Inicio Tapa Encontraron armas en la vivienda del supuesto asesino de la policía Lourdes...

Encontraron armas en la vivienda del supuesto asesino de la policía Lourdes Espíndola

Compartir
Lourdes Espíndola, una de las policías asesinadas, junto a Fernando, su pareja

Durante el arresto la policía también secuestró una escopeta tumbera y un revólver Taurus Magnum.

Se trata de Jorge Pablo Di Biasi (37), quien tenía antecedentes penales por portación ilegal de arma de guerra. Fue detenido anoche en su domicilio de Ituzaingó, ubicado en las calles Olivera y El Tordo.

También fueron secuestrados una escopeta “tumbera”, con un caño para alojar cartuchos 12/70, cargada con dos proyectiles; y un revólver Taurus .357 Magnum con cinco cartuchos y una vaina. En el domicilio también fueron hallados tres cartuchos de 9 mm.

La escopeta “tumbera” con cartuchos 12/70
El revolver Taurus 357 Magnum.

El arresto fue realizado por efectivos de la DDI de Morón. Las armas de fuego encontradas serán analizadas para corroborar si alguna fue la que acabó con la vida de Lourdes.

La policía cree que se trata de uno de los dos hombres que el sábado balearon a Lourdes Espíndola (25). Los agresores huyeron con el arma reglamentaria de la oficial, pero no sustrajeron sus demás pertenencias, por lo que hay dudas al respecto de los motivos del ataque.

En el Renault Clio que utilizaron los asesinos ese sábado fue encontrado incendiado ayer, cuando su familia todavía esperaba que les entreguen el cuerpo de la joven para velarla.

Según informaron fuentes de la Policía Bonaerense, la detención se realizó “tras una investigación que incluyó testigos y cámaras de seguridad a partir de lo cual se montó guardia en los lugares que solía frecuentar”.

Di Biasi ya tenía antecedentes por portación ilegal de armas de guerra. La causa data de noviembre de 2017 y quedó radicada en la UFI Nº 1 de Ituzaingó, Juzgado de Garantías Nº 1 de Morón.

La oficial asesinada había sido intervenida en el Hospital Posadas, pero la gravedad de sus heridas la dejó con muerte cerebral. Su familia decidió donar sus órganos. Tenía un hijo de seis años y estaba en pareja con otro policía, quien ya adelantó sus intenciones de abandonar la fuerza, ya que teme por su seguridad.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir