Inicio Salud y Belleza ¿Quiénes y cómo podrán usar el nuevo misoprostol que aprobó la ANMAT?

¿Quiénes y cómo podrán usar el nuevo misoprostol que aprobó la ANMAT?

Compartir

Nueva disposición

El organismo autorizó a un laboratorio nacional a producir comprimidos vaginales de misoprostol.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica (ANMAT) autorizó el 2 de julio pasado a un laboratorio nacional a producir comprimidos vaginales de misoprostol en una presentación de 200 microgramos.

Esta nueva medicación, a diferencia del Oxaprost (misoprostol combinado con diclofenac) autorizado para el tratamiento del dolor en casos de úlceras gástricas, es exclusivamente para uso ginecológico u obstétrico.

“Este laboratorio ya fabricaba el misoprostol de 25 microgramos, que se usaba para inducir el trabajo de parto en lugar del goteo con oxitocina y también era de venta exclusiva a hospitales. Ahora pidieron autorización para fabricar comprimidos de uso vaginal de 200 microgramos”, explicó a Clarín la doctora Viviana Mazur, médica del equipo de coordinación de Salud Sexual, Sida e Infecciones de Transmisión Sexual del Ministerio de Salud de la Ciudad. “Esta presentación de misoprostol tiene muchos usos, una es para interrupción de embarazo, otra para el tratamiento de hemorragias post parto y también para inducir la expulsión de un feto muerto”, agregó.

“Había una necesidad médica de contar con un misoprostol de mayor dosis que el que ya producíamos de 25 mcg. La realidad es que no había un medicamento para los casos de histeroscopías y otros procedimientos ginecológicos de rutina”, afirmaron a Clarín desde el Laboratorio Domínguez, que antes de fin de año ya tendrá listo el nuevo misoprostol.

A diferencia del medicamento disponible hasta el momento, este nuevo misoprostol no tiene diclofenac, lo que bajaría sustancialmente su costo. Sin embargo, por el momento no se venderá en farmacias – el laboratorio tiene previsto hacer la solicitud ante la ANMAT para también poder comercializarlo en farmacias-. Por el momento, sólo podrán adquirirlo hospitales y los médicos que indiquen su uso dentro de los centros de salud, deberán hacerlo bajo receta archivada.

“Esto es una leve mejora, porque vamos a tener un misoprostol sin diclofenac. La ventaja es que va a reducir su costo, porque en los últimos meses el precio del Oxaprost aumentó 10 veces”. Sobre el hecho de que se trate de un medicamento de administración por vía vaginal, Mazur observa que “hay mujeres que prefieren sublingual, y el hecho de que sea vaginal quita la posibilidad de elección. Una dificultad puede ser que si se utiliza en forma ambulatoria, hay mujeres que no tienen un pleno conocimiento de su genitalidad o no pueden quedarse determinado tiempo acostadas, como es la indicación, y eso puede ser una barrera”, señaló Mazur.

Sin embargo, según pudo averiguar Clarín, la nueva medicación no contará con cubierta gástrica, por lo que en caso de que el médico considere, podría optar -como parte de su ejercicio profesional- por otra vía de administración del comprimido, como por ejemplo la sublingual.

Mazur, que en el marco del programa trabaja en los casos de Interrupción Legal de Embarazo (ILE) o abortos no punibles en la Ciudad de Buenos Aires, explica que el Estado ya adquiría misoprostol con diclofenac para uso hospitalario en estos casos. Si bien el comprimido está hecho para tomar por vía oral, cuando se utiliza para inducir un aborto su indicación es diferente: “La recomendación de uso para interrupción de embarazo –que coincide con las recomendaciones de la OMS- es no tomarlo por vía oral, sino utilizarlo en forma sublingual o ponérselo en la región de los carrillos bucales (cachetes). Cada comprimido de 200 mg se usa según las semanas de embarazo. Si es un embarazo de menos de 12 semanas, son cuatro comprimidos en cada dosis y son tres dosis”, señaló la especialista.

“Se utiliza así –agrega- porque mejora la absorción y la cantidad de medicamento en sangre. Permite que pase la cantidad necesaria de medicamento en forma constante y necesaria”. Para ello, lo que se hace es poner el comprimido en la boca, debajo de la lengua y dejarlo media hora hasta que se disuelva. “Después de esa media hora, lo que queda del comprimido se traga o se escupe”, añade.

La ANMAT emitió hoy un comunicado explicando la utilización y los alcances que tendrá este nuevo medicamento. “El misoprostol, al igual que otras prostaglandinas, produce maduración cervical, dilatación y reblandecimiento del cuello uterino, disminuyendo la cantidad de fibra de colágeno y permitiendo que se intercale entre ellas una mayor cantidad de agua. Además, y de forma consecutiva, el misoprostol aumenta la frecuencia y la intensidad de las contracciones del músculo liso uterino, de forma que las fibras se orientan en el sentido de la tensión ejercida sobre ellas, facilitando así la expulsión del contenido del útero”, señala el documento.

“Estas propiedades del misoprostol permiten su utilización en la maduración cervical previa a una histeroscopía, o en otros procedimientos ginecológicos que requieran acceder a la cavidad uterina en la inducción del parto, en la prevención o tratamiento de la hemorragia posparto, o en la interrupción del embarazo en las condiciones establecidas por la legislación vigente en nuestro país”

A su vez, el gobierno de Santa Fe comenzó en marzo a producir misoprostol para utilizar en los abortos no punibles. La producción está a cargo del Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado (LIF), que ya se encuentra en las etapas finales del proceso. Se estima que para diciembre ya podría estar disponible.

https://www.clarin.com/

Print Friendly, PDF & Email
Compartir