Inicio Economía Durante julio, las ventas minoristas tuvieron su peor caída en 20 meses

Durante julio, las ventas minoristas tuvieron su peor caída en 20 meses

Compartir

Las vacaciones de invierno, donde viajó más gente que el año pasado, ayudaron a frenar el impacto negativo. Pero el gasto turístico se orientó a hotelería, gastronomía, transporte y recreación, mientras se postergaron las compras de bienes como indumentaria y electrodomésticos, entre otros rubros.

La estabilidad cambiaria y las vacaciones de invierno no fueron suficientes para frenar la caída de las ventas minoristas durante el mes de julio, que fue la peor en los últimos 20 meses. Se registró una baja de 5,8% en comparación con el mismo mes del año pasado, según el relevamiento mensual que realiza la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

“Frente a junio las ventas cayeron 0,8% sin desestacionalizar, una baja significativa siendo que julio es un mes donde naturalmente suben empujadas por las vacaciones de invierno“, explicó el informe de la entidad, que agrupa a los comerciantes minoristas.

 Las ciudades de frontera se vieron menos perjudicadas porque el tipo de cambio más alto desactivó compras a países vecinos

“El mercado de consumo acusó la caída en el poder adquisitivo, y si bien hubo muchas ofertas y liquidaciones, no alcanzó para contener la baja. El dólar, más quieto, fue un dato positivo, porque evitó que la gente destine su liquidez a comprar divisas, pero las tarjetas cargadas y las pocas oportunidades de cuotas sin interés retuvieron al consumidor”, señalaron desde CAME.

Las liquidaciones y rebajas no alcanzaron para sostener las ventas (Getty)

Las liquidaciones y rebajas no alcanzaron para sostener las ventas (Getty)

Con todo, las vacaciones de invierno —donde viajó más gente que el año pasado y se registraron gastos por más de $ 21.000 millones— ayudaron a frenar el impacto negativo. Pero se notó la menor liquidez en la calle, porque el gasto turístico se orientó a hotelería, gastronomía, transporte, cultura o recreación, pero se postergaron las compras de bienes como indumentaria, electrodomésticos, calzados y muebles, entre otros, donde las bajas en las ventas fueron acentuadas.

En julio, solo el 23,2% de los comercios consultados por la CAME tuvo alzas anuales en sus ventas (en abril el porcentaje había sido del 32,8%). En cambio, el 69,1% tuvo variaciones negativas y el 7,7% se mantuvo sin cambios.

 Las caídas más fuertes por provincias ocurrieron en Salta, Jujuy, Chaco, Tierra del Fuego, Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero y la ciudad de Buenos Aires

Para los próximos meses el panorama no es muy alentador: solo el 37,5% de los empresarios consultados cree que las ventas repuntarán, mientras que el 37,3% no espera cambios y el 25,2% sostiene que continuarán cayendo.

Los rubros más afectados por la caída del consumo

Los 19 rubros relevados por la CAME cayeron en la comparación anual. Pero las caídas superaron al 8% anual en las ventas de marroquinería, muebles y electrodomésticos y electrónicos, que fueron tres de los rubros más afectados por la retracción de la demanda.

El 80% de la venta de televisores se concentró en grandes cadenas (NA)

El 80% de la venta de televisores se concentró en grandes cadenas (NA)

En electrodomésticos y electrónicos, las ventas a precios constantes bajaron 8,1% en comparación con el mismo mes del año pasado. Y en lo que va del año este rubro acumula una caída de 3,1% anual. Lo que más se vendió en el mes fueron televisores por el Mundial, calefactores y celulares. Pero en el caso de los televisores, según explicó José Lilino, presidente de la Federación Argentina del Comercio de Artefactos para el Hogar y Afines (FACA), el 80% de las ventas se las llevaron las grandes cadenas.

En el caso de alimentos y bebidas, las ventas a precios constantes bajaron 3,7% anual y acumulan una caída de 1,5% en los primeros siete meses del año. Aunque el rubro terminó en baja, la primera quincena tuvo mejor performance que la segunda, porque incidió el pago del aguinaldo. Los comercios consultados por CAME señalaron que además de la caída de ventas, “subieron mucho los precios en el mercado concentrador, pero se trató de minimizar el traslado al público, lo que generó una caída en la rentabilidad”.

 Las vacaciones de invierno no ayudaron, porque la gente que viajó minimizó sus compras de ropa

En indumentaria las ventas cayeron 4,8% frente al mismo mes del año pasado y acumulan una baja de 4,2% en los primeros siete meses del año (siempre medidas a precios constantes). Fue uno de los rubros más complicados, que se vio obligado a ofrecer bajas de precios de hasta 50%. “Las vacaciones de invierno no ayudaron, porque la gente que viajó minimizó sus compras de ropa. Las ciudades de frontera, en cambio, se vieron favorecidas en este rubro, especialmente las linderas con Chile”, precisaron desde CAME.

https://www.infobae.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir