Inicio Policial López confirmó que el secretario de Cristina le pidió llevar los bolsos...

López confirmó que el secretario de Cristina le pidió llevar los bolsos al convento

Compartir

El exsecretario K de Obras Públicas brindó su testimonio por videoconferencia al Tribunal Oral Federal 1 desde el lugar secreto en el que permanece alojado, después de entrar al régimen de arrepentido.

“Ese 13 de junio por la noche me llamaron alrededor de las 23 diciéndome que estaban llegando, que desconecte la luz y la alarma de la computadora. Llegaron tres personas, dos en un auto y uno en una moto. Bajaron los bolsos y me dijeron que tenía que tirar los tres celulares que tenía, a los cuales me habían llamado: uno era de Río Gallegos, otro de Buenos Aires y otro punta a punta que tenía desde hace mucho tiempo. Me dejaron solo los dos celulares personales que tenía”. Ese fue el relato de José López en la ampliación de su declaración indagatoria en la causa por los bolsos con 9 millones de dólares. Confirmó que el secretario de Néstor y CFK, Fabián Gutiérrez, fue quien le pidió llevar el dinero con el que fue detenido.

El exsecretario de Obras Públicas dijo que no lo declaró antes porque Cristina “es muy vengativa”.

En su nueva declaración, a través de una videoconferencia, declaró que “a mediados de mayo de 2016 fui citado a una reunión por Fabián Gutiérrez, quien fuera secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner. Me dijo que necesitaba mover una plata de Daniel Muñoz sin que se enterara su mujer Carolina Pucceti. Me dijo que era una plata grande sin precisar el monto, me dijo que era una plata de la política. Conversamos sobre lugares y opciones y yo le comenté lo del convento”

El exfuncionario aseguró que el secretario de CFK le dijo que “necesitamos que se cumpla con este operativo, que salga perfectamente. Es mejor para todos, las consecuencias pueden ser tremendas para vos y tu familia”.

De acuerdo a lo indicó López, las personas que le dieron el dinero le preguntaron cuál era el lugar elegido para llevar los bolsos, a lo que respondió que era el convento. En ese instante le pidieron que llevara un arma, tanto de ida como de vuelta.

Luego relató cómo se trepó por la pared para que le abrieran la puerta y dijo que en conversación con la monja que lo atendió ella le preguntó si necesitaba asilo. Después una de ellas le avisó que afuera habían policías y relató: “Salí a ver si habían detenido a las tres personas que estaban afuera, pero cuando llegué me di cuenta que no estaban y me puse más nervioso todavía”.

“Me pasaban mil cosas por la cabeza. Pensé me habían entregado y usado como chivo expiatorio. En ese momento empezó el operativo policial, es como una película”, agregó.

https://www.mdzol.com/

Print Friendly, PDF & Email
Compartir