Inicio Política Interna del PJ: se anota Daniel Scioli y dice que no hay...

Interna del PJ: se anota Daniel Scioli y dice que no hay que esperar a Cristina Kirchner

Compartir

Cuando los amigos le piden que elija una “anécdota” de campaña que resuma su relación con el cristinismo, del que él mismo formó parte, Daniel Scioli recuerda un pulóver naranja, el color que lo identificaba políticamente. Como gesto de cercanía, el suéter lo usó en un acto el entonces diputado Julián Domínguez, que acaba de ser derrotado en la interna a gobernador por Aníbal Fernández. Scioli lo había convocado para sumarse a su equipo. Domínguez terminaría confesando luego que había recibido llamados del camporismo “para retarlo” por su atuendo. Con ese nivel de susceptibilidad/delirio se movía la campaña K. Acaso por la enseñanza que le dejó la posterior derrota, ahora Scioli le avisó a su entorno no sólo que quiere volver a posicionarse para 2019, sino que pretende hacerlo ahora. Sin esperar a Cristina. ¿Se despegará esta vez?

En esa línea debe entenderse la entrevista televisiva que Scioli concedió días atrás, luego de un silencio de meses. Se animó hasta ahí: lo hizo en un canal de cable opositor al Gobierno y perteneciente al empresario Cristóbal López, preso por sus negocios con el kirchnerismo. Territorio amigo.

Fiel a su estilo, el ex gobernador habla de una interna amplia, con todos los precandidatos peronistas adentro. En el sciolismo ubican a su jefe como una propuesta intermedia entre dirigentes muy opositores, como el santafesino Agustín Rossi, y otros más cercanos al macrismo, como el salteño Juan Manuel Urtubey. Pero, ¿ese lugar no es el que pidió ocupar Felipe Solá, incluso en una charla a solas con la ex presidenta? “Seeee, pero a Felipe no le da el cuero. Lo apuraron un poco y ya decía que había que votar el desafuero de Cristina”, lo chicanea un sciolista.

A favor de Scioli, además de su alto nivel de conocimiento, habrá que decir que, salvo Cristina, ningún precandidato peronista logra por ahora enamorar demasiado. En las encuestas, el único que a veces llega a los dos dígitos es Sergio Massa. Pero son esos mismos sondeos los que registraron un derrumbe en la imagen de Scioli apenas pasó el balotaje. Caso de estudio.

Además, ya fuera del poder, Scioli y su entorno vieron cómo avanzaban causas judiciales por presunta corrupción en su contra. Las investigaciones no habrían tocado su clímax. “¿Cuánto falta para que el tema de los cuadernos toque la provincia de Buenos Aires?”, se preguntaba días atrás ante Clarín un funcionario del Gobierno. Y no se refería a la gestión de María Eugenia Vidal.

Imperturbable, el ex gobernador o elude hablar del tema o lo atribuye a una campaña de desprestigio. ¿Pero con semejantes pruebas y testimonios realmente cree que toda la investigación de los cuadernos es un invento? “Bueno, algo debe haber habido”. Es lo máximo que concede Scioli en sus charlas.

En caso de lanzarse, será interesante escuchar cómo se diferencia el ex gobernador de Mauricio Macri. No sólo porque no le guarda rencor por la campaña, como sí lo hace con los K, sino porque asegura que habría tomado medidas parecidas. Fin del cepo, salida del default, reinserción en el mundo. Claro que de un modo distinto al que lo hizo el Presidente, para moderar el impacto en la economía. Su eslogan podría ser: “Ni populismo ni liberalismo”.

Clarin.com

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir