Inicio Salud y Belleza La importancia de ser donante voluntario

La importancia de ser donante voluntario

Compartir

Es fundamental hacer hincapié en la concientización porque con tu sangre podes ayudar a tres personas.

“No queremos pedir más donantes a los familiares, queremos que la población se involucre y adquiera una responsabilidad social. Necesitamos un cambio en el sistema”. La frase corresponde a Gloria Góngora (MN 84.000), coordinadora del Comité de Promoción de la donación voluntaria de sangre de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (AAHITC), quien en diálogo con Crónica resaltó la necesidad de “cambiar la cabeza de la gente, que no espere que un familiar esté enfermo para acercarse a donar”.

Este jueves se conmemora el Día Mundial del Donante de Sangre y los especialistas consideran cada 14 de junio es una oportunidad ideal para derribar mitos y generar ese cambio tan necesario en la sociedad. En primer lugar, entonces, hay que saber que una persona puede ayudar a otras tres con una sola donación.

¿Por qué? “Porque la sangre se fracciona en glóbulos rojos, plasma y plaquetas, con lo cual cada donación puede ayudar a tres personas diferentes. Esto es lo que tiene de magnífico”, indica Góngora. El donante voluntario “no tiene beneficios físicos pero sí emotivos por el hecho de tener la posibilidad de compartir su salud con otra persona que está necesitando de esa transfusión para una cirugía, un parto con complicaciones obstétricas, alguien que tuvo un accidente de tránsito o incluso, alguien que espera un trasplante”.

En tanto, la especialista también se refirió a la cantidad de veces que puede donar una persona en el año: “El varón puede hacerlo hasta en cuatro oportunidades, mientras que la mujer en etapa fértil puede donar hasta tres veces, y luego cuatro”. Al respecto, agregó que “necesitamos una o dos donaciones en el año por cada donante voluntario”.

Diferencia

La doctora Gloria Góngora resaltó la necesidad de convertirse en donante voluntario y diferenció el concepto del de reposición. “Al donante voluntario casi seguro que le van a dar bien los resultados, en cambio, los donantes de reposición pueden haber omitido algún tipo de información en la entrevista dado que muchas veces lo hacen bajo presión y entonces los resultados son reactivos”, explicó.

Y agregó que en estos casos “es todo trabajo perdido, que implica pérdida de materiales descartables y reactivos. Los donantes de reposición con mayor frecuencia tienen pruebas positivas para infecciones”. En tanto, Góngora enfatizó que “no hay ningún riesgo para la persona que dona. Donar 450 mililitros de sangre en una persona sana no afecta su salud. Significa de un 8 a un 10 por ciento de la sangre que tiene circulando”.

“Queremos que la población se involucre”, concluyó la especialista con el objetivo de concientizar respecto de la importancia de convertirse en donante voluntario.

Por Florencia Bombini
@florbombini

https://www.cronica.com.ar

Print Friendly, PDF & Email
Compartir