Inicio Cultura y Espectáculos Estrenos de la semana: entre El Potro y una versión poco inspirada...

Estrenos de la semana: entre El Potro y una versión poco inspirada de Venom, el alien parasitario

Compartir

Las películas más importantes de este jueves interesan teniendo en cuenta de que se trata de la prolija biografía musical del ídolo cuartetero y de un oscuro personaje dual, interpretado por Tom Hardy.

El Intérprete, República Checa/Austria ★★★

Película para dos personajes, describe el encuentro entre un traductor jubilado y octogenario y el hijo de un nazi que pudo haber asesinado a sus padres. El primero quiere soltar su odio, anhela una venganza, el segundo, Georg (interpretado por el extraordinario actor de Toni Erdmann, Peter Simonischek) ha vivido intentando olvidarse del padre que tuvo. Sin embargo, después de la tensión inicial, deciden viajar juntos para investigar ese pasado. Un viaje que los irá transformando, suavizando sus radicalismos, mientras se conocen. Un film que no acierta todo el tiempo pero se crece como una especie de road movie en la que la culpa y la memoria se ponen en juego.

Dirección: Martin Sulik. Elenco: Jirí MEnzel, Peter Simonischek. 113 minutos

Venom, Estados Unidos ★★

Después de muchas idas y vueltas en su producción, llega por fin a la pantalla Venom, sobre el ente alienígena maligno que toma cuerpos humanos para hacer (mucho) el mal. La primera decepción de los fans, ante semejante oscuridad por venir, fue enterarse de que la película no iba a ser prohibida para menores de 18 sino de 13, lo que auguraba una serie de concesiones y limitaciones muy poco parientas de la sangre, el caos y la destrucción. Con Tom Hardy al frente de su gran presupuesto, como el periodista de investigación invadido por el monstruo y por lo tanto dual, esta relectura en clave Marvel del Dr. Jeckill y Mr Hyde tiene la espectacularidad visual imaginable, que ya habían anticipado los trailers. Un Hardy que tampoco ayudó mucho a la promoción, hablando de sus escenas favoritas: las que quedaron afuera de la edición final.

La trama involucra al periodista, Eddie, metiendo las narices en los turbios negocios de Life Foundation, la empresa de un millonario (Riz Ahmed) que retiene al estudio de abogados para el que trabaja su prometida, Anne (Michelle Williams). Y aunque Eddie se pone cada vez más agresivo y molesto, y debe enfrentar las consecuencias, nada parece detenerlo, hasta su encuentro con Venom. Ciertamente, la necesidad de atraer a un público teen contrasta con la narrativa frente a las acciones de un bicho viscoso, serpentesco, de ojos blancos y larga lengua, capaz de todo. Y el plot está lejos de los más inspirados y elaborados -visual y narrativamente-, entretenimientos de superhéroes de Marvel (si es que Venom puede considerarse un film de superhéroes). Aún así, fans y nuevos expectantes podrán encontrarle atractivos y la verán con interés. Aunque después se olviden rápido.

Dirección: Ruben Fleischer. Elenco: Tom Hardy, Michelle Williams, Marcella Bragio. 112 minutos.

El Potro. Lo mejor del amor, Argentina ★★

Abre con una escena de boxeo, el Potro acercándose al ring del Luna Park, tirando piñas al aire con las manos enguantadas. Acaso un guiño a Gatica, a Favio, quizá una imagen que sintetiza la idea de lucha y gloria, el combo que parece marcar la historia de Rodrigo Bueno según Lorena Muñoz. La directora de Gilda presenta una película gemela sobre el otro ídolo de la canción popular, aplicando la misma receta de la clásica biopic musical, inicio, ascenso y caída, y siguiendo la misma estructura de aquel film hasta un final hermano, como similares fueron las muertes de ambos. Terreno seguro, entonces, antes que exploraciones y riesgos. Hay un principio interesante, con el joven dando sus primeros pasos en Buenos Aires (joven aunque no tanto, barbudo, pelilargo y fumador, como para necesitar la sobreprotección de sus padres. Quizá otro actor, adolescente, hubiera funcionado mejor). Y con el aporte de Daniel Aráoz como padre, presencia y personaje de peso en casa una de sus escenas.

Luego, en su crónica del auge, que alterna escenas de show algo repetitivas y previsibles con las de intimidad, El Potro parece tener problemas para terminar de arrancar y crecer. No es culpa del protagonista, el debutante Rodrigo Romero, de extroardinario parecido con el artista, sino de un film que lo anula como personaje, del que nunca terminamos de saber qué le pasa, por qué sufre como sufre mientras hace sufrir a su mujer. Como en Gilda, Muñoz entrega una biopic concebida para agradar al gran público y no espantar a nadie, una versión Disney de la movida de la música popular, cuarteto o cumbia, en la que el reviente se justifica para absolver al ídolo: la droga está pero el consumo no se ve (no hay un solo plano de Rodrigo tomando droga) porque Rodrigo es un artista con sus cosas pero bueno, corrompido por las malas influencias, en el cuerpo de una especie de dealer diabólico, que aparece siempre antes de un show importante para echarlo a perder. Si el sexo no tuviera un lugar importante, el edulcoramiento sería demasiado empalagoso. Tampoco aprovecha el film el potencial interesante de la movida cuartetera de Córdoba, que se menciona, pero no se transmite ni se muestra. Y algo parecido sucede con el arte de Rodrigo mismo, sin ofender a sus fans: a diferencia de Gilda, y su apabullante catarata de hits que sabemos todos, a El Potro le cuesta convencernos -se dice, pero otra vez no basta- de que estamos ante un gran artista compositor de grandes canciones. El Potro ejecuta su receta correctamente, en lo técnico y lo narrativo. Y tiene logros interesantes, como el de su protagonista descubierto, pero de ninguna manera llega a conmover como lo mejor del amor.

Dirección: Lorena Muñoz. Elenco: Rodrigo Romero, Florencia Peña, Daniel Aráoz, Fernán Mirás.

https://tn.com.ar
Print Friendly, PDF & Email
Compartir