jardines en profundas lagunas.

La tormenta tocó tierra cerca de Mexico Beach, Florida, apenas por debajo de la fuerza de la Categoría 5 el miércoles por la tarde, pero pronto se debilitó a medida que avanzaba tierra adentro y fue degradada a una tormenta tropical a medianoche.

Cortó un camino rápido a través de Florida Panhandle, una zona de playas blancas sobre el Golfo de México, y siguió por una esquina de Alabama y el suroeste de Georgia durante la noche. Las Carolinas, que aún se están recuperando del huracán Florence el mes pasado, se preparan ahora para otro impacto.

En ruinas

Huracán Michael: el gobernador de Florida le pidió a Trump que agilice la llegada de recursos y asistencia para los afectados
Mirá también

Huracán Michael: el gobernador de Florida le pidió a Trump que agilice la llegada de recursos y asistencia para los afectados

Gran parte de la costa del Panhandle, incluida la ciudad de Panamá, Florida y la playa de México, cerca de donde llegó el huracán, quedó en ruinas.

Michael se debilitó pero sigue siendo peligroso. Se desplaza con vientos sostenidos máximos de 85 kilómetros por hora y fuertes lluvias que podrían causar situaciones peligrosas en parte de Georgia, Carolina del Norte y del Sur y el suroeste de Virginia, advirtió el Centro Nacional de Huracanes (NHC). También siguen vigentes las alertas por tornados.

La tormenta se está moviendo relativamente rápido, y se espera que se acelere a medida que cruce las Carolinas el jueves y salga al mar el viernes temprano.

Hasta el jueves por la mañana, más de 800,000 usuarios habían perdido energía en Alabama, Florida, Georgia y Carolina del Sur, según los proveedores de electricidad en esos estados.

Brock Long, administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, dijo en una entrevista en CNN el jueves que estaba más preocupado por algunas áreas en la costa de Florida, particularmente en la playa de México, la parte oriental de Panama City, Apalachicola y alrededor de la base de la Fuerza Aérea de Tyndall. Dijo que parecía que el sistema hospitalario en Panamá City había sufrido grandes daños.

Haley Nelson inspecciona los daños causados a la propiedad familiar después de que el huracán "Michael" aterrizara en Panhandle./ dpa

Haley Nelson inspecciona los daños causados a la propiedad familiar después de que el huracán “Michael” aterrizara en Panhandle./ dpa

Los videos más impresionantes del avance del "monstruoso" huracán Michael sobre Florida
Mirá también

Los videos más impresionantes del avance del “monstruoso” huracán Michael sobre Florida

El personal de respuesta a emergencias y los equipos de búsqueda y rescate tratarían de ingresar a las áreas más afectadas después de la salida del sol, este jueves, pero Long cree que el proceso será difícil, dados los árboles caídos, los escombros y las líneas eléctricas caídas.

Es que el paso del huracán dejó techos levantados, viviendas averiadas, árboles y señales de tránsito caídos, calles completamente inundadas, cortes en el servicio de electricidad y miles de damnificados.

“Es como si hubiera estallado una bomba en cada manzana”, dijo a CNN el congresista Neal Dunn, de Panama City.

Fotos y videos de Mexico Beach, una comunidad de unos 1.000 habitantes, mostraban escenas de devastación absoluta. Las casas parecían flotar en medio de calles inundadas, algunas totalmente destruidas tras haber perdido el techo.

Estragos tras el paso de Michael en Shell Point, Crawfordville, Florida/. AFP

Estragos tras el paso de Michael en Shell Point, Crawfordville, Florida/. AFP

“Mi casa en Mexico Beach está bajo el agua”, dijo Loren Beltrán, una contadora de 38 años, luego de haber visto imágenes de su vecindario. “Perdí todo lo material, pero gracias a Dios estamos bien”.

Ella y su hijo de 3 años se refugiaron en otra casa en Panama City, donde el panorama no era, sin embargo, mucho más alentador.

Panama City parecía un escenario de guerra después de haber sido azotada por más de tres horas con fuertes vientos y una intensa lluvia que caía horizontalmente. Las calles eran intransitables y había contenedores, antenas, techos, árboles y semáforos desperdigados por todas partes.

Una mujer frente a lo que queda de su casa en Panama City, Florida. / AFP

Una mujer frente a lo que queda de su casa en Panama City, Florida. / AFP

“Se oían bien feo los vientos, como un gran monstruo de televisión”, dijo Beltrán.

La casa donde se refugió de la tormenta estaba parcialmente destruida por los árboles que la rodeaban y que cayeron con el viento.

La pesadilla de una familia en Panamá City

Un hombre se lleva cigarrillos de una tienda destruida en Panama City, Florida./ AFP

Un hombre se lleva cigarrillos de una tienda destruida en Panama City, Florida./ AFP

Mientras el huracán “saqueaba# un barrio suburbano de Panama Beach llamado Cherokee Heights, Fatima Zogaj se encontró atrapada en una casa que se venía abajo alrededor de su familia.

Zogaj, de 41 años, y su esposo, Ahmed Alsaqqa, no habían pensado mucho en si debían acurrucarse en casa antes de la tormenta. Compraron su casa de ladrillos de bloques, de seis habitaciones, hace unos tres años, lejos de la costa y en un vecindario de casas de ladrillos de construcción reciente deaspecto robusto.

“No esperábamos que fuera tan malo”, dijo Zogaj el miércoles por la noche, parado afuera en un vecindario de árboles rotos, céspedes inundados y tejas rasgadas.

Una tienda en ruinas en Panama City./ AFP

Una tienda en ruinas en Panama City./ AFP

La pareja, la madre de Zogaj y sus cuatro hijos tuvieron pocos problemas en la primera hora de la tormenta cuando el viento comenzó a azotar y aullar. Pero pronto la lluvia, que caía de costado, comenzó a gotear a través de la ventana de un dormitorio en el segundo piso. Las tejas comenzaron a volar.

Luego, los techos empezaron a derrumbarse en las habitaciones del segundo piso, uno tras otro, arrojando enormes y mullidas pilas de aislante rosa.

Cubría casi todo. Cubrió a su hija adolescente, Salma, de pies a cabeza después de que el techo de su habitación se derrumbara sobre ella. Cubrió el elegante sofá seccional en su sala de estar de techo alto. Lo inhalaron y tosieron.

El Oceanis, varado en tierra en Port St. Joe Marina, Florida. / AP

El Oceanis, varado en tierra en Port St. Joe Marina, Florida. / AP

Pero afuera el viento todavía soplaba, y no había ninguna salida de la casa. Se refugiaron en los rincones.

Por la tarde, estaban agradecidos de estar vivos. Pero después de contar su historia, se les preguntó qué pasaría a continuación y no tuvieron una respuesta. No tenían idea de dónde dormirían.

Fuente: AFP y The New York Times

https://www.clarin.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir