Inicio Economía Todo listo para firmar nuevo “swap” chino por u$s 19.000 millones

Todo listo para firmar nuevo “swap” chino por u$s 19.000 millones

Compartir

• SE ACORDÓ UNA AMPLIACIÓN CERCANA A U$S 9.000 M.
• SE ANUNCIARÁ JUNTO CON EL ACUERDO CON EL FONDO.
Será una señal importante para el mercado cambiario. Hay datos concretos de que el atesoramiento está cediendo. También la demanda por importaciones. Tras el “overshooting” esperan la apreciación.

El Banco Central ya cerró con China la ampliación del “swap” de monedas vigente, por lo que está todo listo para firmar el papeleo burocrático y tenerlo operativo. Pero el anuncio oficial se demorará para hacerlo junto con el del nuevo acuerdo con el Fondo.

El “swap” chino hoy vigente es por 75 billones de yuanes, lo que equivale aproximadamente a u$s11.000 millones. La ampliación negociada lo eleva a 130 billones de yuanes, o sea que ascenderá en total a más de u$s19.000 millones.

Pero además del monto ampliado hay dos temas relevantes con esta operación. Por un lado, el BCRA acordó con su par chino la extensión del plazo. Un tema no menor. Porque el acuerdo original fue a menos de un año, es decir, que figuraba en el balance como un pasivo inferior al año de plazo, por lo que según los criterios técnicos del Fondo dichas reservas no pueden ser incluídas en la posición de reservas netas. Sin embargo, como la negociación con China se dio en medio de la renegociación del acuerdo con el Fondo, los técnicos del organismo no contemplan el “swap” como reservas disponibles. Ahora al ser un pasivo de más de un año de plazo, no deberían tener inconveniente en tomarlo en cuenta. Pero dado que ya quedó fuera del “papelerio” de la renegociación, el BCRA tendría que reclamarle, pero según fuentes del ente monetario no será necesario. Ya que el otro tema clave es que estas reservas estarán disponibles para el uso que crea conveniente el BCRA, o sea, podrá usarlas para intervenir en el mercado cambiario.

No debe olvidarse que se trata de reservas “alquiladas”, como suelen advertir los economistas más puritanos. Si en el Gobierno anterior los analistas las consideraban “malas” no es que ahora no lo sean, sino que la realidad obliga a hacer concesiones y soslayar ciertos dogmas principistas. Así lo entienden en el BCRA, ya que es al fin al cabo quien debe pulsear en la trinchera con el mercado cambiario. Ayer las reservas brutas del BCRA orillaron los u$s48.909 millones. De este total hay que restar el “swap” original con China, los encajes bancarios (por los argendólares) el Repo con el BIS y otras operaciones menores. De modo que las reservas netas son apenas de poco más de u$s16.000 millones. Esto entra a jugar con el condicionante que pone el FMI en el acuerdo sobre meta de reservas netas mínimas. Pero como aún se desconoce la letra chica del acuerdo renegociado no se sabe a ciencia cierta si hay un nuevo mínimo o directamente se soslayó dicha meta.

Lo cierto es que el BCRA ya sabe que dispondrá de semejante capacidad adicional para intervenir y manejar la administración de las zonas de intervención, a lo que se sumarán los recursos del Tesoro que recibirá del Fondo.

Con relación al mercado cambiario ayer fuentes del BCRA señalaron a este diario que el nivel de atesoramiento se había prácticamente derrumbado en las últimas jornadas. Según datos que maneja el ente monetario mientras en julio el promedio de compras diarias de dólares para atesorar de u$s150 millones, la semana pasada el promedio diario fue de u$s25 millones y ayer pasó a solo u$s5 millones. Además también la demanda de dólares de los importadores, de operaciones que no se financian sino que es demanda de efectivo, retrocedió a niveles de un 50% respecto de julio. En dicho mes esta demanda era de u$s100 millones promedio diario y ahora pasó a u$s50 millones. Debido a estos números es que dentro del BCRA son optimistas que con el apretón monetario, la disponibilidad de u$s150 millones diarios hasta fin de año y las potenciales subastas del Tesoro podrán controlar la crisis cambiaria.

En el seno del BCRA también consideran exagerado que se culpe al torniquete monetario de la recesión. “Las tasas de interés no profundizan la recesión. Sino que esta crece porque se cayó el crédito al sector privado”, explican desde el Central. “Lo que buscamos es reducir el nivel de incertidumbre ya que las dudas sobre el financiamiento (riesgo de default) se han disipado con el Fondo”, agregaron. En ese sentido es clave que las expectativas inflacionarias cedan como señal para empezar en pensar en aflojar el torniquete. Vale señalar que la inflación de setiembre se perfila al 70% anual por lo que la tasa de las Leliq no dista mucho de esta realidad.

Si bien la cautela domina a la cúpula del BCRA hay confianza en que se verá un lógico proceso de apreciación, por lo que desestiman por ahora que el Tesoro salga a intervenir.

Acerca de los principales temores que reconocen, más allá de algún cisne negro, es el resultado y sobre todo como lo tome el mercado, de la elección presidencial brasileña. “Si sale bien, esto impactará sobre los emergentes y en particular en Argentina”, aventuran en el Central. A nivel local la atención está puesta en el Presupuesto 2019.

http://www.ambito.com/

Print Friendly, PDF & Email
Compartir