Inicio Economía Brasil y EE.UU. sumaron tensión, y sufrió el peso

Brasil y EE.UU. sumaron tensión, y sufrió el peso

Compartir

El precio del dólar, que venía bajando desde el lunes, ayer subió 1,8%. El Banco Central debió inyectar pesos en vez de aspirar. Igual, se pagó una tasa hasta del 74%.

El dólar venía bajando por la durísima política monetaria que se estrenó el lunes, pero ayer aparecieron algunas tensiones externas que complicaron la estrategia, y el tipo de cambio quebró la tendencia para subir 1,8%.

Como si le faltara condimentos a la debilidad financiera local, Estados Unidos elevó la tasa de su bono a 10 años y fortaleció al dólar, por lo que también México devaluó ayer su moneda 1,05% y otros emergentes podrían seguir ese camino.

Los datos de una pujante economía estadounidense, el aumento de las tasas de interés a manos de la Reserva Federal y los reavivados temores a una guerra comercial con China mantienen la atención de los inversores, que huyen a papeles más seguros.

Y a eso se le sumó el factor Brasil: el domingo hay elecciones presidenciales y si bien el candidato “promercado” Jair Bolsonaro lidera las encuestas, no está asegurada su victoria. Si gana cualquier opositor, el real podría caer con fuerza e impactar por contagio en el peso argentino.
Ayer, la cotización promedio del dólar subió 1,8% y cerró en 39,44 pesos para la venta, a pesar de que el Banco Central volvió a subir la tasa de interés de sus Letras en pesos. Algunos bancos arrimaron el precio del billete más hacia los 40 pesos: por ejemplo, el Patagonia lo posicionó en los 39,90.

En el segmento mayorista el tipo de cambio escaló 1,62% hasta los 38,30 pesos para la venta. El volumen operador fue un 15,9% más elevado que en la rueda previa, y alcanzó los 459 millones de dólares. Es decir, la demanda de divisas estuvo más activa.

Leliq

Para contrarrestar la presión externa, el Banco Central licitó Letras de Liquidez (Leliq) a siete días de plazo y adjudicó 97.709 millones de pesos. La tasa promedio de corte se ubicó en 72,83%, y la tasa máxima pagada fue del 74,037%.

La tasa de interés de referencia (promedio de las operaciones de Leliq) subió entonces 1,56 puntos porcentuales respecto de la licitación realizada el día anterior, cuando se ubicó en 71,27%.

El monto adjudicado indica que la autoridad monetaria se vio obligada a inyectar 8.319 millones de pesos al sistema. Vencían 106.028 millones de pesos y los bancos renovaron el 92,1% del total.

En los primeros cuatro días de aplicación de la nueva política monetaria, la de ayer fue la segunda consecutiva en la que el Central no logró que los bancos públicos y privados renovaran todo el stock de vencimientos.

Paralelamente, las acciones de empresas argentinas que cotizan en la Bolsa de Nueva York se hundieron hasta 9,4%, en línea con la debilidad de los principales mercados del mundo por el fortalecimiento de los activos estadounidenses.

Al margen de los shocks externos, los analistas financieros coinciden también en la preocupación por el efecto recesivo de las tasas de hasta el 74% anual que convalida el Banco Central, en paralelo a la acumulación semanal de vencimientos de las Leliq.

Gabriel Zelpo, economista jefe de la consultora local Elypsis, explicó que el nivel de tasas de interés actual “no es sostenible” en el tiempo, sino sólo mientras dure la crisis, por lo que estos pasivos deberían comenzar a ser desarmados el año próximo.

Carlos Melconian, exfuncionario de Cambiemos, advirtió también de que con las Leliq “se está criando, de a poquito, el primo hermano del monstruo (las Lebac)”.

Más ruido agregan algunos movimientos confusos del Gobierno. Ayer, el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, defendió en el Congreso su iniciativa para cambiar la ley para poder realizar operaciones de canje de deuda y mejorar sus condiciones en el futuro.

Cambio: Hacienda

Miguel Braun reemplazará al saliente Guido Sandleris.

El hasta hoy secretario de Comercio Exterior, Miguel Braun, será el secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda, por lo que ocupará el cargo que dejó vacante Guido Sandleris.

Sandleris fue nombrado la semana pasada como presidente del Banco Central, tras la salida de Luis Caputo. Ahora, Braun tendrá entre sus funciones coordinar el diseño, la elaboración y la propuesta de los lineamientos estratégicos para la programación de la política económica.

http://www.lavoz.com.ar/

Print Friendly, PDF & Email
Compartir