Inicio Salud y Belleza 4 formas de aumentar el deseo sexual

4 formas de aumentar el deseo sexual

Compartir

Las preocupaciones diarias, la tensión acumulada, el bajo estado de ánimo, los conflictos de pareja o simplemente la rutina pueden disminuir el deseo sexual. Esto a su vez, repercute en la relación de pareja pudiendo provocar conflictos y malentendidos. De ahí que expresar cómo nos sentimos sea tan importante en este tipo de situaciones.

Por otro lado, es normal que con el paso del tiempo disminuya la búsqueda de la pasión y se deje de jugar para experimentar deseo. Sin embargo, esto no quiere decir que sea lo más adecuado. Erotizar nuestra mente y explorar y probar nuevas prácticas para avivar la llama de la pasión favorecerá una vivencia de la sexualidad de gran intensidad,además de tener efectos positivos en la relación de pareja.

La psicóloga y coach Mertxe Pasamontes afirma que la primera forma de aumentar la libido se consigue a través del pensamiento, es decir, hay que pensar en el sexo. Para ello podemos recurrir por ejemplo a las fantasías sexuales o a la literatura erótica. Como vemos, aumentar la libido es posible si recurrimos a ciertas estrategias. En este artículo, descubriremos 4 formas de aumentar el deseo sexual y mejorar así la intimidad con nuestra pareja.

Pareja en la cama muy seria

Causas de la falta de deseo sexual

Existen numerosos estudios relacionados con las causas del deseo sexual, ya que hay muchos factores que influyen. A la hora de enfrentar una pérdida de deseo sexual en nuestra relación, será esencial comenzar por identificar el problema. Algunas de las principales causas pueden ser las siguientes:

  • Problemas en la relación de pareja.
  • Rutina y monotonía en el sexo.
  • Desequilibrios hormonales, como los debidos al embarazo, la lactancia o la menopausia.
  • Estrés o depresión.
  • Consumo de medicamentos.
  • Disfunciones sexuales.

Así, una vez identificado el problema, existen diferentes medidas para poner solución. A continuación, os proponemos algunas.

1. Uso de plantas medicinales

Algunas plantas permiten reactivar la circulación de la sangre, obteniendo un bienestar general y un mayor impulso sexual. A modo de ejemplo, el ginsen aumenta la energía general del organismo, lo que permite obtener mayores erecciones en los hombres o mayor sensibilidad en el clítoris en las mujeres. Por otro lado, el cardamomo, muy rico en zinc, estimula la testosterona y mejor en gran medida la calidad del semen.

2. Alimentos para mejorar el deseo sexual

Además de los remedios anteriores, existen algunos alimentos que pueden aumentar el deseo sexual. Algunos de ellos son el chocolate negro, la miel, las fresas, el mango, las ostras, los espárragos, el vino tinto o la canela. Las propiedades afrodisíacas de estos productos podrán ayudarnos a reavivar nuestra vida sexual.

3. Practicar actividad física

Llevar una vida sana aumentará nuestro bienestar general, lo que repercutirá en un mayor deseo sexual, ya que el sedentarismo puede ser una de las principales causas de la pérdida de apetito sexual. Ante esto, el ejercicio físico puede mejorar nuestra libido ya que estimula la circulación, y esto provoca mejores erecciones y un aumento de los niveles de excitación. Además, practicar deporte permite una mayor producción de testosterona, lo que también dará lugar a un deseo sexual más activo.

Entre las actividades física que podemos realizar -aunque todas son perfectamente válidas-, una de las más recomendables para lograr estos fines es el yoga. Este tipo de deporte nos ayudará a disfrutar de relaciones íntimas más plenas y satisfactorias. De hecho, practicar yoga mejora la circulación de la sangre y la musculatura del cuerpo, provocando un aumento de la flexibilidad, la excitación y la lubricación y una reducción del estrés.

Hombre haciendo deporte para aumentar el deseo sexual

4. Reducción del estrés

El estrés diario puede ocasionar la pérdida de deseo sexual. Por ello, cualquier ejercicio, actividad o estrategia que nos relaje supondrá una mejora en nuestras relaciones sexuales porque favorecerá la liberación de tensiones y una predisposición a disfrutar de los encuentros íntimos con nuestra pareja.

La meditación, el mindfulness, los masajes o los ejercicios de respiración profunda ayudan a aumentar el deseo sexual. También es muy recomendable encontrar alguna práctica que pueda realizarse fácilmente en el día a día y que podamos cuadrar en nuestro horario. De lo contrario, nuestros niveles de estrés podrán aumentar al intentar encontrar tiempo para su realización. Además de todo lo mencionado, también es fundamental dormir bien, ya que descansar reduce nuestros niveles de estrés.

Como vemos, existen diferentes formas de aumentar el deseo sexual. Lo mejor es probar para identificar qué método se adapta mejor a nuestra situación. Ahora bien, si la disminución del deseo sexual persiste lo recomendable es acudir a un especialista.

https://lamenteesmaravillosa.com

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir