Inicio Tapa Antonini Wilson: prescribió la causa de las valijas

Antonini Wilson: prescribió la causa de las valijas

Compartir

La investigación cierra por prescripción, a diez años y diez meses de que fuera encontrada la polémica valija con US$790.550.

La millonaria valija había sido descubierta por la agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, María del Luján Telpuk. Pertenecía al empresario venezolano Guido Antonini Wilson, y en el hecho había estado implicado el al ex funcionario kirchnerista Claudio Uberti.

Antonini Wilson, quien hoy reside en los Estados Unidos, afirmó siempre que la valija no le pertenecía, sino que era propiedad de Uberti. Entrevistado por La Nación dijo: “No es justo lo que ocurrió y todo lo que viví estos años”.

Uberti era titular del Órgano Contralor de Concesiones Viales (Occovi), y hombre de confianza de Julio De Vido. Para la Justicia, no se encontró material probatorio suficiente como para procesarlo.

La causa estaba en manos del juez en lo Penal Económico Pablo Yadarola. El año pasado, el fiscal Pablo Turano había solicitado el procesamiento de Uberti, pero fue rechazado. La decisión no fue apelada ante la Cámara, por lo tanto la causa se cayó.

En estos 10 años y 10 meses la causa pasó por manos de varios jueces subrogantes y tres jueces primera instancia. Estuvo la Cámara en lo Penal Económico y la Casación Federal Penal. La Corte Suprema también decidió sobre el expediente: ordenó una investigación por contrabando que no se concretó.

En la investigación jugó un papel clave la fiscal María Luz Rivas Diez, quien probó que en la madrugada del 4 de agosto de 2007, cuando fue encontrada la valija, Uberti fue a la Quinta de Olivos para reunirse con Néstor Kirchner.

La fiscal también logró implicar en la trama a varios altos funcionarios kirchneristas y al ex espía Antonio “Jaime” Stiuso. Para la fiscalía, se trataba de negociados diplomáticos encubiertos entre Argentina y Venezuela. También se especula que el dinero que circulaba podría haber estado destinado a financiar la campaña de Cristina Kirchner. Finalmente, Rivas Diez se jubiló y dejó la investigación.

Por el caso, la Justicia estadounidense enjuició a cuatro personas, tres venezolanos y un uruguayo. Todos estaban acusados de trabajar para Hugo Chávez y pagarle a Antonini Wilson para que no delatara a nadie.

Los venezolanos se declararon culpables, mientras que la Corte Federal de Miami condenó al uruguayo. La Justicia argentina no llegó a dictar ni un sólo procesamiento. Para el juez Yadarola las pruebas tal vez podrían estar en Venezuela, pero ese país nunca mandó la información solicitada.

En declaraciones a La Nación, Yadarola consideró que “Si bien provisoriamente nos encontramos ante un hecho presuntamente ilícito, los pormenores en que aquel se habría llevado adelante y la dilucidación de sus intervinientes, a pesar del tiempo transcurrido desde la fecha de su presunta comisión, se encuentran en plena etapa de investigación, a la espera de la recolección de mayores probanzas para su total esclarecimiento”.

Por su parte, desde su retiro, Rivas Diez, se manifestó en contra de la decisión del magistrado: “Luchamos contra todo el poder político que protegió a Uberti porque temían que abriera la boca. Fue luchar contra molinos de viento”.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir