Inicio Economía Para Peugeot-Citroën, la caída de las ventas llegó a su piso

Para Peugeot-Citroën, la caída de las ventas llegó a su piso

Compartir

• ENTREVISTA CON EL DIRECTOR DE PSA GROUPE, GABRIEL CORDO MIRANDA
El ejecutivo reconoció, sin embargo, que todavía no se logró reducir el sobrestock generado por la baja del mercado. Alertó por las altas tasas y señaló que las variables económicas “están patas para arriba”.

Bonificaciones. Cordo Miranda justificó la política de bonificaciones.

Periodista: Usted es un crítico de quienes remarcan la caída del mercado automotor. De aquellos que dicen: “No se vende nada”.

Gabriel Cordo Miranda: Uno tiene un doble papel. Podemos hablar desde un punto de vista más especializado, más técnico, pero también les tengo que hablar a los consumidores y les tengo que contar la parte buena. No puede salir a deprimir a la gente para que siga dudando respecto de si tiene que comprar un auto o no. Nuestro rol no es estar opinando, sino es seguir fabricando, empleando gente y vendiendo autos. Por eso, recalco la parte positiva. Además, hay un dato real que es que se están patentaron 65.000 coches por mes, que es una masa crítica importante.

P.: Pero, el año pasado, el mercado estaba en 80.000.

G.C.M.: No hay un problema de volumen. El problema pasa más por las variables económicas. Eso está patas para arriba. Con este volumen y las variables equilibradas, yo firmo. Por eso, no critiquemos los 65.000.

P.: ¿Y la rentabilidad? ¿Ustedes hoy son rentables?

G.C.M.: No damos información de nuestros resultados económicos. No voy a contar si gano o pierdo plata. Lo que puedo decir es que el frenazo de ventas, por venir de meses de crecimientos al 15% o más y pasar a una caída de mercado de 18% de un mes para el otro, produce una crisis de inventarios automática en las redes de concesionarias. Esa inercia, con una tasa de interés entre 40% y 45%, es insostenible. Lo que hay que hacer es reducir inventarios tratando de que los concesionarios vendan ese sobrestock y nosotros les vendamos menos a ellos. A la rentabilidad, esta situación no le hace bien en ningún sentido. En ese contexto, si para que salgan los vehículos hay que ofrecer beneficios extraordinarios y venderle menos autos al concesionario, no es bueno para el fabricante.

P.: Desde hace más de dos años se implementaron fuertes bonificaciones para comprar 0 km que, de alguna manera, estimularon artificialmente la demanda. ¿Cuál es el balance de esa política.

G.C.M.: Con el diario escrito, se puede decir que fue algo equivocado. Pero este es un mercado competitivo, no está cartelizado. Nadie sabe qué va hacer el otro. La Teoría de los Juegos funciona. Si todos hacen A y uno es el único que hace B, va a perder. Pero hay que tener en cuenta un factor clave: los saldos exportables de Brasil. Ese fue un factor determinante. Nadie hizo lo que hizo por una cuestión deportiva. Se hizo porque las fábricas en Brasil estaban llorando por el derrumbe de su mercado. Había que colocar esa producción y la Argentina tenía un mercado que demandaba. Se hizo lo que había que hacer.

P.: Usted estuvo muchos años al frente de Peugeot, se fue de la compañía y regresó, a comienzos de abril, para hacerse cargo de las tres marcas de la empresa (Peugeot, Citroën y DS). A los pocos días, cambió el escenario. ¿Tuvo tiempo para adaptarse?

G.C.M.: La compañía, a nivel mundial, tiene un plan denominado “Push to pass” que establece un crecimiento rentable. Al grupo PSA no le importa crecer en market share si no está acompañado eso con una mejora de la rentabilidad. Cuando asumí, en abril, creí haber encontrado la manera de hacer crecer a las marcas, pero requería una determinada serie de variables económicas que, al poco tiempo, se revolucionaron. Entonces, tuvimos que cambiar el modo y ya no preocuparse tanto por la cuota de mercado, en lo inmediato, sino por sostener a la red, sanear inventarios y acomodar los programas de producción a la nueva demanda.

P.: Pasar la “tormenta” de la que habló el presidente Mauricio Macri.

G.C.M.: Seguir andando, aunque sea a menor ritmo, pero sin daños colaterales. El negocio lo seguimos haciendo pero sin tener afectaciones internas.

P.: ¿Ya se hizo la revisión de los planes de producción?

G.C.M.: Todavía no está hecho porque no se pueden hacer de un mes para el otro. Van dos meses consecutivos en que la facturación mayorista cae 30% interanual. Eso se llama ajuste de stock.

P.: ¿Se llegó al piso?

G.C.M.: En el ajuste de inventarios todavía no se llegó al piso.

P.: ¿Y respecto a las ventas?

G.C.M.: En cuanto a las ventas finales, creo que encontraron piso en ese nivel de 65.000 unidades. Es un mercado que si se anualiza, a este ritmo, estamos entre 700.000 y 750.000 vehículos. Como tuvimos unos cuatro meses muy buenos, el año cerrará entre 820.000 y 830.000 0 km.

Entrevista de Horacio Alonso

http://www.ambito.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir