Cayó 7,5 por ciento el costo de la producción por la baja del salario real

0
Compartir

Lo determinó un estudio privado, que todavía no contempla el impacto de la devaluación de mayo y junio.
El costo de la producción en la Argentina bajó 7,5% anual en abril por la caída real de los salarios y el descenso en los precios de bienes de capital.

Así lo reportó este miércoles el Índice de Costo Argentino de la Producción (ICAP) elaborado en forma mensual por la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

El informe señaló además que el costo de la producción tuvo una disminución de 1,5% mensual en abril frente a marzo de este año y alcanzó así el nivel más bajo desde el inicio de la medición hace dos años.

Entre los componentes del ICAP, en la comparación mensual, mostraron una tendencia ascendente en términos reales el costo de la energía, el pago de seguros patrimoniales, la presión tributaria y la tasa de interés.

Los demás factores que inciden en el costo de la producción tuvieron una dinámica descendente.

Según la comparación interanual, solo el costo real de la energía eléctrica fue superior al de abril de 2017, en tanto los demás factores contribuyeron a la reducción del costo empresario, dice el informe.

Estos resultados preliminares no contemplan aún el efecto del aumento de la prima de riesgo país, el salto de la tasa de interés y el impacto de la devaluación, dado que a fines de abril el dólar cotizaba en el entorno de 20,50 pesos y a mediados de junio, en 28.

Esos factores tomaron impulso a partir de comienzos de mayo y se tradujeron en un fuerte aumento del Índice de Precios al por Mayor que releva Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) en mayo, dijo la UADE.

El pico más alto alcanzado por el indicador del costo de la producción en la Argentina había sido alcanzado en julio de 2017 y desde entonces ya registró una baja acumulada del 8%, precisó el informe.

«En el primer cuatrimestre de 2018 esta tendencia general a la baja parece mantenerse», dice el informe y agrega que sin embargo a comienzos de mayo se inició un proceso de ajuste de precios relativos y turbulencias cambiarias que derivó en el recambio de autoridades en el Banco Central y de otros funcionarios del área económica, en particular a partir de una fuerte devaluación del tipo de cambio (de $20,50 a $28) con un traslado aún parcial a precios, y la consecuente suba de la tasa de interés para intentar elevar la demanda de pesos», dice.

Las próximas dos mediciones (valores del ICAP para mayo y junio) darán cuenta de este proceso y su impacto en el costo empresario que el fuerte aumento del Índice de Precios al por Mayor de mayo ya anticipa.

http://www.lapoliticaonline.com/

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments