Inicio Policial La gendarme incendiada por su pareja sigue luchando por su vida

La gendarme incendiada por su pareja sigue luchando por su vida

Compartir

Daiana es una gendarme que fue incendiada por su pareja, también gendarme, y que se encuentra en grave estado, en terapia intensiva.

Daiana Villalba es una gendarme misionera radicada en Santiago del Estero que se encuentra internada en terapia intensiva después de que su pareja, el también gendarme Maximiliano Paredes, la prendió fuego.

Aunque en las últimas horas trascendieron rumores de que había sido puesto en libertad, hasta el momento continúa detenido. Mientras, la gendarme lucha por su vida. En diálogo con la prensa su mamá, Liliana Gaona, habló sobre lo que sucedió y cómo se encuentra su hija.

“Nosotros lo único que sabemos hasta ahora es que con aceite no fue, el resto está en materia de investigación. Eso nos confirmó el fiscal y desde el mismo hospital. Fue algo explosivo que la prendió fuego y que ellos pensaban que posiblemente se tratase de aceite, pero luego de varias pericias confirmaron que era alcohol porque secuestraron varios frascos.

Primero decían que tenía el 60 por ciento del cuerpo afectado, pero ahora quedó en 40. Tiene quemaduras tipo A, B y C y tiene partes con quemaduras más graves. Sigue en terapia y no pueden pasarla a intermedia ya que tiene que estar aislada. Aunque ya le sacaron el respirador que es algo importante.

Tres veces quisieron sacarle el respirador y entró en paro, así que se esperó hasta que pudo responder bien. Luego le agarró un virus y tuvo neumonía, pero se la trató y después de 72 horas pudo salir de ese momento. Fueron las peores horas porque no era mi hija la que vos veías ahí. Fue un momento muy feo.

El tiempo de recuperación de terapia es de un año y medio a dos años. Llevará su tiempo cicatrizar y no sabemos si nos van a derivar o no. Las curaciones se las tienen que hacer todos los días tres veces”, agregó la mujer sobre la salud de su hija, gendarme.

Creen que Daiana era víctima de violencia de género, ya que al ser atacada le habría contado por medio de señas y como pudo a su papá lo que ocurrió.

Fuente: El Territorio.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir