Inicio Salud y Belleza La risa, el antídoto natural contra el dolor: ¿Podemos provocarla artificialmente?

La risa, el antídoto natural contra el dolor: ¿Podemos provocarla artificialmente?

Compartir

La risa libera endorfinas, el mayor antídoto natural que nuestro cuerpo posee contra el dolor. Pero además, tiene muchos otros beneficios que van desde el ejercicio abdominal hasta el mejor funcionamiento de los vasos sanguíneos, lo que ayuda a prevenir el ataque cardíaco. La ‘risoterapia’ es una técnica psicoterapéutica que apunta a provocar la risa artificialmente en grupo -mediante el contagio de persona a persona-. Hay quienes aseguran que la risa artificial puede desencadenar la risa natural, y esto es muy bueno para nuestro cuerpo. Significa que podemos hacer acciones concretas (mirar una comedia o llamar a un amigo que sabemos que nos hará reír) cuando queremos sentirnos mejor.

En promedio, los humanos reímos unas 17 veces por día. Hasta donde sabemos, somos la única especie en el planeta que ríe, explica Fiona MacDonald de ScienceAlert. Algunos primates muestran signos de risa cuando se les hace cosquillas, pero no se sabe si la reacción es equivalente a la risa humana.

De hecho, explica Henri Bergson en el libro ‘La risa. Ensayo sobre el significado de la comicidad’, hay quienes han definido al hombre como “un animal que sabe reír”.

La risa puede unir a las personas y establecer conexiones asombrosas. Desde un nervioso y tímido gesto risueño a una carcajada abierta y brutal, pueden cambiar la temperatura de un ambiente entre personas desconocidas. Genera calidez.

“No hay nada mejor que reirte hasta que se te va el aliento y tenés lágrimas cayendote por la cara. Pero cuando lo pensás, la risa es un comportamiento bizarro. Entonces, ¿por qué lo hacemos? Y, ¿qué hace que nuestros cuerpos tengan una reacción tan intensa ante algo gracioso?”, se pregunta MacDonald.

Según el profesor de Psicología de la Universidad de Harvard, William McDougall, la función biológica de la risa es ayudar a mantener el bienestar y la salud psicoógica, apunta Wikiepdia. La risa desencadena un proceso químico que afecta de manera positiva a todo el cuerpo humano, y es muy importante para el sistema inmunológico.

Investigadores de la Universidad de Maryland en Estados Unidos, explica un video del Business Insider, han relacionado a la risa con que los vasos saguíneos funcionen de manera sana -lo que disminuye las chances de sufrir un ataque cardíaco-. La risa también aumenta el ritmo cardíaco y la producción de ciertos anticuerpos.

Durante la Edad Media, los bufones actuaban en medio de las comidas, con el fin de hacer reír a los comensales, ya que esto ayudaba a tener una mejor digestión.

En la actualidad, existen grupos de ‘risoterapia’ -considerada una técnica psicoterapúetica- , que buscan fomentar la risa artificialmente, aprovechando el contagio de persona a persona. El efecto grupal estimula a las personas, que, normalmente no reirían.

La UNICEF la utiliza para animar a niños que han sobrevivido a un desastre natural.

“A diferencia de la risa natural que por lo general ocurre de forma involuntaria, la Risoterapia utiliza la llamada ‘Gimnasia de la Risa’ que lleva a cabo ejercicios físicos que producen por vountad propia risa artificial”, explica el portal DoctorOscarAyuda.

Según el portal Gaiam, algunos de los beneficios de la risa son los siguientes:

1. Baja tu presión sanguínea. Esto baja el riesgo de ataques cardíacos.

2. Reduce los niveles de la hormonas de estrés. Esto baja la ansiedad y mejora el sistema inmunológico.

3. Trabaja tus abdominales. Tonifica los músculos de tu estómago, que se expanden y contraen durante la carcajada.

4. Mejora la salud cardíaca. La risa es un gran ejercicio aeróbico. Hace que to corazón bombee y quema calorías.

5. Impulsa los linfocitos T, células de un sistema inmunológico especializado que te ayuden a combatir la enfermedad.

6. Dispara la liberación de endorfinas. Estos son el antídoto contra el dolor natural del cuerpo. La liberación de endorfinas te alivia los dolores crónicos.

7. Produce una sensación de bienestar general.

Hay personas que nos contagian especialmente su risa. /ScottAllenCreative

Hay personas que nos contagian especialmente su risa. /ScottAllenCreativeHay personas que nos contagian especialmente su risa. /ScottAllenCreative

Ahora que sabemos todos los beneficios que trae la risa, y tenemos ganas de reír a carcajadas, vale la pena preguntarse: ¿Es posible lograr esto artificialmente? Tomar cartas en el asunto es muy importante. Hay acciones concretas que podemos hacer. Por ejemplo, si tengo ganas de reír, puedo mirar una película cómica o ir a ver a un comediante que me gusta, que sé que muy probablemente me hará reír. También puedo llamar por teléfono a ese pariente o amigo que siempre me saca carcajadas. Lo interesante es que esta voluntad de reír, estas risas “buscadas”, mejoran nuestra predisposición natural a que aparezcan las risas naturalmente.

“Al buscar situaciones humorísticas o participar en actividades que estimularán la risa, le estás dando a tu cuerpo la chance de ejercitar el diafragma, así como los músculos de la cara, piernas, espalda y abdominales. Los niveles de cortisol y adrenalina, que son consideradas hormonas del estrés, pueden ser reducidas a través de la risa, mejorando tu salud general. Además, el incremento en la respiración ayuda a la oxigencaión de la sangre que va hacia el corazón y el resto del cuerpo”, explica el portal OrganiFacts.

“Hacelo falsamente hasta que puedas hacerlo”, sugiere Elizabeth Scott del portal VeryWellMind, en relación a la posibilidad de provocar risas artificiales que desencadenen risas naturales. Al igual que hay estudios que muestran que los efectos positivos de la sonrisa ocurren tanto cuando tu sonrisa es real como falsa, la risa falsa también provee los beneficios mencionados antes, explica.

“El cuerpo no puede distinguir entre la risa ‘falsa’ que comenzás a hacer a propósito y la risa ‘verdadera’ que viene del humor real. Los beneficios físicos son exactamente los mismos, y la primera usualmente lleva a la segunda, de cualquier manera. Así que sonríe más, y ríe artificialmente; conseguirás los efectos positivos, y la alegría falsa puede llevar a sonrisas y risas reales.”

https://www.urgente24.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir