Urtubey: “No era necesario ir al FMI, había carretel para ir a los mercados”

0
Compartir

• ENTREVISTA CON EL GOBERNADOR DE SALTA, EL JUSTICIALISTA JUAN MANUEL URTUBEY
“Estamos claramente en una crisis; una devaluación de 50% en 30 días no es normal”, dijo, en una ronda con periodistas. “Hay que animarse a un frente más amplio que el propio PJ”, arengó.

Periodista: ¿Qué opina de los últimos cambios en el gabinete?

Juan Manuel Urtubey: A Dante Sica lo conozco y es un gran profesional, me parece positiva su llegada siempre y cuando haya políticas orientadas a mejorar la competitividad del sector productivo. Lo mismo con Javier Iguacel. Tiene un trabajo enorme por realizar, en especial respecto de las políticas de precios. En el norte tendremos un desafío extra que es la falta de desarrollo relativo de la región.

P.: ¿A qué políticas de competitividad se refiere?

J.M.U.: Hay una obsesión con la política monetaria, pero a su vez no hay una actividad productiva que pueda generar más rentabilidad que el 40% que dan las Lebac. Tampoco hay financiamiento. Si no hay un cambio en esa dirección, es muy difícil que tengamos resultados. Eliminar el déficit es una condición necesaria, pero no suficiente.

P.: ¿Qué opina del actual valor del dólar?

J.M.U.: El Gobierno nacional decidió que flote. Crisis como esta tuvimos unas diez en los últimos 50 años. Pero nunca se trabaja en problemas estructurales. Mi lógica es que hay que dar las condiciones para aumentar la producción de bienes y mejorar la balanza comercial. Secar la plaza no es una solución. ¿Cuánto se destinó a frenar la subida del dólar que igual está donde está? Hay que destinarlo a mejorar infraestructura, dar fletes, energía, financiación. Si el Estado garantiza esas condiciones, que el dólar flote.

P.: ¿Estamos en una crisis?

J.M.U.: Sí, claramente. El dólar saltó de 18 a 28. Una devaluación de 50% en treinta días no es normal.

P.: ¿Qué opina del acuerdo con el FMI?

J.M.U.: Argentina no necesitaba ir al FMI, había carretel para ir a los mercados de capitales sin pasar por las consecuencias de ir al Fondo. Fue una decisión del Gobierno y nosotros no cogobernamos.

P.: La carta de intención habla de un mayor esfuerzo fiscal de las provincias, con caída de transferencias (ATN) y recorte de obras.

J.M.U.: Comparto que todos tenemos que hacer un esfuerzo fiscal. Pero también hay que contextualizar. Si el déficit era de un 7% y el acumulado de las provincias da un 0,9%, y de eso un 0,4% es exclusivo de Buenos Aires, me parece un capricho hacer foco sólo en un 0,5%. El esfuerzo tiene que ser equitativo. Respecto de la caída de ATN: Salta nunca fue beneficiado, con lo cual no me preocupa. Y en cuanto a obras, no tenían previsto una reducción. Hay que reactivar sectores productivos: caminos, energía, trenes. Si no, la economía argentina no se va a encarrilar.

P.: ¿Cómo sería ese esfuerzo equitativo?

J.M.U.: Me parece bien avanzar hacia un equilibrio fiscal, pero también hay que cortar las inequidades de los subsidios y que Edenor y Edesur se descentralicen y pasen a las órbitas de Buenos Aires y CABA. En Salta la energía ya es más cara, no sigamos agrandando la brecha. Tenemos que discutir si queremos una Nación o no, y CABA después de la Constitución de 1994 tiene que asumir también sus obligaciones.

P.: ¿Con menos recursos por el acuerdo con el FMI y con la obligación de bajar impuestos locales, puede romperse el Pacto Fiscal?

J.M.U.: No, hay que hacer el esfuerzo de gastar menos. Yo no puedo ahogar al sector productivo. Ahora, si el Gobierno fue al FMI porque en realidad quería una justificación formal para ir en contra del Pacto Fiscal… nos hubieran avisado. Sostengo la necesidad del Pacto Fiscal que firmamos. Hay que darle continuidad. Argentina no puede estar en prueba y error permanente. Nos sentamos todos los gobernadores, las legislaturas lo aprobaron. Probemos que funcione. Puede ser que haya problema de plazos. Bueno, sentémonos a discutirlo. Acordamos una política fiscal y después por una urgencia circunstancial no podemos modificar todo. Argentina necesita una coherencia

P.: Se viene otra pelea de recursos por el Presupuesto…

J.M.U.: Lo tiene que confeccionar el Gobierno nacional porque es su potestad. Si nos invitan a participar, agradecidos, pero no tienen por qué hacerlo. Siempre hay negociaciones, y opinaremos una vez que lo tengamos en la mano.

P.: El tema subsidios a Buenos Aires también lo expresaron sus pares, ¿puede haber un regreso de la Liga de gobernadores? Más que se viene 2019…

J.M.U.: Tenemos diálogo permanente, pero no en clave electoral. Nos consultamos sobre estas cosas y nos termina ganando la inmediatez de los problemas que hay que resolver.

P.: Pero hay ansiedad por definiciones para 2019…

J.M.U.: Estamos en clave electoral mucho tiempo y es un problema. Es contradictorio: las campañas son cada vez más cortas, pero la ansiedad es cada vez mayor. La experiencia nos demuestra que todos los candidatos que fueron favoritos hasta un año antes de la elección después perdieron. Muchos gobernadores creemos que hay que ser cautos y ralentizar las definiciones.

P.: ¿Ve un candidato de unidad o varios candidatos?

J.M.U.: Puede haber varios, no creo que haya un solo candidato peronista. Tenemos que hacer PASO con todos lo que tengan voluntad de participar, esencialmente para ser competitivos, no por egos.

P.: ¿Con el kirchnerismo también?

J.M.U.: Ellos han logrado un nivel de identificación con mucha autonomía del resto del PJ. Han hecho elecciones solos y les fue bien. No les sirve a ellos ni a nosotros, porque el peronismo tiene que plantear un mensaje que sea homogéneo. Si en unas PASO nos juntamos por el solo hecho de provenir alguna vez del partido peronista, ¿qué le decimos a la gente? Tendríamos ofertas electorales muy diversas. Argentina requiere una agenda diferente a la que hasta ahora hemos planteado: mayor rigor institucional, garantizar condiciones de una economía abierta e integrada, que no es lo que planteaba el Gobierno de Cristina.

P.: ¿Si lo llama Cristina para plantear una gran interna?

J.M.U.: No creo que tenga mi teléfono. Cuando lo tenía tampoco llamaba. Es muy difícil pretender desde lo electoral resolver diferencias profundas. Hablar, se puede hablar con todo el mundo. Pero de ahí a hacer una construcción electoral común, lo veo muy improbable.

P.: Hubo movimientos entre los gobernadores, donde se juntaron incluso polos distintos del PJ.

J.M.U.: Hay acercamientos circunstanciales y una lógica de nuestra idiosincrasia: poner la unidad como eje central de la organización política. Hay gente que de buena fe plantea una unidad. Pero corrió tanta agua bajo el puente que es muy difícil. Falta mucho, hasta esta época del año que viene no habrá definiciones fuertes.

P.: ¿Pude haber acuerdos con otras fuerzas, como el socialismo?

J.M.U.: El PJ nunca fue solo en una elección y este no es momento para hacerlo. Con el peronismo solo no alcanza. Si hay voluntad del socialismo o de partidos provinciales, podemos avanzar; 2015 se transformó, más allá de nuestra voluntad, en kirchnerismo vs. antikirchnerismo. No logramos romper esa lógica y quedamos subsumidos. Hay que animarse a hacer un frente más amplio que el propio peronismo, invitando a todos aquellos que tengan una misma mirada de país.

P.: ¿La crisis no podría llevar a los gobernadores a plantear un consenso ante la Casa Rosada?

J.M.U.: Lo estamos haciendo. Seamos francos: este Gobierno tuvo el apoyo de los gobernadores peronistas con o sin foto. Ayudamos porque es lo que necesita la Argentina.

P.: ¿Cómo votarán los senadores de Salta por el aborto?

J.M.U.: Ni idea. La mitad me putea porque estoy a favor de despenalizar. La otra mitad, porque legisladores votan en contra. Yo no tengo legisladores, ellos tienen el voto popular. Hay una idea de caudillismo de creer que responden a los gobernadores. Hay un prejuicio muy grande y es otro de los puntos que tenemos que avanzar.

P.: El Gobierno nacional suele presionar a gobernadores para que baje línea a legisladores, no parece un prejuicio.

J.M.U.: En leyes clave los salteños votaron de forma diferente entre sí. Además, más de la mitad de los legisladores son opositores a mí. Esa independencia llevó a que la sociedad reclamara una alternativa como Cambiemos, pero Cambiemos una vez en el poder siguió haciendo esa misma política. Yo no aceptaba esa presión antes, menos lo voy a hacer ahora con un Gobierno que no es de mi partido.

http://www.ambito.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments