Inicio Salud y Belleza Dermatitis atópica: el estrés, la exposición al sol y ciertas infecciones son...

Dermatitis atópica: el estrés, la exposición al sol y ciertas infecciones son desencadenantes

Compartir

Es considerada una enfermedad rara o difícil de tratar que afecta a 3% de los adultos.

El estrés, el exceso de exposición al sol, las agresiones externas a la piel, las alergias así como las infecciones mal tratadas pueden desencadenar dermatitis atópica en los adultos. Es una enfermedad que genera lesiones graves en la piel

Aunque está afección se desarrolla desde la infancia, hay una variedad que puede presentarse en la edad adulta cuyos síntomas pueden ser difíciles de tratar, aseguró la inmunoalergóloga María de Jesús Vázquez a medios especializados europeos.

“Es una enfermedad multifactorial y tiene que haber un desequilibrio de varias cosas. Puede ser por estrés, medio ambiente, alergias por ácaros, hongos, alimentarias, por medicamentos o sensibilidad a algo que nos pongamos en la piel”, afirmó Vázquez.

Agregó que el padecimiento tiene un alto componente genético que, sumado a un desequilibrio en el sistema inmunológico, hace que la piel se defienda mediante la comezón intensa crónica.

Los síntomas

Los pacientes presentan brotes en la piel de diferentes tamaños, cambios de coloración, enrojecimiento u oscurecimiento de la piel que aparecen de manera intermitente en extremidades, cuello y detrás de las rodillas, pero que no desaparecen a pesar de la aplicación de diversos medicamentos ingeridos o tópicos.

La dermatitis atópica es considerada una enfermedad rara o difícil de tratar que afecta a 3% de los adultos, de los cuales una tercera parte la desarrolla de manera moderada a grave y dos de cada diez no controlan los síntomas, dijo la inmunoalergóloga. La mayoría de los pacientes desarrollan la enfermedad desde la niñez y en promedio pasan 37 años tratando los síntoma, muchas veces sin éxito.

No confundir con otras afecciones

La experta remarcó que la dermatitis atópica suele confundirse con otras afecciones como la rosácea, la psoriasis, urticaria, alergias o intoxicaciones alimenticias, por lo que un paciente tardar hasta 6 años en tener un diagnóstico adecuado.

La especialista explicó que los síntomas pueden afectar la calidad de vida de los pacientes quienes desarrollan desde infecciones y laceraciones graves en la piel por el continuo rascado, afectaciones en la calidad del sueño que incide en sus actividades cotidianas y hasta depresión y ansiedad por no poder controlar la enfermedad.

Tn.com.ar

Print Friendly, PDF & Email
Compartir