Gabinete: JP Morgan, también en retirada

0
Compartir

El desembarco de las huestes del JP Morgan en el Gobierno tiene un nombre o mejor dicho una dupla por detrás: «Lilita» y M. Quintana (reflejada en la férrea defensa del vicejefe de Gobierno por la diputada). En sus inicios a la cabeza del pelotón fue Alfonso Prat Gay, cuasiministro de economía, y algo más atrás Luis Caputo (secretario de Finanzas), Vladimir Werning (secretario de Política Económica), Santiago Bausil (secretario de Financiamiento), Demian Reidel (director del BCRA) y Miguel Angel Gutierrez (presidente de YPF). Cuando la testa de «Alfonso» rodó a fines de 2016, fruto del duro entrenamiento corporativo ninguno de sus camaradas vertió una lágrima por él -si bien se habló de alguna traición- abroquelándose todos en torno de la nueva estrella: «el Toto». Ahora, que el número dos en la línea sucesoria, Vladimir, corrió la misma suerte que Prat Gay, una clara señal del peso real del presidente del Banco Central, quien cuenta con la plena confianza de Marcos Peña -y un Nicolás Dujovne que supo ver de qué lado brilla el sol-, menos. El próximo en tomar el camino del éxodo parece ser Bausili, mano derecha del MinFin, por el escándalo de los pagos diferidos que viene recibiendo del Deutsche Bank («cash» y acciones correspondientes a un pago diferido), con cuyos funcionarios estuvo reunido al menos 5 veces en su propio despacho, a lo que agrega la poco prudente apertura de una offshore en Delaware, USA (como el Conejo de Alicia en el País de las Maravillas, la inefable Laura Alonso y su cohorte de «anti-corruptores» llegaron otra vez tarde, iniciando una investigación cuando los sucesos eran públicos e imparables. El Conejo tiene excusa de un reloj trabado a las 12:25; ¿pero Alonso?).

«Yo tenía seis perritos, uno se mató de un brinco, no me quedan más que cinco…» La suerte de los morganitas parece ser la misma que la de los cachorros de la vieja canción infantil. De a poco van siendo desplazados del Gobierno y Caputo queda cada vez más solo. Pero esto merece una observación sobre los dos exMorgan que no le responden y que tienen su lugar asegurado por méritos propios: los pergaminos y el trabajo de Reidel en el Central -es el único que no fue operador- son intachables, en tanto la actuación de Gutierrez en YPF esta fuera de la esfera política y no suscita ningún conflicto de intereses. Mientras, el reloj sigue sonando…

http://www.ambito.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments